Navegando por
Etiqueta: Guinness

¿QUO VADIS, «SALVADORES»?

¿QUO VADIS, «SALVADORES»?

a

Lo que escribo esta madrugada no lo escribiría si esperara unas horas a que mi alma se templara, el irritado ánimo que me embarga alcanzase el sosiego y el olvido enturbiara el recuerdo reciente que ahora tengo de la sacralización social que se está haciendo de la chabacanería, la incultura y la grosería, personificada en una mujer que va enseñando el pototo cerebral por las pantallas televisivas, con una audiencia que no tienen los pocos sabios que en el mundo son.

Confieso que cada día me siento más extraterrestre en la tierra que me vio nacer, como saben quienes me conocen bien, porque no es fácil identificarse con determinadas situaciones que abomina la razón cuando estas dominan entre los vecinos, según acreditan las encuestas, concursos y audiencias televisivas, anunciando patéticos liderazgos sociales y desalentadoras preferencias mayoritarias del pueblo.

Pasé primero por un estado de sorpresa, luego de confusión, siguió el desconcierto, más tarde la perplejidad y a continuación el aturdimiento, antes de perder conciencia de la realidad que me despertó el hastío, como paso previo a la indignación y la rebeldía, donde ahora me encuentro, con más fuerzas que nunca para luchar desde mi rincón contra los vendedores de mierda que a muchos ensucia el cerebro y la moral, llevándolos derechos al despeñadero.

Según veo en el link que me ha enviado un amigo, el otro día se congregaron frente al televisor ¡cinco millones! de personas para festejar y aplaudir a la proclamada “princesa del pueblo” por ganar un programa televisivo extraído del basurero social, del que prefiero no hablar porque me bastó con presenciarlo diez minutos hace años, para despreciarlo de por vida.

¿Cómo es posible que quien no sabe apenas leer y escribir, convierta en best seller un libro escrito por otro, contando sus cameos y miserias? ¿Qué personas juzgaron a esta pisapiés para hacerla ganadora de un concurso de baile? ¿Quienes pagan a tal esperpento humano cantidades de euros que ningún científico, pensador o literato, ganará en su vida?

La consecuencia desejemplarizante de esta individua causa en la sociedad más daño que la undécima plaga de Egipto, sus patadas al diccionario hacen temblar la lengua que todos hablamos y la ignorancia que atesora es digna de figurar en el libro Guinness de la incultura.

No, Dafne, perdona, pero yo no puedo poner mi firma en una petición cultural en la que figure esta señora tan pedestre, ignorante, vulgar, tosca y asilvestrada, que un pueblo de “salvadores” sin rumbo, ha encumbrado a las más altas cotas de la miseria intelectual con el aplauso de una masa social que no sabe donde va, formado por ociosas comadres que vocean su nombre en los tendederos de patios de vecinas.

FRASEOLOGÍA POLÍTICA

FRASEOLOGÍA POLÍTICA

eufemismo-1

Pido a los lectores de este blog que me ayuden con sus aportaciones a redactar un diccionario de fraseología política, que pueda ser de utilidad para los ingenuos ciudadanos que todavía atienden cantos de sirena donde no hay más que ronquidos de sueños fatuos mezclados con irracionales sonidos emitidos por gargantas anquilosadas en épocas de exterminio medieval.

Todo pudo comenzar en 2008, cuando el señor Zapatero llamó antipatriotas y catastrofistas a quienes alertaban de la profunda crisis que se nos venía encima, nominada el 9 de mayo por él mismo como “desaceleración transitoria”.

Histórica fue la intervención de Cospedal el 25 de febrero de 2013, que ha pasado al libro Guinness del cinismo político, cuando llamó “indemnización en diferido” la justificación para que su partido siguiera pagando durante dos años sueldos millonarios al tesorero Bárcenas.

Desde la Zarzuela se explican los divorcios y las separaciones matrimoniales de la realeza española, diciendo que se trata de “ceses temporales de convivencia”, aunque hayan tenido que ampliar los marcos de las puertas para dar paso a las cornamentas y hacer obra en las paredes donde empotrar cajas de seguridad blindadas.

La salida de jóvenes españoles a otros países por falta de futuro en la tierra que les ha visto nacer, fue definida por la ministra Fátima Báñez como “movilidad exterior”, reservando el estatuto de emigrados a los subsaharianos que huyen de la hambruna hacia la tierra prometida.

