MENSUARIO

MENSUARIO

Versodiario  10 :

Tengo abierta la cancela                                                                                                                      y en mi alforja pan mollar,                                                                                                                y tengo vino en la bota                                                                                                                      para el que quiera pasar

MENSUARIO

Hace hoy un mes que inicié mi camino en solitario por la red y compruebo gozoso que me habéis acompañado en la ruta cientos de amigos, a los que se han sumado curiosos que accidentalmente han visitado las estancias de este escritorio virtual donde vivo desde entonces.

No creáis que fue fácil tomar la decisión, pero al empeño de  la sangre se unión cómplice la amistad, para hacer realidad el viejo sueño de abrir mi pluma sin cortapisas ni censuras, como las soportadas en varias ocasiones durante los años que mantuve mi columna periodística dominical en un periódico local.

Ahora vuelo según me place, me detengo en los campanarios que quiero, hago rebeldes pintadas en muros donde me estuvo prohibido y vocifero sobre la pantalla  hasta quedarme afónico, sin necesidad de tomar caramelos balsámicos ni ponerme parches de la madre sor Virginia para aliviar dolores musculares, porque las bofetadas represoras de los patrones ahora no me alcanzan.

Independencia y libertad, restringidas solamente por las limitaciones que me impone el otro que habita conmigo desde el origen del tiempo, más educado que yo, más prudente y más templado, que embrida mis impulsos cuando las vísceras me piden llamar por su nombre aquello que el buen sentido y la razón prohíben.

Son las siete y media de la tarde y me voy al CAEM con todos los míos, incluido quien me habita, a disfrutar plácidamente del lamento de los hebreos de la ópera Nabucco,  prometiendo que cuando me deleite con el “Va Pensiero”, también mi pensamiento irá hacia vosotros, junto con mi gratitud por esas dos mil doscientas visitas que me habéis hecho en este mes.

Gracias y quedáis todos emplazados para celebrar conmigo el primer aniversario de esta casa virtual, que es también la vuestra, donde seréis recibidos siempre con los brazos abiertos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.