Navegando por
Etiqueta: Iglesia

ANTE EL SEPULCRO DE LA BRAVA

ANTE EL SEPULCRO DE LA BRAVA

Acompañado por don Camilo, alcalde velego de Villalba de los Llanos, he visitado el sepulcro de La Brava, María de Monroy, placentina bautizada en 1404 y casada con el poderoso Enrique Enríquez, regidor y Señor de Villalba, en tiempos de luchas locales entre el bando de San Benito y el de Santó Tomé, modernos Jets y Sharks que se enfrentaron en el harlem salmantino del siglo XV.

Peleas a muerte con el beneplácito de los corregidores, el silencio de la justicia, el secreto de los confesores, la complacencia del santoral, el bendición de los clérigos, la tolerancia de sus patronos y la complicidad temerosa de feligreses, parroquianos, vecinos y celadores, que guardaron cobarde silencio ante el caprichoso exterminio de unas vidas casi por estrenar, hasta que el agustino padre Juan logró tranquilizar los ánimos, cuando La Brava ya había y cortado en Portugal las cabezas de los dos mozos que mataron a sus hijos Pedro y Luis.

En una iglesia escondida y poco visitada de la charrería salmantina, se guardan desde hace siglos bajo una losa los restos de doña María y su marido, con singular discreción, modestia y algún inesperado desatino que no desmerece el hermoso retablo que custodia el sepulcro, imposible de imaginar sin acercarse a Villalba para admirar una obra de arte desconocida en catálogos de arte, que deja boquiabierto al visitante.

Iglesia románica de la Asunción decorada con el escudo de los Enríquez sobre losa mortuoria hoy libre de la reja que la cubría, convertida en puerta metálica de sacristía por sabiduría artesana del herrero de la localidad, tras ser abierta el 14 de julio de 1880 la sepultura que guardaba los cuerpos de Enrique y María.

Junto a la Iglesia, el sencillo palacio de los señores de Villalba, convertido hoy en Ayuntamiento, se alza sobre la belleza y galanura del campo charro, donde pastan reses de lidia entre encinares centenarios y ondulantes praderas en la templanza primaveral, refugio de singular territorio.

Y hasta aquí puedo contar, porque hay cosas que más vale guardar para evitar daños colaterales de quien con intenciones bondadosas, preparó un inculto desaguisado.

VERDADEROS SANTOS INOCENTES

VERDADEROS SANTOS INOCENTES

1176308_10153294995510727_1722983854_n

La Iglesia Católica celebra hoy el día de los Santos Inocentes evocando a los niños menores de dos años que ordenó liquidar el Rey Herodes en Belén, pensando que con ellos se llevaba por delante al futuro Rey de Israel. Pues bien, la tradicional pandereta nacional ha transformado tan penosa evocación en un día festivalero, haciendo que en esta jornada proliferen las bromas, como níscalos en pinares.

Tales chanzas se dirigen a los inocentes que carecen de malicia y no causan daño a nadie, porque son más ingenuos que bambi en la noche de reyes, y no les importa llevar en la espalda la silueta recortada de un muñeco de papel en actitud carnavalesca, con brazos y piernas abiertos de par en par.

Hoy, muchos se creerán la foto periodística de un marciano tomándose un chocolate con churros en la playa; el divorcio de nuestros reyes; la llegada de un meteorito a la Plaza Mayor; el nuevo teleférico que han puesto para subir a la Luna; o la imagen del Queen Elizabeth atracado en un regato. Estas noticias nos obligan a leer hoy los periódicos con algo de escepticismo y grandes dosis de humor, aunque el horno político no esté preparado para introducir bollos en él.

Burlas inofensivas basadas en mentiras que nada tienen que ver con esas patéticas candongas que nos regala a diario la misma prensa que hoy bromea con nosotros, aunque los reporteros sean los mismos y no cambien los lectores, porque de ello se encargan los políticos, prestamistas, vendedores, explotadores, charlatanes y farsantes, con sus “inocentadas” el resto del año, pensando que es mayor nuestra ingenuidad que toda la cordura que nos sobra, aunque ellos mantengan patrañas que nada tienen que ver con las piadosas trolas que hoy nos hacen reír .

