Navegando por
Etiqueta: Washington

FLORIDA POR PASCUA FLORIDA

FLORIDA POR PASCUA FLORIDA

331views

250px-Map_of_Central_Florida

La presencia masiva de hispanos en Florida, obliga a recordar que esta península americana fue española hasta que dejó de serlo a golpes, empujones, juegos diplomáticos, promesas olvidadas y contratos incumplidos de los actuales propietarios del terreno.

Cuando Juan Ponce de León descubrió el lunes de Pascua Florida del año 1513 la península americana, no tuvo otra opción que declararla territorio español y bautizarla con el nombre de Florida, por la pascua, sin saber que dejaría de ser española a cambio de un puñado de pesos que nunca llegarían a las arcas de los herederos hispanos.

Esto sucedió en 1819, cuando el cofre del Estado español estaba pleno de telarañas y el rey felón campaba impunemente por la península ibérica, dando oportunidad de empujar a los Estados Unidos sobre la sureña península hispana, hasta hacerla americana por cinco millones de monedas virtuales.

Virtuales, porque los pesos nunca fueron pagados por los deudores alegando que serían utilizados para indemnizar a los damnificados por los abusos y daños causados por los españoles a los americanos que ocupaban el territorio que ya les pertenecía, cediéndonos como premio de consolación algunos territorios americanos, que también acabarían en manos yanquis.

De nada sirvieron las advertencias del representante español en Washington, Luis de Onís, sobre las intenciones americanas, porque fue obligado a firmar con el secretario de Estado americano John Quincy Adams el tratado Adams-Onís por el que España perdía los 170.000 km2 de la península más florida del nuevo continente, con todos los floridanos dentro.

JOSHUA BELL

JOSHUA BELL

images

A primera hora de una ajetreada mañana americana cuando la ciudad de Washington comenzaba a desperezarse, un joven de treinta años se acomodó junto a la papelera en una estación de metro, apoyó el violín en su hombro y estuvo deslizando el arco sobre sus cuatro cuerdas durante una hora.

Pasaron ante él sin detenerse más de mil personas que viajaban hacia “la noche oscura para el suicidio del que desespera”. Sólo siete de los pasantes por aquella “subterránea y basta gusanera” donde se cataba el secreto de la tumba, detuvieron varios segundos su acelerado paso frente al músico.

Nadie aplaudió su actuación, pero algunos arrojaron de paso monedas a la funda del violín hasta alcanzar 37 dólares en calderilla, permitiendo bromear al músico mientras recogía los centavos y algún dólar suelto, diciendo que con ese dinero podría vivir, sin tener que pagarle a su agente.

Sólo fue reconocido el violinista callejero por la señora Stacy Fukuyama, trabajadora del Departamento de Comercio, que había pagado tres semanas antes 100 dólares por asistir al concierto que el virtuoso más cotizado, Joshua Bell, había dado en la biblioteca del Congreso.

La anónima actuación del gran violinista fue organizada por el periódico The Washington Post como parte de un experimento social que pretendía analizar la sensibilidad y prioridad de las personas, preguntándonos de forma indirecta a los seres humanos si teníamos tiempo para la música, el arte y la belleza.

LUTHER KING TENÍA UN SUEÑO

LUTHER KING TENÍA UN SUEÑO


images

Hoy se cumplen cincuenta años del sueño que Martin Luther King hizo público desde la escalinata del monumento a Lincoln con motivo de la Marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad, expresando el deseo de que negros y blancos convivieran en paz con los mismos derechos.

Pidió justicia, describió los sufrimientos de la raza negra, exigió libertades, denunció las discriminaciones y exhortó a los manifestantes a continuar su lucha por los ideales que sustentaban el movimiento antirracista que lideraba.

Soñaba Martin que algún día sus hijos no fueran juzgados por el color de la piel; que los jóvenes blancos y negros convivieran sin prejuicios, que la sociedad se mantuviera unida y no hubiera discriminaciones. Soñaba que todos los hijos de Dios, negros y blancos, judíos y cristianos, protestantes y católicos, unieran sus manos y cantaran el viejo espiritual negro: «¡Libres al fin! ¡Libres al fin! Gracias a Dios omnipotente, ¡somos libres al fin!»

