ADVERTENCIA

ADVERTENCIA

Que nadie se llame a engaño. Los ciudadanos que deseen mantener hoy día el equilibrio emocional necesario para sobrevivir en la jungla que habitamos por culpa de los de siempre, deben mantener un estado de alerta permanente porque a la primera de cambio pueden verse enfangados en intereses ajenos,  ser cómplices de rentables mentiras para quienes las promueven y sufrir idénticas manipulaciones a los muñecos de un guiñol, por quienes dominan los medios de comunicación, verdaderos creadores de opinión en aquellos que no están suficientemente despiertos.

Saber leer un periódico con objetividad y criterio personal. Asistir a una conferencia con la mente prevenida por lo que pueda llegar a nuestros oídos. Participar en una tertulia con sordina a palabras necias y opiniones ajenas tomadas de terceros. Ver un noticiero televisivo con filtro inteligente de imagen y sonido. Y poner un velo a toda la bazofia dispersa en páginas de periódicos, emisoras de radio y pantallas televisivas, es una exigencia de nuestro tiempo para todo el que quiera ser dueño de sus propios juicios, sentimientos y opiniones.

Estad alerta amigos porque el depredador social no descansa en su insaciable búsqueda del incauto, el crédulo o el imbécil para llevarlo a su redil y obtener de él cuanto ambiciona para satisfacer su ambición de poder y dinero. Seductor de mentes ingenuas, siempre con el ojo en el punto de mira sobre las piezas desprevenidas para cazarlas al menor descuido de éstas.

HISTORIA INÉDITA

HISTORIA INÉDITA

Un buen amigo, sabedor de mi poca simpatía por dos populares periocistas, ha provocado mi curiosidad facilitándome el tercer libro de la saga que han escrito sobre su particular visión de historia de España, y tras leer algunas de sus páginas he quedado en un estado de shock del que tardaré en recuperarme algunos años.

No es que sus análisis y opiniones  discrepen de lo mantenido por acreditados investigadores, es que su descaro les lleva a falsear burdamente datos objetivos e incuestionables, que manipulan y modifican a su capricho y antojo como si de un pasatiempo se tratara.

Recomiendo a quienes se acerquen a este blog que se vacunen urgentemente contra estos virus porque puede tener consecuencias fatales para su estado emocional si llegan a creerse muchas de las cosas que el profesor de Lengua española de Secundaria y su amigo, afirman en el citado libro.

Pero, ¡ojo!, que a nadie se le ocurra criticarlos porque la exterminación del censor puede ser inmediata, ya que a la mínima pedrada que reciben descargan toda su artillería mediática contra el interventor, y ésta es importante porque cuentan con periódico, emisora de radio y canal de televisión de su propiedad, durante las veinticuatro horas del día a su disposición para fumigar al primero que les mire de costado.

 

 

PREVARICACIÓN ADMINISTRATIVA

PREVARICACIÓN ADMINISTRATIVA

Es conocido por todos los ciudadanos que muchos puestos de trabajo en la administración pública están adjudicados “a dedo” antes de convocarse, siendo las comisiones de servicio el paradigma de la arbitrariedad. Nepotismo o amiguismo que sucede sin que nadie incendie nada, ni se paralice la sociedad. Toda la indignación queda en tertulias, ironías con sordina o protestas a hurtadillas por los rincones.

Los protagonistas de tales injusticias deben saber que a nadie engañan, ni sus iniquidades pueden ocultarse en la niebla de unas decisiones amañadas o camuflarse en la discrecionalidad de una valoración subjetiva e interesada para disfrazar de legalidad lo que no es más que teatro, farsa y pantomima, para beneficiar a quien se le debe un favor, a quien se le va a pedir un servicio o a quien se le va a demandar perpetua servidumbre.

Tal vez los autores y cómplices de semejante abuso de poder ignoran que la prevaricación es el delito que comete una autoridad, un juez o un funcionario cuando dicta o propone, a sabiendas o por ignorancia inexcusable, una resolución injusta. Es decir, cuando los miembros de un tribunal no seleccionan a los candidatos con mayor mérito y capacidad, están cometiendo un delito. Cuando se promocionan o mantienen a incompetentes en puestos públicos de trabajo, se está cometiendo un delito. Cuando se conceden comisiones de servicio sin criterio objetivo que las sustente, se está cometiendo un delito.

