Navegando por
Etiqueta: solidaridad

FRANCISCOMANÍA

FRANCISCOMANÍA

Con la resaca de las palabras del Papa Francisco en la punta de la pluma, el ateo convicto y confeso que firma este artículo abraza al hombre bueno que vio emocionarse contemplando en su mano las cuchillas de una concertina, como si fueran los clavos que apuntalaron en un madero al Cristo que justifica su vida.

Rindo una vez más homenaje al líder sin fisuras ni atisbo de corrupción alguna, paradigma de ética, referente moral, al soñador del amor fraterno y defensor de la igualdad. En una palabra, me declaro firme creyente en los valores humanos que representaba este Papa, convencido que su sincera honestidad, pródiga generosidad, capacidad de sacrificio, vocación de servicio y lucha por la solidaridad, la libertad y la paz, que está llevando a cabo, merecen se imitados y dar vida al mensaje de verdad y esperanza que predica con su ejemplo.

Doloroso contraste con las inmundas cloacas donde nos tienen metidos los redentores de pacotilla, trileros de tribuna y engañabobos que se pasan el día mirándose al espejo y brindando por la canonjía que les espera dentro de unas semanas, cuando se forren de dinero y privilegios en Bruselas o Madrid.

Los valores practicados y defendidos por el jefe católico, nada tienen que ver con las intenciones y compromisos de los polichinelas que pretenden gobernar nuestra vidas, como si fueran proivilegiados extraterrestes con impunidad absoluta por sus acciones, dedicados a predicar y guardar el trigo de los demás en silos privados de su propiedad.

Estamos hartos de sacralizar incompetentes por el saldo de su cuenta corriente. Cansados de aplaudir a incompetentes líderes de pacotilla. Ahítos de escuchar a representantes de la nada. Y saturados de respetar a dirigentes del tres al cuarto que sólo buscan un pesebre donde aposentarse. Por eso hemos de cambiar el “tanto tienes, tanto vales”, por el “tanto vales, tanto tienes”. Y tendremos que decirle a más de uno que no vale nada por mucho que tenga, ni nada vale para tanto como tiene.

A la globalización, cuyo líder es el dinero, Francisco ha opuesto el amor, la paz y la solidaridad, como bienes fundamentales, y muchos ciudadanos del mundo queremos hacerlo nuestro líder y nombrarle guía del común destino de mil doscientos millones de católicos a los que se añaden muchos millones más, como yo, que miran de tejas abajo, pero que comparten su comunitario comunismo.

El mérito del Papa consiste en haber hecho atractiva la honradez; haber dignificado la decencia; haber enaltecido los derechos humanos; y haber consagrado la libertad. Ha sido la voz de los sin voz y el pacifista más revolucionario. Con ese equipaje a la espalda se ha convertido en un referente moral y un modelo a seguir, paradigma de todas las virtudes que han huido de los despachos políticos, financieros y empresariales. En él han cristalizado los valores que hacen más habitable la tierra.

La historia nos dirá si fue un mago de la demagogia, un encantador de ingenuos, un visionario de la fantasía, un embaucador de crédulos, o el líder carismático que ahora muchos creemos que es. Confiemos que otras religiones, asociaciones pacifistas, ONGs. y el resto de organizaciones solidarias, nos den más líderes morales, porque en las urnas no vamos a encontrarlos.

RECUEDO SOLIDARIO

RECUEDO SOLIDARIO

Mi condición de lujoso emigrante en lejanas tierras durante años, me obliga a enviar un recuerdo en vísperas de Nochebuena, a todos los vecinos llegados desde la hambruna al suelo español de promisión, aunque no siempre la acogida facilite la redención.

Inmigrantes llegados con la angustia en sus cuerpos, lágrimas en la mirada, bocas resecas y profunda soledad en el alma, huyendo del hambre y dispuestos a sudar por la patria que el monarca ensalzará mañana en su predicación.