Esto soñaba “el negro más peligroso para el futuro de la nación”, como decía un informe del FBI, a lo que Luther King respondió que su país era “el mayor proveedor  de violencia en el mundo”. Palabras redentoras pronunciadas poco antes de que una bala le destrozara la cara en Memphis.

PUNTILLOSA PUNTUALIDAD PUNZANTE

PUNTILLOSA PUNTUALIDAD PUNZANTE

Captura de pantalla 2013-04-18 a las 06.26.35

Un defecto atribuido tradicionalmente a los españoles es la patológica falta de puntualidad a las citas, el retraso en abrir ventanillas públicas y comercios, la prolongación de las pausas laborales y el incumplimiento de los horarios establecidos. Es decir, que los españoles no miramos mucho para el reloj, dejándonos llevar por el caprichoso cronómetro biológico personal para cumplir los compromisos adquiridos.

Tan negligente actitud tiene el peligro de ridiculizar a la diplomacia española cuando se pone al frente del Consulado en Washington a un probo funcionario que cumple estrictamente con el horario de cierre, conculcando así la norma consuetudinaria de sus paisanos, dislocando la ley que rige los comportamientos populares y ocasionando una crisis institucional en el Palacio de Santa Cruz.

El jefe diplomático de nuestro Consulado en esa ciudad tuvo claro que a la hora de cerrar el Consulado, se cierra, y punto. Aunque la ciudad se venga abajo por efecto de la pólvora embutida con metralla en una olla, llevándose por delante a varios españoles, como pudo haber sucedido con los salvajes bombazos que aterrorizaron a quienes presenciaban la carrera en la avenida Boylston.

En opinión del celoso cónsul español Pablo Sánchez-Terán, los familiares de los 90 atletas españoles inscritos en la maratón de Washington y el resto de compatriotas que presenciaban la carrera no precisaban los servicios del Consulado, ya que podían comunicarse con sus padres, hermanos, parientes y amigos, mediante señales de humo, que para eso estaban en el país de los indios, mientras él fortalecía los músculos de su incompetencia en el gimnasio de la indiferencia.

Debemos felicitar a Margallo por su inmediata decisión de cesar al jefe diplomático en Washington por incumplimiento de funciones, y esperamos que este ejemplo cunda en la clase política, siendo la destitución de Sánchez-Terán el primer paso para enviar a la calle a todos los políticos  que no cumplen sus obligaciones, aunque nos quedemos unos meses sin muchos parlamentarios, alcaldes y políticos negligentes en su tarea.

AMIGO FÉLIX

AMIGO FÉLIX

Unknown

Nuestro amigo Félix Rodríguez de la Fuente hubiera cumplido ayer 85 años, si el desprendimiento de un maldito hidropatín no hubiera desequilibrado la avioneta, estrellándola contra el suelo esquimal de Shaktooliok a las 12:30 h. de Alaska, el 14 de marzo de 1980, misma fecha en que Félix cumplía 52 años.

Junto al mar de Bering y Klondike que Félix tanto soñó en su infancia con las lecturas de Jack London, “lugar muy hermoso para morir”, según sus palabras, dejó su vida grabando la carrera de trineos con perros más importante del mundo, junto a Roa, Huéscar y Dobson.

Vaya nuestro reconocimiento a Félix por la honradez profesional de su trabajo, por la autenticidad de sus sentimientos y la convicción de sus palabras. Vaya el respeto a su inolvidable obra, unido al cariño a su persona, la gratitud por las enseñanzas recibidas y el amor que nos contagió a los animales, mostrado en la noble pasión que a ellos le hermanaba.

Félix fue el puente de unión entre todos los seres vivos que habitamos el planeta azul. Fue la palabra que clamaba en el desierto. Fue la voz de un ecologismo comprometido con la vida, sin distinguir el nivel de razón o sensibilidad de todos lo que nacen, crecen, viven y mueren a nuestro alrededor. Fue la voz de los sin voz que sufren las consecuencias de los que tienen voz y poder de destrucción.

Hoy el recuerdo a Félix viene acompañado de la carta que el jefe indio Seattle envió en 1855 al presidente de los Estados Unidos Franklin Pierce, cuando éste quiso comprar las tierras de Suwamish, actual estado de Washington:

“La tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia.