La prevaricación administrativa lesiona el principio de imparcialidad. Es un torpedo que va directamente a la línea de flotación del control democrático del poder. Supone una vía que cierra el paso a la higienización moral administrativa. Y pretende eximir a unos privilegiados ciudadanos del cumplimiento de la ley. Es la infracción más grave que comete la autoridad administrativa, y el delito por excelencia contra el administrado.

Ante eso sólo nos queda confiar en el rearme ético y el valor de profesionales honrados que se nieguen a participar en esos pasteleos y salgan a la plaza pública a denunciarlos. Perversión bien definida en un pensamiento kantiano, que cuestiona el liderazgo intelectual del jefe. El nepotismo y el amiguismo erosionan gravemente la confianza pública y dañan la justicia, porque el interés público exige que sean los mejores profesionales quienes atiendan a los ciudadanos en los centros públicos. El rumor extendido por la sociedad de que sólo con parentesco, enchufe, servilismo o ficha política se puede lograr algo sustancioso en la administración ha de superarse definitivamente en una sociedad democráticamente madura.

 

 

DESEOS

DESEOS

Quisiera que la inteligencia colectiva no se dejara embaucar con manipulaciones informativas y líderes de barro, en turbias pantallas televisivas.

Quisiera que la altanería de quienes ejercen el poder con sus caprichos y desatinos fuera desterrada por la rebeldía de las pancartas.

Quisiera borrar las cruces que tienen en la frente los disidentes y librepensadores, exhortando al combate a los estigmatizados.

Quisiera que las mentiras oficiales, el engaño institucional y los cambalaches municipales, movilizaran la voluntad popular contra los insultos al sentido común.

Quisiera bienestar general para todos, ganado con trabajo honrado, y no la satisfacción de los depredadores, fruto de una especulación sin escrúpulos.

Quisiera que la administración, sanidad y educación del Estado se dignificara por la competencia profesional de los funcionarios, sin el nepotismo que todo lo deshonra.

Quisiera que la verdad tuviera mayor zancada que la mentira; que la solidaridad uniera lo que disgrega la ambición; y que el esfuerzo sustituyera al pelotazo.

Quisiera ver la educación a la cabeza de los presupuestos generales del Estado, porque su palabra bastará para salvarnos.

Sólo la cultura nos llevará al diálogo que evite la confrontación; a la negociación que anule la imposición; a la empatía que elimine el sectarismo; y al reino de Dios en esta tierra, lejos de ficticios paraísos evangélicos.

 

 

IN MEMORIAN

IN MEMORIAN

Van cerrándose poco a poco las ventanas de la vida, hasta dejar sin luz la existencia de quienes sobrevivimos más allá de los que emprendieron antes que nosotros el viaje definitivo al país de nunca jamás.

Marchamos dejando literalmente cadáveres al borde del camino, pensando que nuestra papeleta no estará nunca en el bombo o que la estación término se encuentra tan lejana que nunca llegaremos a ella, sin darnos cuenta que puede estar acechándonos a la vuelta de la próxima hora, como le ha sucedido a mi querido Pepe Ramos.

Hace semanas que nos dejó tirados en este magnífico estercolero con la sonrisa en los labios y su permanente agitación de empresario honrado, emprendiendo imposibles aventuras financieras donde no siempre había espacio para ellas. Solos nos ha dejado a todos, pero con la mayor negrura a Feli y a Silvia, que ahora deben luchar contra buitres, depredadores y mercaderes de la miseria que se posan como cuervos hambrientos en los cables que rodean su casa, esperando un descuido para carroñear con espíritu despreciable sobre los negocios de patrono tan solidario y ejemplar.

Pepe era lo único que me quedaba del Camino Viejo de Villamayor y con él ha muerto cuanto en mí restaba de la infancia. Sin previo aviso se ha ido llevándose las partidas de «bolas», las carreras de «chapas», el «tirable, burro nuevo…», el «escondite», los «guardias y ladrones», las «idas» a pájaros con el tirachinas, mi irreprimible envidia por lo bien que montaba en bicicleta y la primera mano en cuerpo de niña compartida.

Con él se han ido largos recorridos de casa en casa con el carretillo de los «pedidos»; los aseos en barreños de cinc; las sobremesas con TBOs sobre una manta en la terraza; las conversaciones en «el portal»; los cromos de chocolates «Lloveras»; los paseos juntos a la «zagalona» y «la platina»; el recuerdo de conversaciones nocturnas estivales bajo la luz de una farola acosada por mariposas y violeros; las piadosas mentiras a su padre, el señor Antonio; la botella de «Casera» que guardábamos entre bloques de hielo en la nevera de «Casa Ramos» hasta la hora de comer; y queridos vecinos compartidos que se me antojan hoy tan lejanos como el humo de sus cenizas.

