MÁS INDIGNACIÓN

MÁS INDIGNACIÓN

El espectáculo que han ofrecido los políticos en el debate parlamentario sobre la situación del país puede calificarse de indignante, y la actitud de nuestros “padres” repugna al sentido común, a la educación más elemental, a lo socialmente deseable y a lo políticamente correcto.

Indignación ha producido ver que los ciudadanos les importamos tres pimientos morrones a los parlamentarios, aliñados con la leche que maman en el escaño.

Indignación al comprobar que las expectativas del debate estaban puestas en la victoria del líder respectivo y no en resolver los problemas del país.

Indignación al observar decenas de escaños vacíos, en un alarde de desprecio mutuo entre las señorías, merecedor de los peores calificativos.

Indignación al presenciar el desaire a los representantes parlamentarios de las minorías, como si éstas no merecieran ser escuchadas.

Indignación al oír enfervorecidos aplausos por discursos de la nada, en lo que no se aplaudía el contenido de los mismos sino la promoción del patrón.

Indignación al verificar que muchos parlamentarios no merecen por su trabajo ni siquiera el subsidio de desempleo.

Indignación al advertir que el aspirante sea el mayor guadiana parlamentario, con apariciones, desapariciones, retrasos y escapadas injustificables.

Indignación al constatar que no se aúnan esfuerzos en beneficio de los ciudadanos, porque cada facción se ocupa en mantener o conseguir el poder al precio que sea.

Indignación al confirmar la enorme grieta que separa a quienes deberían unirse en beneficio de todos, con vocación de servicio indiscutible.

Indignación al verificar la impunidad de los parlamentarios ante las ausencias al trabajo, cuando a otros el retraso y absentismo les cuesta el puesto de trabajo.

Indignación por los murmullos, conversaciones, falta de educación y ausencia de respeto a los oradores, por parte de los pocos que asistían aburridos al pleno.

Indignación al ratificar la falta de sensibilidad social de los parlamentarios en momentos en que los ciudadanos necesitábamos ver a los políticos poniendo toda la carne en el asador para sacarnos del pozo donde nos han metido con su negligencia, despreocupación y falta de capacidad para evitar el derrumbe.

Indignación al comprobar que muchas de las 51 resoluciones aprobadas están alejadas de los problemas ciudadanos, como la ampliación de las frecuencias de FM o el control en puertos pesqueros.

Indignación, finalmente, por el tímido guiño que han recibido los “indignados” con la resolución que protege el sueldo de los embargados con insuficientes 320 ó 709 euros de subida sobre los embargos por impago de hipotecas, y la escasa elevación del valor de los inmuebles cuando nadie puje en las subastas.

 

Artículos relacionados:

LA MUERTE DE DON QUIJOTE Entre los libros dispersos por la mesa de trabajo, mesilla de noche y brazo del sofá, hace meses que aguardaba turno la edición que presentó la Real Academia Española de la obra de Cervantes, con motivo de su IV Centenario. Finalmente, ayer pude hojearla, - porque releída ya estaba –poniendo la vist...
EL VALOR DE DISCUTIR Nuestra larga historia está jalonada de ejemplos donde la intransigencia ideológica ha pintado de sangre los dinteles de muchas puertas, desdibujado rostros en las fotografías y tiznado de negrura el alma de los críticos contra el pensamiento dominante, sometiendo la voluntad de los divergentes a ...
RESISTIR, ¿HASTA CUÁNDO? Camiliño, nuestro último premio Nobel, solía decir que en España el que resiste, gana. O, lo que es igual, en España gana el que resiste ¿Qué os parece? Lo pregunto convencido que la resistencia de cada cual es diferente, pues no todos estamos en las mismas condiciones ni tenemos el mismo aguante....
¡ DIOS DIRÁ ! Bueno, pues ya tenemos la clave para resolver todos los problemas que tenemos encima y salvar nuestro futuro personal y colectivo, poniendo en manos de Dios nuestra vida y hacienda, para que Él decida qué hacer con nosotros. Esto es lo que nos recomienda el testimonio vital hecho público ayer por...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.