Inmigrantes llegados en busca del pan que no pudieron amasar en sus países de origen, castigados por la vida sin haber cometido más pecado que nacer en chozas y chabolas al sur de la vida.

Seres condenados por fatal infortunio de la cuna, que hace ricos a unos y a la mayoría esclavos de la miseria, sin merecer unos ni otros la suerte o desgracia que les ha tocado en el reparto.

Nadie se juega la vida en una patera para hacer turismo. Nadie cruza el Atlántico en la bodega en un barco si no es para sobrevivir. Nadie altera sus costumbres y cultura si la hambruna no llama a la puerta. Nadie abandona su familia para refugiarse en la soledad de una habitación decorada con fotos de los que dejó abandonados en su tierra natal, para ganar el futuro de todos.

A estas solitarias personas, desarraigadas del paisaje que les vio nacer, trabajadores obligados a demostrar cada día su competencia, les envío mi recuerdo. A estos seres humanos sin protección que les asista, contratados para realizar esfuerzos que sólo a ellos se les pide, acompaña mi solidaridad.

A quienes realizan detestables tareas rechazadas en muchos casos por quienes piden diariamente su expulsión.

A quienes sienten en sus carnes el injusto arañazo del racismo y el mordisco de la xenofobia por cometer el delito de querer liberarse de la pobreza y miseria.

A todos ellos envía un abrazo solidario quien gozó en tierra extraña de privilegios inalcanzables para ellos, sin poderse desprender de nostalgias infantiles cuando pasó las fiestas navideñas recogido en la solitaria isla familiar, lejos de su patria, su gente, su cultura y sus tradiciones.

SI GOBERNARA EL VERSO…

SI GOBERNARA EL VERSO…

manos-de-todo-el-mundo

Siempre he soñado con un mundo gobernado por el verso, convencido que con tal legislador parlamentario y presidente del Consejo, la humanidad habría seguido una historia diferente a la sufrida por la raza humana desde que Caín hizo lo que hizo, según cuenta la imaginaria leyenda bíblica.

Si gobernara el verso, las armas de destrucción masiva serían poemas de conciliación; las declaraciones de exclusión, tratados de inclusión; los discursos adversos, mensajes de esperanza; y las sentencias condenatorias, indultos.

Si gobernara el verso, la vida humana sería una realidad soñada; los depredadores, depredados por la bondad; las falsificaciones descubiertas a contraluz; y las quimeras, portadas de periódicos.

Si gobernara el verso, la solidaridad no sería aspiración inalcanzable; dominaría la tolerancia los rincones del dogmatismo; el diálogo resolvería los conflictos; y la convivencia sería alimento diario compartido.

Si gobernara el verso, la generosidad sería bandera nacional; el entendimiento, Constitución popular; la sinceridad, enseña social; el humor, presea global; y la utopía, consigna ciudadana con aspiración a la felicidad colectiva.

Si gobernara el verso las guerras no formarían parte de la historia de la Humanidad; el cinismo, sería inalcanzable; la hambruna, palabra ignorada por el diccionario; y la paz, compañera inseparable del vecindario.

Si gobernara el verso no habría notarios que certificaran compromisos; ni letra pequeña en los contratos; ni fango en el lodazal de la corrupción; ni cinismo en los profetas; ni ingenuidad en el pueblo; ni mediocres en las Instituciones.

Por eso, los partidos políticos no incluyen al verso en sus listas electorales, negando el voto a los soñadores y optando por vivir la realidad de los escépticos, sabiendo que el verso los arrojaría del paraíso por frustrar la esperanza en un mundo feliz y hermanado que camine unido hacia la paz, la convivencia, el amor y la solidaridad.

