TRADUCIENDO A LA «PRINCESA»

TRADUCIENDO A LA «PRINCESA»

Versodiario 4:

Patética realidad                                                                                                                                 que se mantenga                                                                                                                                   tanta procacidad

TRADUCIENDO A LA “PRINCESA”

Los diccionarios son libros que recogen y explican de forma ordenada voces de una lengua, una ciencia o una materia determinada. Es decir, que cuando ignoramos el significado de una palabra, el diccionario nos lo enseña.

Pero la ausencia de diccionarios que traduzcan ciertas expresiones televisivas ajenas al respetuoso lenguaje habitual de la comunicación pública – no necesariamente académica – en todos los países del mundo mundial, exige un esfuerzo de interpretación para que los televidentes comprendan expresiones de abultado peso que se precipitan sin reparo sobre sus trompas de Eustaquio.

Me ha inspirado la idea el lenguaje empleado por la princesa – “la del pueblo”, claro, de su pueblo, me refiero, no del mío – viéndola dominar un lenguaje tan popular, que desataba los aplausos del ¿respetable?, según mostraba el vídeo resumen difundido en un irónico programa de otra cadena, diferente a la vasilea que sostiene y paga tan grotesco espectáculo.

Les aclaro, por ejemplo, que cuando oigan decir a la princesa: “me sudan los ovarios”, no la crean, porque los ovarios no sudan, lo que quiere decir es que el asunto no le afecta. Si pide entre el vociferio que no le “toquen el coño”, está rogando que no la molesten, y si advierte que todo se lo pasa “por el pototo”, es que nada le importa. No le hagan mucho caso cuando dice que está de “puta madre”, porque hay madres de putas que están mejor que ella. Ni le den crédito cuando afirma que “la única que tiene cojones es la tía Mamen”, porque confunde unas gónadas con otras.

Finalmente, al gritar sin contención “¡¡ a jodeeeer!!, no pretende congregar a los españoles en una orgía colectiva, invitándonos a practicar el coito masivamente a diestro y siniestro, porque ya estamos bastante jodidos con su presencia, quienes lamentamos impotentes que algunos ciudadanos aplaudan semejante esperpento.

 

Un comentario sobre “TRADUCIENDO A LA «PRINCESA»

  1. La razón de que exista este «panorama vulgar», no es de la productora, de la cadena (triste o alegre), de «La princesa» o del «macu» que la trata de estupida en cada oportunidad; es de este populacho que piensa que riendose de si mismo, se olvidan sus penas y, no se dan cuenta que aplaudiendo a un idiota, te pones a su altura.
    Gracias por abrir tus pensamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.