EXPLICACIONES JUDICIALES

EXPLICACIONES JUDICIALES

Ni por un momento he dudado de la honestidad de los jueces. Nunca he cuestionado mínimamente la imparcialidad con que dictan sus sentencias. Jamás se me ha ocurrido pensar que los magistrados son aficionadillos de tres al cuatro que no saben lo que tienen entre manos, sino todo lo contrario porque la gran mayoría de ellos demuestran una profesionalidad poco común, acreditada experiencia judicial y excepcional conocimiento del oficio.

Pero cuando algunos jueces y fiscales admiten públicamente que la justicia no es igual para todos, sería bueno que quienes la aplican dieran explicaciones al pueblo de sus decisiones, cuando éstas son incomprendidas por gran parte de la ciudadanía, provocando la consiguiente alarma social.

Mi credibilidad en la honradez y sabiduría judicial del juez José Castro que dirige la investigación del caso Nóos supera cualquier duda, pero creo que sería bueno para la justicia que en tan delicados momentos expusiera razones convincentes para negarse a interrogar a la infanta Cristina, aunque sólo sea como testigo.

No creo que interrogar a la secretaria del consejo de administración y copropietaria de una empresa implicada en irregularidades contables, administrativas y fiscales, sea estigmatizarla y menos aún que se haga gratuitamente.

De la misma forma, cuesta mucho aceptar que el fiscal anticorrupción Pedro Horrach no vea indicio ni prueba de que la infanta conociera las actividades de su marido, según recoge el auto del juez. Se puede admitir la falta de autoría, pero de ninguna forma la falta de conocimiento sobre las andanzas de su marido en la empresa donde era copropietaria y secretaria del consejo.

Se puede admitir que no tuviera responsabilidad criminal en las actividades delictivas de la empresa y que no tomara decisiones, pero evitar el testimonio de la esposa de un imputado en actividades delictivas alegando que no estaba al corriente de los hechos, parece algo arbitrario e insultante.

Insultante, sí, para Cristina. Porque muy tonta debe ser la infanta para no interesarse por el súbito enriquecimiento de quien se acuesta cada día en el mismo colchón con ella, al verle gastar más de siete millones de euros en la vivienda que compartían, cuando los teóricos ingresos que recibía no permitían semejante gasto, y su padre hacía años que les había invitado a darse una vuelta por Washington con un teléfono de Movistar en el bolsillo.

MATAR AL MENSAJERO

MATAR AL MENSAJERO

Entre los deportes que practica el señor Urdangarín desde que dejó profesionalmente el balonmano para dedicarse a los negocios institucionales, destacan especialmente el de hacer footing mañanero por las calles nevadas de Washington y el de matar al mensajero.

Parece claro que el primero de ellos lo practica para coger fondo y masa muscular por si se lesiona ejercitando el segundo, viéndose obligado a moverse durante unos años en el reducido espacio de una patio carcelario, si todo es como dicen los medios de comunicación que es.

El yernísimo pretende cambiar la realidad por su contrario, invirtiendo el orden de las cosas para hacernos creer que las noticias anteceden a los hechos cuando en realidad son ellas la causa y el origen de éstos. Pues no, no es así, querido amigo. Primero suceden los hechos y después se cuentan, careciendo el narrador de culpa alguna en los actos que describe.

En su afán por seguir engañando al personal, el marido de la duquesa pretende insultar la inteligencia de los súbditos reales invirtiendo la secuencia para hacer creer a los vasallos del suegro que la bomba encontrada en los cimientos del Palacio de la Zarzuela la han puesto quienes han descubierto el explosivo depositado allí por él.

Basta leer el comunicado telefónico hecho ayer por el duque consorte a la agencia Efe desde su dorado exilio americano, para fortalecernos en la idea que tenemos sobre la catadura de tan escurridizo personaje.

El presunto carterista de guante regio se lamenta cínicamente en su comunicado de los daños que están causando a la familia real las informaciones y comentarios aparecidos en los medios de comunicación, pretendiendo con ello culpar al mensajero de las tropelías supuestamente realizadas por él.

Tiene gracia. No, perdón, como diría el cartagenero Trillo: ¡Manda huevos con el chaval!