Navegando por
Día: 24 diciembre 2013

CARTA A PAPÁ NOEL

CARTA A PAPÁ NOEL

Unknown26

Querido receptor de sueños imposibles:

Sin esperanza alguna de ver cumplidos mis sinceros deseos, te escribo para consolar la desesperanza, sabiendo que esta carta irá mañana a la papelera del olvido, y la realidad seguirá inmóvil, en su sitio, alimentando la pobreza de quienes no serán rescatados de la miseria por la magia navideña.

Voy a pedirte que compartas esta noche la mesa con indigentes, marginados y emigrantes, allí donde estos se encuentren, que alivies su nostálgica soledad, que consueles el alejamiento, enjugues sus lágrimas y les traigas promesa de una vida digna y fraternal en la tierra de acogida, junto a noticias de próximos encuentros familiares.

Te pido que no detengas renos y trineos en las casas de los estafadores, corruptos, defraudadores, falsarios y explotadores, ni en aquellas puertas cuyos dinteles estén marcados por la codicia, el abuso y la insolidaridad.

Te pido que la honestidad política nos redima de los estercoleros, que nos traigas regidores inteligentes, generosos, honrados y prudentes, ocupados por el interés común, más allá de intereses personales y beneficios partidistas.

Te pido que promuevas la solidaridad de los multimillonarios con la pobreza, el arrepentimiento de los defraudadores y la cárcel perpetua para los especuladores de la miseria, los usureros de guante blanco y los financieros sin escrúpulos.

Te pido que los hipotéticos brotes verdes se transformen pronto en reales bosques floridos, que la libertad no sea una quimera inalcanzable, que los débiles tenga la mayor defensa y la igualdad de oportunidades se haga realidad social.

Te pido el destierro social para los trileros políticos, los electoreros de carnaval, los embaucadores de pacotilla, los charlatanes de feria y cuantos van por la vida quitándole caramelos a los huérfanos, muletas a los cojos y pastillas a los enfermos.

Te pido, en fin, que por un día nos hechices con tu magia, contagiándonos un estado de delirio que nos permita soñar ilusionados con vivir en un país próspero, esforzado, solidario, culto y honrado, que algunos sinvergüenzas se empeñan en profanarlo con sus fechorías, trapicheos y ambiciones personales.