El independentista Artur Mas llamó “ticket moderador sanitario”, lo que es una cuota de incremento de pago que deben hacer los catalanes cada vez que visitan al médico de cabecera, compran medicinas, ingresan en un centro sanitario público o acuden al servicio de urgencia hospitalaria.

Si los recortes presupuestarios son “reformas estructurales”; la subida del IRPF, “recargo temporal de solidaridad”; las rebajas de salarios, “devaluaciones competitivas”; y la amnistía fiscal, “tributación de rectas no declaradas”; entonces las manifestaciones ciudadanas serán “actuaciones obligadas en defensa propia por la supervivencia”.

PROCESO EDUCATIVO DEMOCRÁTICO

PROCESO EDUCATIVO DEMOCRÁTICO

images

El sociólogo político Wert, – eventualmente ministro de Educación – afirma que “la comunidad educativa no puede ser una comunidad democrática, porque el proceso educativo no es democrático”, es decir, ni la comunidad educativa es democrática ni pueden serlo los procesos educativos, algo que hace retemblar la democracia, tambalear la Constitución y resquebrajar los principios didácticos básicos.

¿Cómo puede decirse que la comunidad educativa no puede ser democrática, si es el fundamento principal de la misma, en una sociedad democrática? ¿Qué base argumental tiene para decir que el proceso educativo es antidemocrático, cuando debe ser todo lo contrario?

Don José Ignacio se contradice al hablar de “comunidad educativa” negando al tiempo que ésta sea democrática, pues forman dicha comunidad un conjunto de ciudadanos vinculados por intereses educativos comunes, en el marco de una sociedad democrática, lo que implica su inevitable democratización.

En cuanto a negar la cualidad democrática de los procesos educativos, parece claro que el señor Wert se quedó estancado en la escuela de los picapiedra, ignorando que la educación es un proceso interactivo que exige participación activa del alumno en el aprendizaje bajo la orientación del profesor, como estimulador de las estructuras mentales del alumno para que éste pueda construir aprendizajes significativos y edificar interiormente una cultura perdurable que le permita posterior crecimiento intelectual.

El sistema educativo establece el marco, los contribuyentes ponemos los centros escolares y recursos humano-materiales con nuestros impuestos, siendo las aulas “unidades básicas de producción educativa”, donde se encuentran cuerpo a cuerpo los dos elementos que harán posible el aprendizaje, con participación colegiada, colaboración mutua, interés compartido y gestión democrática del proceso, porque a martillazo limpio de conceptos elaborados, evaluaciones sancionadoras y reválidas selectivas, no es posible apuntalar aprendizajes duraderos en la mente de los aprendices.

El hecho de que los procesos cognitivos estén influidos por aspectos psicológicos, perceptivos, culturales y sociales, que afectan al aprendizaje, nos obliga a recordar que la mente del alumno no es un saco vacío en el que todo cabe como pensaba la pedagogía tradicional, basada en la clase magistral, expositiva e impositiva.

En los procesos de enseñanza-aprendizaje que tienen lugar en el aula, se producen dos tipos de interacciones humanas que condicionan, sin reservas, las posibilidades de que los alumnos puedan construir significativamente los aprendizajes propuestos en los documentos de planificación curricular: las relaciones profesor-alumno y alumno-alumno, en el marco democrático que debe sustentarlas.

Hoy día,  la concepción de profesor dirigista y autocrático como único agente facilitador de los aprendizajes está desechada en todas las propuestas didácticas, por elementales que sean éstas y son capítulo abandonado en la actual apuesta metodológica.

No se trata de quitarle al profesor protagonismo en la tarea educativa, – algo que le pertenece por derecho propio, experiencia y conocimiento -, sino de abrir puertas al alumno para que éste participe democráticamente en el proceso educativo, realizándose la interacción profesor-alumno sin prejuicios ni reservas y considerando lo que el alumno aporte en la tarea, sin imperativo de que sus ideas sean admitidas necesariamente, pero sin desecharlas a priori, como propone el ministro.

