ESTIGMA HOMOSEXUAL

ESTIGMA HOMOSEXUAL

images

En vísperas del Día Internacional del Orgullo Gay, cuando los homosexuales tomarán mañana orgullosos y festivos las calles para solicitar más tolerancia con su preferencia sexual y la igualdad de trato, nos llegan las imágenes de un apaleamiento a dos homosexuales, como indeseable advertencia de lo que no puede suceder.

Tan deplorable espectáculo nos obliga a recordar que la vida sigue siendo difícil para ellos, aunque no tanto como lo fue hasta los disturbios de Stonewall en 1969 que marcaron el inicio del movimiento de liberación homosexual, aunque setenta países mantengan la persecución hacia ellos.

Hoy día, las leyes han superado la aversión del sector homofóbico de la población, legalizando una situación rechazada por muchos ciudadanos que presentan claros síntomas despreciativos hacia quienes comparten vida, sentimientos y aficiones con personas del mismo sexo.

Los vecinos reticentes a la homosexualidad deben saltar por encima de los siglos y ubicarse en el presente XXI donde vivimos, dejando atrás el reinado de Satanás en las playas caribeñas medievales, cuando practicaban libremente el amor en sus costas las personas del mismo sexo.

Es hora de quemar la orden de 1.446 promulgada por el rey Alfonso que enviaba homosexuales a la hoguera: “Mandamos y disponemos por ley general, que todo hombre que tal pecado cometiere, de cualquier guisa que fuere, sea quemado y reducido a polvo por el fuego, por tal que nunca de su cuerpo ni de su sepultura, pueda ser oída memoria”.

Directrices que siguieron nuestros católicos reyes, ordenando quemar vivos a los homosexuales en hogueras aromatizadas con el desprecio hacia los pecadores de sodomía, hasta ese momento apedreados en la plaza pública y colgados en la horca entre bendiciones de clérigos y aplausos de la feligresía.

La técnica de exterminio fue mejorada en 1513 por el capitán jerezano de los caballeros, Vasco Núñez de Balboa, tras ser el primero en asomarse al Océano Pacífico desde su costa oriental. Este marinero de aguas homofóbicas decidió alimentar los perros con carne de quienes practicaban el “abominable pecado contra natura”, y comenzó por echar a su perro Leoncico un homosexual desnudo para que mostrara a los demás canes el arte del descuartizamiento a dentellada limpia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.