VERDADEROS SANTOS INOCENTES

VERDADEROS SANTOS INOCENTES

1176308_10153294995510727_1722983854_n

La Iglesia Católica celebra hoy el día de los Santos Inocentes evocando a los niños menores de dos años que ordenó liquidar el Rey Herodes en Belén, pensando que con ellos se llevaba por delante al futuro Rey de Israel. Pues bien, la tradicional pandereta nacional ha transformado tan penosa evocación en un día festivalero, haciendo que en esta jornada proliferen las bromas, como níscalos en pinares.

Tales chanzas se dirigen a los inocentes que carecen de malicia y no causan daño a nadie, porque son más ingenuos que bambi en la noche de reyes, y no les importa llevar en la espalda la silueta recortada de un muñeco de papel en actitud carnavalesca, con brazos y piernas abiertos de par en par.

Hoy, muchos se creerán la foto periodística de un marciano tomándose un chocolate con churros en la playa; el divorcio de nuestros reyes; la llegada de un meteorito a la Plaza Mayor; el nuevo teleférico que han puesto para subir a la Luna; o la imagen del Queen Elizabeth atracado en un regato. Estas noticias nos obligan a leer hoy los periódicos con algo de escepticismo y grandes dosis de humor, aunque el horno político no esté preparado para introducir bollos en él.

Burlas inofensivas basadas en mentiras que nada tienen que ver con esas patéticas candongas que nos regala a diario la misma prensa que hoy bromea con nosotros, aunque los reporteros sean los mismos y no cambien los lectores, porque de ello se encargan los políticos, prestamistas, vendedores, explotadores, charlatanes y farsantes, con sus “inocentadas” el resto del año, pensando que es mayor nuestra ingenuidad que toda la cordura que nos sobra, aunque ellos mantengan patrañas que nada tienen que ver con las piadosas trolas que hoy nos hacen reír .

Día especial para recordar a esa inocente prostituta que unos farsantes trajeron desde no se sabe dónde, engañada con promesas de trabajo estable. Al parado sin salario de subsistencia. Al hambriento que busca alimentos caducados en los contenedores. Al niño seducido por un puñado de caramelos que termina en las páginas más detestables de Internet. Al anciano timado sin consideración alguna en su propio domicilio. Y al sursahariano que duerme sobre cartones y es explotado por un empresario sin escrúpulos.

Y sobre todos ellos, verdaderos santos inocentes son los niños víctimas de la locura humana, quienes merecen ser recordados hoy y protegerlos siempre, enarbolando la bandera de la paz y la solidaridad tras una pancarta que pida justicia para todos los ajusticiados injustamente, amparados por leyes al servicio de los justicieros

PUNTOS SOCIALES CARDINALES

PUNTOS SOCIALES CARDINALES

a

Para salir del barrizal donde nos encontramos, urge cambiar los límites morales de España poniendo al Norte la honradez, que nos salvará de la corrupción; al Sur, la competencia que evitará los errores; al Este, la solidaridad, que promoverá la convivencia; y al Oeste, la vocación de servicio de los cargos públicos que dirigen el país por voluntad del pueblo, que paga sus salarios, dietas y privilegios.

Con la ética por bandera, será fácil poner la sanidad, la educación, la justicia y la dependencia en el lugar que les corresponde. La primera, nos dará la salud necesaria para tener el bienestar que merecemos; la educación será escoba intelectual para barrer las mentiras oficiales; la justicia espantará la impunidad de los pecadores sociales; y las ayudas a la dependencia harán más feliz la vida de los infelices.

Pero mientras haya ciudadanos aplaudiendo a futbolistas defraudadores a las puertas de los juzgados; mientras continúen los vítores a tonadilleras encarcelas; y mientras se mantengan las audiencias a salvadores programas telebasura, estaremos cada día más lejos de la limpieza mental que necesita este país para acometer con éxito la pureza moral.

