EL CACHETERO OCUPADO

EL CACHETERO OCUPADO

fut

La noticia me la dio un buen amigo, – militante del Partido Popular -, mostrándome desilusión y malestar por lo que había dicho y hecho su jefe supremo en la COPE, algo que después pude ver a través de Internet, asombrándome ante la declaración de don Mariano y los dos cachetes sin importancia aparente que aplicó a su hijo en la cabeza.

Hasta el pasado miércoles, la gran paradoja, el absurdo absoluto y la inigualable contradicción, estaba en la expresión “prohibido prohibir”; pero desde hace cuarenta y ocho horas, todas las paradojas, absurdos y contradicciones han sido emuladas por el aspirante a continuar en la Moncloa, despreciando la inteligencia colectiva.

El señor Rajoy ha batido un récord galáctico de insulto al decir que no acude al debate con los otros tres aspirantes a gobernarnos, porque su trabajo como presidente del Gobierno se lo impide. Palabras que tendrían reconocimiento, credibilidad y aplauso si las hubiera dicho desde su despacho, pero que merecen desconsideración, incredulidad y silbidos al hacerlas como comentarista deportivo durante el partido de fútbol que jugaba su equipo.

Pero no queda en tal oprobio su actitud, pues a esta ofensa se añaden los dos cachetes que propinó a su hijo, al responder este con la ingenua sinceridad de los niños a una indiscreta pregunta del periodista, collejas de mal gusto consecuentes a la cara de asombro que puso dejándonos a todos asombrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.