RECUERDO SOLIDARIO

RECUERDO SOLIDARIO

Mientras el rey pronunciaba el discurso navideño olvidándose de los inmigrantes, una patera con veinte de ellos llegaba a la costa almeriense mostrando la angustia en sus cuerpos, lágrimas en la mirada, bocas resecas y profunda soledad en el alma, huyendo de la muerte, dispuestos a sudar por la patria que el monarca ensalzaba en su predicación.

A tantos como han llegado desde lejanas tierras en busca del pan que no pudieron amasar en sus países de origen, quiero abrazar en vísperas de los santos inocentes, grupo castigado del que forman parte, sin haber cometido pecado alguno. Seres condenados por fatal infortunio de la cuna, que hace reyes a unos y a otros esclavos de la miseria, sin merecer unos ni otros la suerte o desgracia que les ha tocado en el reparto divino.

Nadie se juega la vida en una patera para hacer turismo. Nadie cruza el Atlántico en la bodega en un crucero si no es para sobrevivir. Nadie altera sus costumbres y cultura si la hambruna no llama a la puerta. Nadie abandona su familia para refugiarse en la soledad de una habitación decorada con fotos de los que ama.

A estas solitarias personas, desarraigadas del paisaje que les vio nacer, trabajadores obligados a demostrar cada día su competencia, hoy envío mi recuerdo. A estos seres humanos sin protección que les asista, contratados para realizar esfuerzos que sólo a ellos se les pide, acompaña mi solidaridad.

A quienes realizan detestables tareas rechazadas en muchos casos por quienes piden diariamente su expulsión.

A los que se hacinan en Centros de Internamiento de Extranjeros, “guantánamos” sin las más elementales condiciones de habitabilidad.

A quienes sienten en sus carnes el injusto arañazo del racismo y el mordisco de la xenofobia por cometer el delito de querer liberarse del hambre y la miseria.

A quienes sufren desprecio y culpas por actos vandálicos, hurtos y extorsiones realizados por otros extranjeros que no merecen un espacio entre nosotros.

A todos ellos envía un abrazo solidario quien gozó en tierra extraña de privilegios inalcanzables para ellos, sin poderse desprender de nostalgias infantiles cuando pasó las fiestas navideñas recogido en su isla familiar, lejos de su patria, su gente, su cultura y sus tradiciones.

Artículos relacionados:

VERSODIARIO Amanece cada día con incertidumbre en la jornada que espera,  circundando las adivinanzas el contorno incierto de la historia personal que a cada cual corresponde. Al despertar de los sueños nocturnos, aguardan pacientes en la antesala del día las esperanzas diurnas, sabiendo que la nueva etapa tra...
FRATERNIDAD REDENTORA Como un oasis en el áspero desierto de la insolidaridad que campea por el mundo, hemos clavado la tienda durante unas horas viejos amigos colegiales en odres de renovada amistad, formando una interminable cadena de manos fraternales, reforzada con eslabones de generosidad desconocida. Respiradero f...
NO CABE RESIGNACIÓN Lo único que justifica la brutalidad de una guerra son las consecuencias que se derivan de ella. Me refiero a que el hambre, la miseria y la ruina, son consecuencias lógicas de una guerra. Detestables, sí; pero secuelas inevitables de la repugnante dialéctica irracional y exterminadora de la guerr...
ASCO DE SER HOMBRE Poco antes de morir, en plena contienda incivil, Unamuno escribió unas notas sobre la revolución y la guerra que tituló El resentimiento trágico de la vida. Páginas escritas con dolor, en las que criticaba agriamente a "hunos" y "hotros", describiendo el sentimiento que le provocaba tanta barbarie...

3 comentarios sobre “RECUERDO SOLIDARIO

  1. A esta letanía por quien el”perdonales señor”huelga y lo cambias por “un abrazo solidario”. Me uno con total y absoluta sinceridad. Pueda tu sabia escritura, reunir la cantidad de abrazos solidarios, para aliviar las penas y sufrimientos que el olvido divino dejo caer sobre esta pobre gente.

  2. Y la indiferencia que les dedicamos. Pasamos y miramos hacia otro lado. Cuando te encuentras con las realidades que describes lo que uno siente es dolor, incapacidad. Pero esta actitud la tenemos que cambiar nosotros solos, no lo pueden hacer por nosotros. Bien sabéis, mejor que nadie, Paco y Ángel, que estas fobias y complejos se curan viajando, aunque sea haciendo turismo.

  3. Esto no se cura viajando ni haciendo turismo, ni siquiera los emigrantes de los años 60 y 70 entienden la desbandada de africanos que llegan en pateras, yo conozco muchos de esos, los que han emigrado a Europa sin conocer idioma y en muchos casos ni tan siquiera las normas mas elementales de convivencia, han vivido sólo para trabajar y duramente, pero no han aprendido casi nada, han vuelto se han comprado sus pisos se han hecho sus casas, no conocen el idioma de los respectivos países y de su cultura no tienen ni idea; eso sí, España es una mierda pero viven en España. No pidas a quien pidió ni sirvas a quien sirvió.
    Claro que me solidarizo con los que vienen e pateras, pero mas por lo que perdieron que por lo que van a ganar. Algunos dejan su vida en el desesperado intento de mejorar y lo que no saben es que seguirán pasando hambre, sed, frio y lo que es peor la soledad. ! qué desesperación llegar a la tierra prometida donde todo es desolación,
    donde en el mejor de los casos alguno se escapa sin ser devuelto y huye toda su vida
    porque es un ilegal, un apátrida. ¿ Cómo pueden soportarlo ?. Nadie que no se haya encontrado en su lugar puede entenderlo, los que toman las actitudes de racismo y xenofobia no pueden cambiarla porque eso es innato, va con nuestra personalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.