Navegando por
Mes: abril 2013

JUGANDO CON EL GÉNERO

JUGANDO CON EL GÉNERO

Unknown

Una querida amiga, que lleva con generosidad, orgullo y dignidad ejemplar su oficio de maestra rural, me envía hasta mi reposo en Mojácar un correo que le agradezco, porque me da pie a jugar con el género gramatical sin ánimo de molestar a personos que combaten el ingenuo y tradicional lenguaje sexista.

Espero también que la miembra asesora de la Agencia de Naciones Unidas para la Mujer, entienda este juego como broma que alivie la pesadumbre que padecemos, aunque Bibiana Aido no la sufra en sus relajantes paseos por las calles de Nueva York hablando por el móvil con Leire Pajín, que descansa en un banco frente al Capitolio, para recuperarse del agobiante trabajo que tiene en la Organización Panamericana de Salud, cobrando ambas un sueldo que no les permite llegar a fin de mes.

Sin entrar en profundidades lingüísticas, es de dominio público que las palabras de género femenino terminan en la letra a, y las referidas al masculino en la o, precedidas ambas de las correspondientes partículas gramaticales, pero no siempre ocurre esto así, lo que provoca malestar en sectores que defienden desigualdades difíciles de conseguir.

Esto le ocurrió al sindicalisto periodisto que fue de turisto con el poeto y el contratisto a escuchar al orquesto formado por pianisto, trompetisto y violinisto, artistos detenidos por un policío que salía del dentisto con un golfisto, para ir al masajisto sin avisar al telefonisto porque el electricisto estaba en el oculisto esperando que el maquinisto dejara de ser machisto.

ESCRACHES Y DACHAU

ESCRACHES Y DACHAU

b

El exceso verbal de Cospedal calificando de «nazismo puro» los escraches, obliga a pedir a la Popular Secretaria General que no juegue con el sufrimiento ajeno ni haga perversas comparaciones, porque los escraches nada tiene que ver con los nazismo, como ha reconocido el presidente del Tribunal Supremo y demuestra la historia que hoy llega a esta bitácora para censurar la incontinencia verbal de la señora.

En marzo de 1933, el jefe de la policía de Múnich, Heinrich Himmler,  inauguraba en la ciudad bávara de Dachau el primer campo de concentración para prisioneros políticos, construido sobre una fábrica de municiones abandonada al noreste de la ciudad, haciendo que su servicio al nazismo fue imparable, pues en sus cuatro primeros años de muerte pasó de 4.800 prisioneros a 13.000, todos ellos comunistas, socialdemócratas, opositores a la cruz gamada y “carroña humana” como gitanos, testigos de Jehová y homosexuales, mezclados con delincuentes comunes.

Los nazis dieron su golpe de suerte a este campo de vergüenza en noviembre de 1938, durante la triste “noche de los cristales rotos”, aislando en Dachau 10.000 judíos de un plumazo, para que con ellos se entrenaran la temida SS con macabros experimentos médicos, protegidos por una valla electrificada, dos zanjas y un muro con siete torres de vigilancia rodeando el campo.

Mejoró sus instalaciones en 1942 con cámaras de gas, crematorio y fábricas de armamento donde trabajaban 30.000 prisioneros condenados a trabajos forzados, hasta que el tifus comenzó a diezmar reclusos, debido al hacinamiento y escasas condiciones sanitarias del recinto mortuorio.

Finalmente, hace hoy sesenta y ocho años, el 29 de abril de 1945 los militares estadounidenses liberaron a los 68.000 prisioneros allí encerrados y cada uno de ellos dejó escrita una carta a todas las personas que mimetizaron en 2013 aquella salvajada con los escraches, utilizando el nazismo como calderilla política para su ataque a los desahuciados que esperan turno en la antesala del suicidio.

JOSEP PLA

JOSEP PLA

imagesHace estos días treinta y dos años que un intelectual agriescritor catalán, periodista campesino español, humilde ciudadano y sencillo vecino palafrugellense, dejó su vida abandonada en Llufríu, junto a las treinta mil páginas escritas en los ochenta y cuatro años de vida que pasó modernizando la lengua catalana y describiendo paisajes, costumbres y tradiciones de la tierra.

