VIERNES DE DOLORES

VIERNES DE DOLORES

Versodiario  13 :

Hoy el viernes de dolores                                                                                                                    es un día de diversiones                                                                                                                      de alumnos y profesores                                                                                                                    que marchan de vacaciones.

En tiempo de dictadores                                                                                                                      no había risas ni canciones                                                                                                                solo duelos exteriores,                                                                                                                        condenas y confesiones.

VIERNES DE DOLORES

Hoy se da el pistoletazo de salida a todas las procesiones que esperan su turno en miles de templos repartidos por las arrugas de la piel de toro, para que los fieles católicos se vuelquen en oraciones, reclinaciones y lágrimas, al paso de doloridas imágenes  llevadas a hombros por costaleros.

En el colpicio donde la prematura desgracia condenó mi adolescencia, era el viernes de dolores, doloroso para nosotros con Víacrucis incluido, acompañado por el continuo “flectámus génua. Leváte” y peticiones incesantes cantadas al Señor rogándole que perdonara a su pueblo pecador.

El problema es que muchos ignorábamos el delito cometido para sacrificarnos con tanta genuflexión y rodilla en tierra, porque nuestras faltas no pasaban de los naturales impulsos juveniles al despertarse en nosotros nuevas fuerzas irreprimibles desconocidas hasta entonces.

Eso hacíamos al anochecer en la capilla, con el padre Esteban a la cabeza de la manifestación (de fervor religioso, claro), para recordar los dolores de la Virgen Madre por la que se le avecinaba a su Hijo en días sucesivos, y a nosotros también.

Eran jornadas de silencio, plegarias y recogido aliento junto al provisional altar, blanqueado de azucenas, donde una Hostia enorme lucía su majestad entre reflejos auríferos de la custodia que guardaba su grandeza.

Extramuros del colpicio comenzaban los presbíteros de la censura a preparar cal y cantos para tapiar cines y emparedar salas de recreo, al tiempo que redactaban el correspondiente decreto-anatema que haría enmudecer la música popular en las radios de válvulas, cubriéndose todo el espacio con un manto del más negro luto al que nuestro entendimiento no alcanzaba, por más que el temor a la condenación eterna nos llevara en largas colas al confesonario.

Después de hacer las catorce etapas del camino de la cruz terminando por dejar a Jesús sepultado en el sepulcro, caminábamos en fila silenciosa al comedor para cenar acompañados del metálico golpeo de cucharas contra los platos, antes de ir en procesión al dormitorio a soñar libremente aquello que la disciplina católico-militar nos prohibía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.