Día especial para recordar a esa inocente prostituta que unos farsantes trajeron desde no se sabe dónde, engañada con promesas de trabajo estable. Al parado sin salario de subsistencia. Al hambriento que busca alimentos caducados en los contenedores. Al niño seducido por un puñado de caramelos que termina en las páginas más detestables de Internet. Al anciano timado sin consideración alguna en su propio domicilio. Y al sursahariano que duerme sobre cartones y es explotado por un empresario sin escrúpulos.

Y sobre todos ellos, verdaderos santos inocentes son los niños víctimas de la locura humana, quienes merecen ser recordados hoy y protegerlos siempre, enarbolando la bandera de la paz y la solidaridad tras una pancarta que pida justicia para todos los ajusticiados injustamente, amparados por leyes al servicio de los justicieros

DE NUEVO, LA IGLESIA

DE NUEVO, LA IGLESIA

images

El punto débil de la Iglesia, su talón de Aquiles, la vía de agua que hace zozobrar la nave de San Pedro es que está inmersa en la sociedad que la sustenta formando parte de un engranaje que la atrapa, obligándola a mantenerse en pie asumiendo roles difíciles de conciliar con las exigencias de una doctrina basada en la defensa del débil, la eliminación de la pobreza y el amor al prójimo, como objetivos fundamentales, en medio de un colectivo humano materializado y mercantilizado, incapaz de sacrificarse por los demás, renunciar a beneficios propios a favor de los ajenos, alejado de la honradez como lema de conducta y apartado del servicio al prójimo como vocación irrenunciable.

La implicación de la Iglesia en asuntos mundanos, la obliga a mirar más de tejas abajo con los pies en la tierra, que vagabundeando por idílicas nubes doctrinales y compromisos evangélicos, perdida en aventuras terrenales humanas cercanas a la Banca Ambrosiana, privilegios fiscales, intrigas vaticanas, calenturas sexuales, políticos tedeums y bendiciones a benefactores sin pedigrí de compromiso cristiano.

Es una Iglesia valiente sobre el papel mojado para escribir su doctrina, pero sin compromiso real con sus predicaciones, como acredita el hecho de que su patrimonio sea incalculable, aunque muchos pretendan hacernos creer que es de la Humanidad, para que no afecte a sus principios, desde que Constantino decidió ponerla a la cabeza del mundo occidental.

No hablo de la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo, ni de la Iglesia ético-profética de los cristianos que se están dejando la piel al lado de organizaciones laicas que no necesitan cruces ni oraciones para dar su vida por los desfavorecidos. Me refiero en párrafos anteriores a la Iglesia estructura que maneja el poder en nombre Dios, para hacer de las capas pluviales mantones de manila y capas bejaranas.

QUE SEA LO QUE DIOS QUIERA

QUE SEA LO QUE DIOS QUIERA

1505237_599704836749403_766401411_n

Cuando un hecho desborda las posibilidades de intervenir sobre él, los creyentes ponen la solución en manos de Dios esperando que Él resuelva de la mejor manera posible el problema, diciendo “que sea lo que Dios quiera”, expresión que igual vale para una enfermedad incurable como para un sorteo de lotería.

Ponerse en manos de su Dios, es la clave que tienen muchos fieles para solucionar las dificultades o esperanzarse con la buena fortuna que asegure el futuro personal, disponiéndose a aceptar lo que Dios disponga en materia de salud, suerte, vida y hacienda, para que Él haga lo que más convenga en asuntos que afectan a sus demandadores.

