INDIOS EN CAMPAÑA

INDIOS EN CAMPAÑA

Maciá

Las campañas electorales son escaparates gratuitos de modelos desarticulados, detestable esperpento, teatro del absurdo y circo empayasado con histriónicos personajes que se pierden el respeto a ellos mismos y al público, para ganar incomprensiblemente votos con payasadas que denigran a los cómicos, porque en esta tierra hay gente «pa to», incluso para soportar el insulto.

Al señor Mas le ha dado por hacer el indio, hablándoles a los catalanes en infinitivo verbal como los indios, provocando con su acento de piel roja la aparición de más indios entre sus seguidores, a los que se han sumado otros jefes indios de diferentes tribus políticas haciendo el indio, como ya lo hizo Macià, en versión del humorista Kin.

En pleno debate sobre el Estatuto Catalán en las Cortes Constituyentes de 1931; un año antes de que el presidente de la República lo firmara; a tres años de proclamarse unilateralmente el Estado Catalán “dentro de la República Federal Española”; y a siete años de ser derogado el Estatuto, el humorista Kin insertaba esta caricaturesca viñeta en el semanario promovido por Herrera Oria, premonición de la llegada de nuevos indios a la política, ochenta y cinco años después.

3 comentarios en «INDIOS EN CAMPAÑA»

  1. Efectivamente, es de de vergüenza tener que estar soportando «día a día» la llegada de «estos nuevos indios» a la política española. ¡que sufrimiento! ¡que desesperación! ¡que aburrimiento! y cuantas payasadas hay que soportar «día tras día…»

  2. Efectivamente, es de vergüenza tener que estar soportando «día a día» la llegada de «estos nuevos indios» a la política española. ¡que sufrimiento! ¡que desesperación! ¡que aburrimiento! y cuantas payasadas hay que soportar «día tras día…»
    Estos catalanes, entre otros, no se acaban de enterar de una cosa muy simple:
    Que España es Una e indivisible y que si algunos políticos catalanes (no todos) están «emperrados» y «erre que erre» con el referéndum separatista… (para evitar una confrontación bélica… (propia de épocas anteriores). Por mi parte no tengo ningún inconveniente en que se haga… pero claro está que debe hacerse (si se hace) participando todos y cada uno de los españoles en las URNAS. Yo nací en Orense pero pude haberlo hecho en Barcelona o en Cáceres… y al nacer heredé toda y cada una de las partes de España; por tanto no quiero perder mi derecho a participar en la votación de esa «hipotética» propuesta. Es mi derecho y no renuncio a él . Así de simple. No entiendo como puede haber tanto «energúmeno» que una cosa tan simple de entender no la entiendan así… o es que quieren que una vez más haya una confrontación bélica. ¡la están pidiendo a gritos! para luego «ir de víctimas»… ¡que pena me da estar en medio de tanta sinvergüencería!

    1. Hay que recordarles a los «indios de referencia lo siguiente:

      Dada la delicada situación en que se encuentra España, en estos momentos, en buena parte por los poderes claudicantes tanto de derechas y más todavía de izquierdas, conviene recordar el papel («indios» todos, en mayor o menor medida) que la actual Constitución Española le otorga a las fuerzas armadas.

      Conviene recordar el mismo papel que la ley orgánica de 23 de noviembre de 1966,que se ha sometido a referéndum nacional el miércoles 14 de diciembre de 1966.-Es fácil deducir que estos párrafos los han aplicado a la Constitución de 1978.-

      ARTICULO 87 DE LEY ORGÁNICA DE 23 DE NOVIEMBRE DE 1966.-

      Las fuerzas armadas de la nación constituidas por el ejercito de Tierra
      Mar y Aire y las fuerzas de orden público, garantizan la unidad e indepen-
      dencia de la patria (ESPAÑA), la integridad de sus territorios, la seguridad nacionaly la defensa del orden INSTITUCIONAL.

      ARTICULO 8 DE LA CONSTITUCIÓN DE DICIEMBRE DE 1978.-

      Las fuerzas armadas constituidas por el ejercito de Tierra, Armada y Ejer-
      cito del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial, y el ordenamiento CONSTITUCIONAL.

      No hablan para nada de la obediencia al gobierno de turno, salvo que se
      sobreentienda o se dé por sabido. Han jurado y prometido defender la
      constitución, lo mismo que los políticos, con una gran diferencia a favor
      de las fuerzas armadas, DEBER, HONOR, SACRIFICIO, DISCIPLINA Y OBEDIENCIA son virtudes que se cumplen, no así en la mayoría de la clase política española («indios»).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.