Tampoco volveremos a recordar entre sonrisas a los visitantes del barrio que sufrían nuestras travesuras adolescentes, como «el lechero» al que apaleábamos el burro que tiraba del carro hasta dejarlo abandonado en «Salas Pombo»; el «botijero» al que un día distrajimos una tinaja de barro;  «la cacharrera» que nos cambió dos cazuelas por una pelota de goma que estaba pinchada;  al «mulero» que pasaba con el carro de arena maldiciendo los animales mientras nosotros nos colgábamos de la trasera hasta que con el látigo nos espantaba; a «pichote legañoso» que un día le escondimos la «máquina» de tirar cohetes; y la fuerte regañina con castigo incluido del tío carnal, hermano de Perpetua, porque una mañana arrancamos la furgoneta cargada con las chacinas de Almeida que traía para su tienda de ultramarinos.

No le perdono a mi entrañable Pepe que se haya llevado todo esto sin avisarme, ni perdono a la vida que sea única e irrepetible como él y yo hablamos tantas veces, porque no volveré a tomar un vino con él ni a pedirle apoyo para otra competición de golf, aunque siempre lo llevaré en mi recuerdo hasta que llegue el día de nuestro imposible reencuentro en la nada.

 

ESTOS REPUBLICANOS…

ESTOS REPUBLICANOS…

Andan alborotados los republicanos contra el monarca porque los españoles hemos tenido el detalle de regalarle una cinta para caminar de 14.000 euros, desconociendo que sus ingresos no dan para tanto.

Igualmente, siguen estos perturbadores de los «36 años de paz» sin comprender que los escarceos amorosos del rey fueron – ¿son? – un sacrificio personal que hizo – ¿hace? – para mantener una inmerecida leyenda urbana.

Que sus salidas nocturnas de palacio, moto en mano y casco de camuflaje en la cabeza, eran – ¿son? – para ver al pueblo en su verdadera salsa.

Que los intentos por defraudar a la Hacienda Pública obedecieron a un deseo de identificación con sus siervos.

Que mantiene la inviolabilidad constitucional para someterse únicamente a la implacable justicia divina.

Que consiente, a pesar suyo y con pesar, la irresponsabilidad que le otorga la Constitución, solamente por exigencias del servicio.

Que ha tenido en prisión amigos íntimos, asesores de sus finanzas, para fomentar la reeducación de los internos.

Que el silencio de los medios de comunicación y la protección institucional que disfruta es para protegernos a todos los españoles, porque sin su poder moderador no sé que sería de nosotros, pueblo inmaduro, belicoso, inculto y fraccionado en taifas medievales, que vitorea encantado y feliz a su sabia, prudente, culta y discreta «princesa» mediática.

NUEVO CATECISMO

NUEVO CATECISMO

462views

Parafraseando al catecismo que de niño me exigieron aprender, dejadme  que os diga los siete pecados capitales y los dones que los evitan:

Contra el abuso, rebelión.

Contra la corrupción, galeras.

Contra el cinismo, desprecio.

Contra el fundamentalismo, educación.

Contra la explotación, secuestro.

Contra los politiquería, abstención.

Contra el nepotismo, conjura.

 

Además, son virtudes Teosociales: la solidaridad, la empatía y el altruismo. Siendo Cardinales: la sinceridad, el respeto, la honradez y la cortesía. Con todo ello se garantiza feliz vida.

Para evitar tentaciones malsanas hay que hacer buen uso de los siete dones del espíritu humano: don de pensar en los demás, don de lealtad, don de generosidad, don de trabajo, don de responsabilidad, don de sentido común y don de buen humor.

Y si queremos alejar desgracias propias y quebrantos ajenos, busquemos en la formación ciudadana la solución a todos los duelos:

 

Contra las guerras ideológicas, cultura.

Contra los mártires inmolados, cultura.

Contra el terrorismo irracional, cultura.

Contra pedofilia y pederastia, cultura.

Contra reinos celestiales, cultura.

Contra la drogadicción, cultura.

 

Mala historia es que mientras en Europa discutimos sobre la calidad del chocolate, en el “sur” se muerdan los puños de hambre dejando cada tres segundos un niño en la cuneta, sin que esto parezca importarle demasiado a capelos cardenalicios, togas judiciales, birretes universitarios, gominas de banqueros, coronas de reyes y escaños parlamentarios.