Esto recomiendan hacer a sus ovejas los pastores de la Iglesia en las situaciones referidas, con la seguridad de que sea cual fuere el resultado, será beneficioso para quienes se ponen en sus manos, porque se habrá cumplido la voluntad divina, sin reparar en que Dios podría no haberles atendido por estar reunido con sus más inmediatos colaboradores, resolviendo asuntos más importantes.

En cambio, los descreídos piensan que las cosas no serán como Dios quiera, sino como quieran las circunstancias que las determinan, en muchas ocasiones fuera del control humano y de su intervención, siendo estas quienes harán que suceda lo que termina sucediendo.

Los incrédulos consideran que poner los acontecimientos y el azar en manos de Dios es arriesgado porque el Señor está desbordado de trabajo, siendo más aconsejable contar con los médicos, estudiar antes de un examen, rehuir apuestas imposibles, tomar medicinas, evitar sentencias judiciales y actuar de modo que se moleste a Dios lo menos posible.

Y cuando la suerte ya esté echada, de nada vale recurrir a páginas bíblicas donde Dios es causa única de cuanto sucede, fuente de vida, sumidero de esperanzas, origen de la felicidad, suprema justicia, alfa y omega de la existencia y bálsamo de fierabrás curalotodo.

Esta es una de las diferencias entre ateos y creyentes, pues estos ponen sus esperanzas y demandas en manos de Dios confiando que este hará algo por ellos, muchas veces a cambio de oraciones, sacrificios y súplicas para estimular la misericordia divina y su amparo, conscientes de necesitar su protección.

HECHICERÍA EN LA CUEVA

HECHICERÍA EN LA CUEVA

Unknown

Existe en Salamanca un espacio legendario, excomulgado y condenado en otro tiempo, donde la brujería y los sortilegios congregaban bajo la bóveda de la cueva en la iglesia de San Cebrián, a pitonisos, magos, adivinadores, profetas, embaucadores y charlatanes, condenados por la cruz y la espada al destierro y la mazmorra.

Los antiguos colaboradores y visitantes de la Cueva de Salamanca fueron castigados por las autoridades eclesiásticas de la ciudad, pretendiendo evitar que practicaran sus malas artes patrocinadas por el maligno sin conseguirlo, porque quienes acudían al maldito recinto tenían más afición a la nigromancia que temor a la sanción.

En la cueva se reunían estudiantes y ciudadanos con aviesas intenciones invocando al diablo y realizando toda suerte de hechicerías, pues Salamanca era la sede más importante donde se congregaban magos, brujos, hechiceros, astrólogos y nigromantes. A tal punto llegó entonces su expansión y mala influencia, que las autoridades civiles ordenaron cerrar aquel antro para evitar que los estudiantes pudieran seguir los cursos que allí se daban, y aprender pecaminosos saberes.

La Iglesia, por su parte, decretó pena de excomunión contra la hechicería, negando cristiana sepultura a los que promovieran, enseñaran o participaran en acciones demoníacas. Incluso la superstición estuvo considerada como grave pecado mortal.

Los confesores tenían la obligación de preguntar a los pecadores que se acercaban al sacramento penitencial, si habían hecho en algún momento conjuros para poseer mujeres, para evitar enfermedades o para alejar tempestades. También les preguntaban si creían en los encantamientos, sortilegios, agüeros y predicciones de los pretendidos adivinadores y si consultaban a estos o al demonio.

Pero la pena de excomunión no preocupaba a todos por igual ya que se abusó mucho de ella, provocando con tanto exceso que algunos fieles excomulgados no se inquietaran por la pena lo más mínimo, llevando su descrédito con descaro, pues había en la condena más espíritu jurídico que sentido evangélico.

Además, en algunos casos, era bastante fácil conseguir la absolución de la excomunión ya que bastaba para ello con soportar de rodillas una simbólica flagelación sobre el torso desnudo, rezar unos salmos o cumplir la penitencia que impusiera el canónigo de turno.

