CERRADO POR HUELGA, DISCULPEN EL SILENCIO

CERRADO POR HUELGA, DISCULPEN EL SILENCIO

Si se cierran las aulas, se cancelan quirófanos, se retrasan sentencias, se vacían oficinas, se anulan transportes y se paran las máquinas, no puede rellenarse con voz propia la página de esta bitácora, porque la solidaridad con los desfavorecidos y parados destierra la palabra.

Disculpen, pues, el silencio y atiendan a la voz de Unamuno que hoy tomo prestada porque mi palabra huelga, recordándoles lo que el maestro dijo en el Círculo Mercantil de Salamanca, el jueves 14 de febrero de 1901:

«Las huelgas, como la guerra, son un mal necesario, que hay que afrontar muchas veces, aun con la convicción de la derrota, por los beneficios futuros. Jamás tendrán término, pues las peticiones de los obreros estarán siempre en relación con los beneficios de los capitalistas, y su objetivo final es la desposesión de los capitalistas y la creación de una nueva sociedad. Hay que mirar estas cuestiones con serenidad y valor, y hay que convencerse de que, si pan y catecismo son muy buenos, no son malos carne y ciencia. El progreso sólo se consigue con la lucha, y en ésta hay que persistir hasta que todos los hombres sean libres e iguales, y acabemos con el hambre, haciendo desaparecer también la hartura».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.