El diálogo civilizado, la exigencia razonada, la tolerancia y la aceptación de opiniones diferentes a las propias, han de sobreponerse al poder omnímodo, la obstinación desmedida, la negativa sistemática y la defensa irracional de las propias posiciones, por acertadas que éstas sean, para evitar que la enseñanza desemboque en una vía muerta que no conduce más que a la esterilidad, el cansancio, la decepción, la frustración y el fracaso.

Imponer autoritariamente al alumno todos los elementos del currículo escolar desde la tarima, puede ser el preludio de inevitable descalabro. En la medida que los sujetos participen en el proceso de enseñanza-aprendizaje, se sientan coautores del modelo, compartan la metodología, participen en la evaluación y se impliquen en los diseños, mayores serán las garantías de que la educación discurra por cauces adecuados y no se desborde anegando todas las expectativas.

DRAMÁTICO RECORD

DRAMÁTICO RECORD

images

Entramos en el libro Guinness al batir el record histórico de parados en España, alcanzando la cifra de 6.202.700 ciudadanos desempleados, algo que obliga a felicitar al sistema financiero que nos ha hundido y aplaudir al Gobierno por el éxito de su Reforma Laboral que tanto ha estimulado el empleo, ya que sin la estimable ayuda de políticos y banqueros no hubiéramos podido batir el mortífero record del 27,16 % de parados.

A esto se añade una tragedia mayor para el futuro del país: la demoledora cifra de paro juvenil, insostenible para la supervivencia y ruinosa para la economía, porque con un 57,2 % de jóvenes desempleados es imposible salir a flote, si además contribuyen al hundimiento los dos millones de familias en las que todos sus miembros están en paro.

Por otro lado, tras los brutales ajustes sociales llevados a cabo por el Gobierno y los recortes efectuados en la Administración del Estado con la sangría de contratos, reducción de dotaciones económicas y eliminación de recursos materiales, el déficit público no ha disminuido y la cifra de trabajadores en un país con 45 millones de habitantes, apenas alcanza los 16 millones de personas.

Estos datos desmienten cualquier brote verde anunciado en las tribunas, obligándonos a concluir que vivimos en una gran mentira alimentada desde la altura que es obligado pinchar, si no queremos que suceda lo mismo que con la burbuja inmobiliaria, que nos hunda definitivamente en el pozo de la miseria.

Urge atender a esta emergencia nacional. Es necesario aplicar cirugía radical a la doliente España. Se precisa un gobierno de concentración nacional. Apremia un gran pacto entre las fuerzas políticas, financieras, sindicales y sociales con las organizaciones ciudadanas para salir juntos del atasco.

LOS CHICOS DE BALTAR

LOS CHICOS DE BALTAR

images

La fiscalía se ha querellado contra el expresidente de la Diputación de Ourense José Luis Baltar Pumar, acusándole de prevaricador, por haber contratado a dedo 115 amiguetes, con el fin de llevar a su hijo a la presidencia del Partido Popular en la hermosa ciudad gallega. “Chicos” de Baltar que han sido empleados en nulas tareas, contándose 22 porteros de inexistentes puertas que guardar, con la única función de votar al hijo del presunto prevaricador.

Tal actitud me permite parafraser el estribillo popular repetido tantas veces al digerir las uvas de Nochevieja, diciendo: “Año nuevo, Institución nueva”, para que todos los políticos tengan la misma oportunidad de Pepe Luis. Sí, amigos, propongo al gobierno la creación de tres nuevos organismos oficiales con la misión de coordinar las acciones comarcales, las necesidades de los arrabales y los conflictos vecinales.

Debe crearse un consejo específico en cada uno de esos ámbitos, para batir el record Guinness galáctico de necedad colectiva, añadiendo otros miles de políticos a la nómina de los ya existentes, porque con los actuales sólo batimos records mundiales de estupidización colectiva, abuso administrativo, nutrición de incompetentes y cobardía de un pueblo que guarda silencio ante el insulto institucionalizado de la detestable casta política que alcanza peligrosas cotas de valoración ciudadana por debajo de la línea de flotación democrática.

Ya sabéis que tenemos el triple de políticos que Alemania aunque esta nación nos duplique en habitantes. Y también sabéis que esa legión de chupaeuros está formada por 350 diputados, 390 senadores, 54 eurodiputados, 1.206 parlamentarios autonómicos, 1.031 diputados provinciales y 74.000 ediles.