DIGODIEGOS DOGMÁTICOS

DIGODIEGOS DOGMÁTICOS

dogma09

La Iglesia parmenidea, estática, conservadora e inmóvil, ha dado un viraje hacia el cambio heraclitiano para demostrar al mundo que todo fluye y nada permanece, lo que traducido en términos dogmáticos y doctrinales significa que importantes “digos” doctrinales están pasando a ser “diegos”, para sorpresa de clérigos y seglares.

No lo digo yo, sino mi respetado y querido papa Francisco, hablando de un catolicismo como religión moderna, humana y razonable, que ha sufrido lentos y tardíos cambios evolutivos a lo largo de su historia, nunca tan contundentes como los actuales, por mucho que se reconozcan los tímidos virajes habidos sobre las hipotéticas verdades religiosas.

Pasar del “solo el ser es” al “nada es, todo cambia” comenzó con la desaparición del limbo, – “hipótesis teológica” a olvidar, según Benedicto XVI – ese extraño lugar donde iban a parar las almas de los infantes que morían sin ser bautizados, porque estaba mal visto que los impúberes sufrieran las consecuencias de algo tan cruel, sin ser responsables de nada.

Luego vino la reforma del purgatorio con indulgencias plenarias y no plenarias incluidas, porque a las púrpuras de la curia, las mitras de los palacios episcopales y bonetes parroquiales no les parecía justo que purgaran penas transitorias quienes no podían meter dinero en el “cepillo” para evitar el castigo, concediéndoseles el indulto.

Pero el otro día hemos sabido por boca del bendito papa Francisco, que el infierno es un recurso literario, metáfora del alma aislada, fruto de la calenturienta imaginación de los profetas. ¡Dios mío, menos mal!, aunque podrían haberse inventado un castigo más liviano que condenar a los feligreses eternamente al fuego en las calderas del cornúpeta y malvado Pedro Botero.

No contentos con eliminar de un plumazo limbo, purgatorio e infierno, también resulta que la historia de Adán y Eva es un cuento. ¡Joer!, según viene la cosa cabe esperar que conviertan en fabulación todo el Antiguo Testamento, porque esa fabulación del barro, la costilla, el paraíso y la manzana, no se diferencia de las protagonizadas por Jacob, José, Abraham, Goliat, Isaac, Sen, Abel, Cam, Jafet, Esaú, Caín, Malaquías, Ezequiel, David, Josué, Moisés, Aarón, Tobías,  ….

RELIGIOSIDAD LAICA

RELIGIOSIDAD LAICA

Verano, crisis...

Viendo a toda España en fiestas estos días con motivo de santos patrones y Madres de Dios que van desde San Roque a la Virgen de la Asunción, pasando por todos los santos y vírgenes imaginables, uno piensa si tanta festividad es fruto de la fe, para honrar a la Iglesia y glorificar de los festejados, o se trata simplemente de un milenario pretexto para el jolgorio laico, disfrazado con halos santorales y coronas virginales.

Ante tantas procesiones, bailes de imágenes, festejos laicos, alcohol destilado, tentaciones de la carne y beatíficas genuflexiones en altares, calles, iglesias y ermitas, la razón pasa por un túnel con dos salidas, sin saber a cual dirigirse, pues la religiosidad que justifica las jornadas festivas no cristaliza en compromiso evangélico una vez que el santoral pasa en el calendario.

Duda el sentido común del observador si es devoción y cumplimiento doctrinal o pretexto de piadoso breviario lo que podría ser fundativos, yantavales, turigorcias, comarciales o la rústica vinalia romana anticipadora de la buena cosecha cepera, pues en tierra hispana no hay campanario sin su vino, extendiéndose la algarabía como mancha etanólica por todo el territorio, porque hay espadañas litúrgicas en cada esquina de un país catoliquísimo como España.

Devoción y fiesta callejera unidos, hacen posible la religiosidad laica de esta tierra de María Santísima, donde la mayoría de creyentes no se han quitado el traje de la primera comunión ni madurado su fe y los bautizados olvidan que fueron nombrados en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, en la pila bautismal.