Los artículos de Josep Pla son historia viva del siglo XX y sus obras le han consagrado como el escritor más importante de la prosa catalana, destacando como su principal virtud literaria la de ser el mejor cazador de adjetivos de nuestra literatura, porque el éxito literario consiste para este payés en poner detrás de cada sustantivo el adjetivo exacto, siempre difícil de encontrar, que Josep conseguía fácilmente mientras liaba cigarrillos de “caldo”, que fumaba sin cesar.

Cercano escritor que opuso la literatura realista a la imaginativa, luchando contra la estética barata y el idealismo de bisutería, considerando un camelo la erudición y el abuso de citas, Josep Pla escribió toda su obra a mano, gran parte de ella a lápiz, en horas nocturnas y asomado al fuego de su chimenea rural, alimentando la idea de la eterna insatisfacción española, hermanada con la envidia, que nos priva de la felicidad que deseamos.

Lector de Pascal, Montaigne, Tolstoy y Goethe. Bebedor de whisky y soltero empedernido, opinaba este sabio payés que el fracasó de la República fue debido a la prisa que se dieron los gobiernos por reformar aspectos esenciales y tradicionales de la sociedad española, como fue la modificación en pocos meses la posición de la Iglesia, la reconversión de los latifundios y la liquidación del militarismo.

El único miedo que tuvo Josep Pla fue caer en el ridículo, como le sucedía a los innumerables paveros que pastaban en España, poderosos personajillos envidiosos, prepotentes, ignorantes y presumidos, que vivían alejados de los ciudadanos en las poltronas políticas, despreciables para este singular intelectual catalán que le hubiera gustado ser campesino en lugar de escritor.

INMIGRACIÓN EN AMÉRICA

INMIGRACIÓN EN AMÉRICA

ellisisland

Madrugadoras ondas han traído hoy a mi mesa de trabajo la protesta de varios norteamericanos quejosos con los inmigrantes que llegan a los Estados Unidos porque, según ellos, merman sus salarios, dañan las condiciones laborales, perjudican la convivencia y ponen bombas en las calles, como sucedió en Boston, por lo que pedían la expulsión inmediata de los inmigrantes pobres, como ya hicieron en el siglo XIX, alegando argumentos bien sabidos.

Efectivamente, ya en 1882 el Congreso americano aprobó una Ley de Exclusión prohibiendo la entrada a personas de origen étnico diferente a los propietarios del territorio, provocando una hostilidad popular creciente hacia los inmigrantes chinos, africanos y latinoamericanos, fácilmente identificables por el color de su piel y los rasgos faciales, que trabajaban en condiciones indignas, recibiendo escaso salario, desprecio, maltrato y explotación de los patronos.

En la nómina y las condiciones laborales estuvo el origen de La Ley de Contratación de Trabajo de 1885, promulgada para evitar la mano de obra barata, irritante para las organizaciones de trabajadores americanos de aquel tiempo, que protestaron por considerar tales contrataciones perjudiciales a sus intereses, ya que rebajaban los salarios y quebrantaban las condiciones laborales conquistadas.

Hasta 1917 se impusieron tasas especiales a los inmigrantes y se incrementaron los controles fronterizos, calificando como indeseables a todos aquellos que eran una carga pública para el Estado, como: enfermos, lisiados, débiles mentales, analfabetos, epilépticos, prostitutas, homosexuales y mendigos, permaneciendo aún vigente la exclusión de algunos de ellos en el momento actual.

DRAMÁTICO RECORD

DRAMÁTICO RECORD

images

Entramos en el libro Guinness al batir el record histórico de parados en España, alcanzando la cifra de 6.202.700 ciudadanos desempleados, algo que obliga a felicitar al sistema financiero que nos ha hundido y aplaudir al Gobierno por el éxito de su Reforma Laboral que tanto ha estimulado el empleo, ya que sin la estimable ayuda de políticos y banqueros no hubiéramos podido batir el mortífero record del 27,16 % de parados.

A esto se añade una tragedia mayor para el futuro del país: la demoledora cifra de paro juvenil, insostenible para la supervivencia y ruinosa para la economía, porque con un 57,2 % de jóvenes desempleados es imposible salir a flote, si además contribuyen al hundimiento los dos millones de familias en las que todos sus miembros están en paro.

