¿TEST DE INTELIGENCIA?, NO GRACIAS

¿TEST DE INTELIGENCIA?, NO GRACIAS

est

En oposición a la actitud mantenida por las empresas en la selección de empleados, aplicándoles un test de inteligencia para eliminar a los intelectualmente débiles, yo opongo el grito de ¡tontos, dentro!, porque la experiencia acumulada en mi larga vida docente me autoriza a ello.

Hablan los psicólogos de tan diversas clases de inteligencias que mi inteligencia no alcanza a comprender los diferentes tipos que pregonan. Pero menos aún alcanzo a comprender que pueda medirse el coeficiente intelectual con un puntómetro tan perfecto que ¡da cifras numéricas! sobre dicha medida. ¡Dios, qué precisión!

El psicólogo nizardo Alfred Binet aportó a la psicometría el primer test de predicción del rendimiento escolar en 1905, rechazando el método biométrico aplicado por Galton. Los resultados obtenidos con su escala métrica le llevaron a reconocer su fracaso en el intento de medición cuantitativa de la inteligencia, negando su utilidad para clasificar a los jóvenes estudiantes y a cualquier otra persona.

Pero a los americanos del norte no les llegó la noticia y en 1913 aplicaron el test de Binet a los emigrantes que aspiraban a entrar en el país, llegando a la conclusión de que 8 de cada diez no debían pasar la frontera. Igual hizo el gobierno boliviano en las escuelas de Potosí llegando a la misma estadística de tontuna reinante entre los niños.

Por otro lado, en 1994 los profesores Herrnstein y Murray publicaron el libro “The Bell Curve”, mostrando una correlación entre el C.I. y el nivel socioeconómico, concluyendo que los negros y los pobres eran más tontos que los blancos y los ricos por herencia genética, es decir que no le merece la pena al Estado gastarse el dinero en instruirlos, aconsejando fumigar intelectualmente, – disculpen la licencia -, a los negros pobres.

Mis años cultivando la inteligencia de los jóvenes y educándolos, contradicen todas las mediciones y rechazan plenamente la exclusión de los clasificados por los test como menos listos, sobre todo si las pruebas se utilizan para discriminar a ciudadanos de otra raza o a los económicamente más débiles.

A la veneración por los tests clasificatorios y discriminatorios, opongo la capacidad de trabajo, el dominio de la voluntad, el tesón por conseguir objetivos, la honradez mental, el equilibrio emocional, las habilidades sociales, las destrezas comunicativas, la experiencia lúcida y el buen sentido que coordina las todos los elementos determinantes del éxito intelectual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.