Pero lo que no sabe nadie es el número de secretarios, asesores, asistentes, chóferes, porteros, guardaespaldas, escoltas, conserjes,… que lleva tras de sí este séquito de ganapanes que consume al año ¡ 100.000 millones de euros ! Es decir, el doble de todos los copagos y recortes que ellos mismos nos están aplicando en servicios básicos como sanidad, educación, justicia, cultura y dependencia.

RODILLO DEMOCRÁTICO

RODILLO DEMOCRÁTICO

No es la primera vez que denuncio el rodillo democrático que venimos padeciendo los españoles en todas las situaciones políticas en las que el PSOE o el PP han obtenido la mayoría absoluta en las urnas, consciente de que los votos dan poder, mucho poder, pero ninguna sabiduría, ni conceden “ex cátedra” política que confiera infalibilidad a las decisiones.

Ayer, cuando los ciudadanos estábamos en armas contra los copagos, tasas judiciales, recortes salariales, privilegios políticos, eliminación de subvenciones, impunidad de corruptos, indemnizaciones bancarias, desahucios asesinos, imparable paro, privatizaciones sanitarias, abusos de policieros (no de policías) y cinismo de politiqueros (no de políticos), la mayoría de nuestros padres putativos pasaban de nuevo el rodillo en el Congreso, laminando nuestras esperanzas al dejarnos vacíos los bolsillos de toda esperanza de redención.

De ¡3.771! enmiendas a las cuentas del Estado sólo fueron aceptadas 7 de ellas por el partido mayoritario, en una nueva exhibición de sordera social y política digna de figurar en el libro Guinness de los despropósitos democráticos, similares a los abusos mayoritarios realizados por los socialistas cuando dominaron la Cámara baja, la alta, la del medio y la de al lado.

No consiste la democracia en escuchar la voz de los ciudadanos cada cuatro años cuando estos introducen el voto en la urna; ni ese voto en un cheque en blanco que se otorga a los vencedores, para que hagan a su antojo cuanto les parezca hasta las próximas elecciones.

Gobernar en mayoría no significa tomar decisiones sin negociar con los demás partidos, ni desoír la voz de pueblo cuando éste clama en el desierto, porque desatender su grito y arrinconar a las minorías políticas es una perversión democrática de impredecibles consecuencias que sólo beneficia a los enemigos de la soberanía popular.

SINWERTGÜENZA

SINWERTGÜENZA

Siendo ya tertuliano en tertulias innombrables, el sociólogo Wert exhibió una desvergüenza acreedora de duras calificaciones por su falta de vergüenza. Vamos, que este ministro pilarista en más de una ocasión demostró ser un sinvergüenza, es decir, un hombre sin vergüenza, un atrevido, para entendernos, un osado o si preferís, un descarado.

Lo que desconocíamos quienes cambiábamos de canal cada vez que aparecía en televisión, era la ambición por incluir su nombre en el libro Guinness de los records como el peor ministro de educación de la historia de España, por gracia de su propia gracia, para desgracia nuestra.

Desde su estreno ministerial, leyendo públicamente y con descaro las páginas de un libro sobre educación para la ciudadanía, que no era tal libro de texto sobre educación para la ciudadanía, hasta ayer que por primera vez en la historia los 79 rectores de nuestras Universidades – todos, «hunos y hotros» -, le han dado con las puertas en las narices no acudiendo a la reunión del Consejo de Universidades, este personaje no ha dejado de dar golpes en la herradura.

Un hombre que quiere hablar, pero no negociar; que entiende las peticiones como chantajes; que falta descaradamente al respeto a los profesionales de la enseñanza; que ofende con sus declaraciones; que desprecia la comunidad universitaria; que incumple reglamentos; y que se quita el zapato para golpear en la mesa emulando a Kruschev, imponiendo sus disparates, no puede seguir al frente de un ministerio tan importante para el porvenir de España, en beneficio de la salud mental de la población y del futuro de la juventud.

Esperemos que Rajoy le quite pronto la cartera a este sociólogo, como hizo Arias con el ministro de Carrero autor del disparatado “calendario juliano”, porque es muy peligroso poner tijeras en manos de insensatos que pueden terminar clavándolas en la yugular de la educación, cortando por lo sano el más elemental sentido común.