Por otro lado, tras los brutales ajustes sociales llevados a cabo por el Gobierno y los recortes efectuados en la Administración del Estado con la sangría de contratos, reducción de dotaciones económicas y eliminación de recursos materiales, el déficit público no ha disminuido y la cifra de trabajadores en un país con 45 millones de habitantes, apenas alcanza los 16 millones de personas.

Estos datos desmienten cualquier brote verde anunciado en las tribunas, obligándonos a concluir que vivimos en una gran mentira alimentada desde la altura que es obligado pinchar, si no queremos que suceda lo mismo que con la burbuja inmobiliaria, que nos hunda definitivamente en el pozo de la miseria.

Urge atender a esta emergencia nacional. Es necesario aplicar cirugía radical a la doliente España. Se precisa un gobierno de concentración nacional. Apremia un gran pacto entre las fuerzas políticas, financieras, sindicales y sociales con las organizaciones ciudadanas para salir juntos del atasco.

GOLPE MILITAR DEMOCRÁTICO

GOLPE MILITAR DEMOCRÁTICO

Unknown

Se cumplen hoy 39 años del puñetazo que los militares portugueses dieron sobre la mesa del salazarismo que tuvo al país del fado 48 años bajo la suela de la dictadura, espoleando sus derechos y eliminando libertades de un pueblo resignado al despótico dominio de un autócrata.

En la madrugada del 25 de abril de 1974 la emisora de radio Renascença emitió la canción Grândola Vila Morena prohibida por el salazarismo, cumpliendo esta copla la importante misión de ser la señal convenida por los militares para ocupar los puntos estratégicos del país y derrumbar la dictadura, como sucedió seis horas después.

Los capitanes de abril se sublevaron contra el poder instituido para liberar al pueblo de la pobreza, el caciquismo, los abusos y explotación injusta que padecía, recibiendo el aplauso de los ciudadanos que salieron a la calle para abrazarse con sus libertadores.

Miles de portugueses se concentraron espontáneamente en Lisboa enarbolando claveles, al enterarse que un grupo de soldados los habían comprado en un puesto callejero para insertarlos en sus fusiles, dando a esta rebelión democrática por los derechos ciudadanos, el nombre de revolución de claveles.

Tras las elecciones democráticas se nacionalizaron grandes empresas y la banca, los campesinos tomaron grandes latifundios en el Alentejo y los trabajadores participaron en el control de las empresas.

Hoy los portugueses ya no tiene agujeros en el cinturón para ajustarse más los pantalones y recuerdan que no todos los golpes militares son para imponer el dominio de las espuelas, sino para librar al pueblo de los fustazos financieros, como fue su caso hace 39 años.

TRAPOS SUCIOS

TRAPOS SUCIOS

images

Con el inicio de juicios a despreciables políticos, coristas, intermediarios, esposas y dirigentes locales marbellíes, ha comenzado el reguero de trapos sucios que nos espera con «gúrtel», «noos», «eres», «catalunia», «pepiños», «bárcenas», «valensia» y otros, sabiendo que lo más repugnante está por venir.

No es deseable que el pimpampún de acusaciones, declaraciones, ocultaciones y delaciones que se avecina, sea un engañabobos que despiste al personal haciéndole olvidar el mamoneo, mangoneo, politiqueo y amigueo, que han llevado presuntamente a cabo los actuales encausados.

Destapar la cloaca de mangancias, trampancias y estafancias, nos permitirá conocer a cientos de encubridores que guardaron silencio ante lo que pasaba a diario por la puerta de sus despachos y descubrir insospechados cómplices de tan despreciables protagonistas.

Los jueces deben colaborar a que la historia de la corrupción española no se escriba al dictado de tramposos que pretenden correr un tupido velo sobre sus estafas y robos, pero también deben estar atentos a delatores que pongan en marcha el ventilador y tiren de amenazadoras mantas, al grito de «y él más».

Deseamos saber la verdad por disfrazada que se encuentre, confiamos en las togas judiciales para limpiar la podredumbre que muchos han arrojado sobre las Instituciones, esperando que la justicia haga su trabajo sin quitarse la venda ni desequilibrar la balanza, porque en ello va el futuro de la democracia, el honor institucional y la dignidad de un pueblo mancillado por cuatreros de guante blanco que han robado dinero común, despilfarrado el patrimonio de todos y condenado a la miseria a muchos ciudadanos.