GOLPE MILITAR DEMOCRÁTICO

GOLPE MILITAR DEMOCRÁTICO

Unknown

Se cumplen hoy 39 años del puñetazo que los militares portugueses dieron sobre la mesa del salazarismo que tuvo al país del fado 48 años bajo la suela de la dictadura, espoleando sus derechos y eliminando libertades de un pueblo resignado al despótico dominio de un autócrata.

En la madrugada del 25 de abril de 1974 la emisora de radio Renascença emitió la canción Grândola Vila Morena prohibida por el salazarismo, cumpliendo esta copla la importante misión de ser la señal convenida por los militares para ocupar los puntos estratégicos del país y derrumbar la dictadura, como sucedió seis horas después.

Los capitanes de abril se sublevaron contra el poder instituido para liberar al pueblo de la pobreza, el caciquismo, los abusos y explotación injusta que padecía, recibiendo el aplauso de los ciudadanos que salieron a la calle para abrazarse con sus libertadores.

Miles de portugueses se concentraron espontáneamente en Lisboa enarbolando claveles, al enterarse que un grupo de soldados los habían comprado en un puesto callejero para insertarlos en sus fusiles, dando a esta rebelión democrática por los derechos ciudadanos, el nombre de revolución de claveles.

Tras las elecciones democráticas se nacionalizaron grandes empresas y la banca, los campesinos tomaron grandes latifundios en el Alentejo y los trabajadores participaron en el control de las empresas.

Hoy los portugueses ya no tiene agujeros en el cinturón para ajustarse más los pantalones y recuerdan que no todos los golpes militares son para imponer el dominio de las espuelas, sino para librar al pueblo de los fustazos financieros, como fue su caso hace 39 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.