DUEÑOS DEL PLANETA TIERRA

DUEÑOS DEL PLANETA TIERRA

a

Cada palmo de tierra tiene un propietario, pero la Tierra pertenece a unos cuantos amos del mundo, desde que los mercados y las empresas se extendieron hasta alcanzar una dimensión mundial más allá de las fronteras nacionales, con transformaciones económicas globales, fruto de un feroz capitalismo amparado por las democracias liberales, una vez que cayó el comunismo occidental y se dio por concluida la guerra fría.

En poco tiempo, quedaron subsumidas las economías locales en grandes multinacionales, liberándose la circulación de capitales favorecedora de la enfermiza sociedad de consumo que padecemos, gobernada por transacciones financieras, cuentas corrientes y depósitos bancarios en manos de unos pocos privilegiados, que se reúnen periódicamente para mejorar la forma de engordar las huchas con el sudor, trabajo y miseria de la gran mayoría silenciosa, admiradora de los responsables de su tragedia.

La nota más característica de este mundo económicamente globalizado no es el beneficio común, sino la desigualdad y el retorno al siglo XVIII, en medio de un sectarismo que fracciona a los humanos en dos partes excesivamente desequilibradas, debido a la salvaje especulación de un mercado carente de solidaridad, en el que pueden quitarse caramelos a los huérfanos sin mover una pestaña, ni sentir remordimiento alguno.

Urge un rearme ético y la unión solidaria de los pueblos para frenar los beneficios y la especulación, derivada de una ambición desmedida y desvergonzada, porque de no hacerlo seremos devorados irremediablemente por el grupo de codiciosos que realmente gobierna el planeta, aunque a los demás nos dejen jugar con las urnas electorales en irreales democracias occidentales.

Y no soy yo quien esto dice, sino el profesor suizo Jean Ziegler desde su prestigiosa vicepresidencia del Consejo Asesor del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

CARIDAD Y SOLIDARIDAD

CARIDAD Y SOLIDARIDAD

Pobreza

La natividad del Señor que esta noche celebran los creyentes por mandato litúrgico, es también aprovechado por los infieles descreídos para hermanarse con los vecinos, con mutuos deseos de felicidad, estando los primeros movidos por la caridad y los segundos por la solidaridad.

Caridad y solidaridad son raíles de cristiandad y laicidad unidos por traviesas de amor al prójimo y empatía con el vecino, por donde circula el tren humanitario revestido de mandamiento divino o solidaridad comunitaria, ambos ocupados en la liberación de los pobres, desfavorecidos y olvidados por una sociedad más preocupada por la calidad del chocolate que por la hambruna en chozas africanas y chabolas europeas.

Es la caridad virtud teologal cristiana que consiste en amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a sí mismo, estando dispuestos los creyentes a dar la vida por los hermanos amándolos como Cristo los amó y redimió del pecado condenatorio sacrificando su vida en una cruz, en nombre de su misericordioso Padre celestial, permitiendo a los hombres y mujeres ganar el cielo y la felicidad eterna.

En cambio, la solidaridad es capacidad laica del ser humano para entregarse a los vecinos, sin distinción de raza ni condición alguna, compartiendo con ellos su hogar, alimentos, sentimientos y abrigo, sin pensar en beneficios extraterrenales consecuentes a esa actitud, recibiendo a cambio la satisfacción personal por una generosidad que dignifica a la persona y ennoblece la raza humana.

Por eso, quienes esquilman al vecino, permiten su indigencia, provocan la miseria o se desentienden de su hambruna, tienen poco de cristianos o de humanos, al carecer de la solidaridad laica o caridad cristiana que llevan al espíritu humanitario redentor de miseria en que viven los seres de su misma raza.

El amor al prójimo que aparentan profesar muchos poderosos que se dan golpes de pecho en los reclinatorios de las iglesias con la mano derecha, mientras dañan al vecino con la izquierda enviándole a las tinieblas sociales, está dando paso a la solidaridad popular de quienes practican un humanismo liberador, amparado en la empatía comprometida al servicio de los desfavorecidos.