Navegando por
Etiqueta: debate

ESTILO, HUMILDAD, AUTOCRÍTICA Y VERDAD

ESTILO, HUMILDAD, AUTOCRÍTICA Y VERDAD

images

Me complacen las actitudes de buen gusto social ajenas a la pacatería,  que se ven reflejadas en gestos y posturas naturales sin afectación alguna, ni extravagante apariencia alejada de la normalidad exigida por la audiencia. Por eso, no acepto ver a un líder político acomodado en un sillón con altanera postura, como si estuviera en una taberna con amigos tomando cervezas y entonando La Estaca, que a muchos nos dejó afónicos en nuestra juventud, cuando él no había nacido.

Apuesto por el diálogo respetuoso, la exposición de ideas, el debate civilizado y la voluntad de entendimiento con el discrepante, convencido de que nadie tiene patente de propiedad exclusiva sobre la inexistente verdad absoluta. Por eso, no acepto la descalificación del adversario y rechazo el insulto como argumento, por muy lejos que me encuentre de la falsedad ofensiva que el oponente exponga en «pantuflas» domésticas.

Defiendo la palabra sincera, la incuestionable verdad, la aceptación de críticas, la valiente autocrítica y la complicidad con amigos hasta el límite del error cometido por ellos que no se debe encubrir, por noble que sea el proyecto que les une y entrañable el afecto compartido con el profesor Íñigo y el asesor gubernamental Juan Carlos. Por eso, repudio el insulto colectivo al sentido común de la ciudadanía con justificaciones injustificables, el “prietas las filas”, la defensa de lo indefendible, la ambigüedad en las explicaciones y los tradicionales argumentos mantenidos por los encastados, que reproducen quienes pastaban hace meses en el campo social, libres de marcas de herradero, con trapío y bravura, pero sin encaste político.

Pido, pues, estilo, humildad, autocrítica y verdad al posible presidente del Gobierno, porque tendrá que representarnos también a quienes «podemos» votarle apostando por el respeto, la sencillez, la autocensura y la sinceridad, detestando la chulería, el insulto, la prepotencia, el encubrimiento y la mentira.

EL VALOR DE DISCUTIR

EL VALOR DE DISCUTIR

images

Nuestra larga historia está jalonada de ejemplos donde la intransigencia ideológica ha pintado de sangre los dinteles de muchas puertas, desdibujado rostros en las fotografías y tiznado de negrura el alma de los críticos contra el pensamiento dominante, sometiendo la voluntad de los divergentes a pelotones de fusilamiento, piras inquisitoriales y exclusiones sociales.

Discutir es examinar atentamente una cuestión entre varias personas alegando respetuosamente cada cual las razones sobre su parecer respecto a la materia objeto de análisis, algo que define el nivel intelectual y educativo de las personas que discuten.

A los españoles nos falta capacidad para la discusión templada en los debates, la argumentación razonada, el diálogo civilizado, el respeto a otras ideas y el silencio cuando interviene el oponente, sobrándonos instinto de porfía, afición a la bronca, dominio del insulto, exceso de mordacidad, tendencia al griterío y fáciles descalificaciones.

El poeta Guerra Junqueiro afirmaba con cierta ironía que “quienes ven todo claro, son espíritus oscuros”, y los españoles debatimos ocasionalmente con clarísimos argumentos más oscuros que la cueva de las Múcheres, que nos lleva a dogmatizar por mimetismo con la actitud de la Iglesia ante lo desconocido.

Vivimos un clima de intransigencia que nos impide encontrar el camino de la verdad porque el apasionamiento lo impide, la soberbia lo prohíbe y la prepotencia pone barreras a la inteligencia, espantando el sentido común y la cordura con sus gritos.

Son muchas las ocasiones en que las disputas no pretenden llegar al encuentro con el opositor, ni conceder al discrepante la parte de verdad que le corresponde, olvidando que en las palabras del adversario hay siempre una parte de verdad por pequeña que ésta sea, con capacidad para desesterilizar discusiones que sólo pretenden salvaguardar el amor que cada uno tenemos a nosotros mismos, aunque no nos merezcamos tanto amor propio.

Los intolerantes tienen especial capacidad para metamorfosearse en moluscos bivalvos, que se encierran en las dos herméticas valvas de su concha impidiendo que penetre en ellos la más leve posibilidad de encuentro con ideas contrarias a las suyas, para evitar ser devorados por los argumentos contrarios.

VOTAR Y OPINAR

VOTAR Y OPINAR

Imprimir

Votar en unas elecciones democráticas consiste en otorgar la confianza a un candidato presentado a representar al pueblo, es decir, expresar de forma secreta la preferencia de cada cual mediante una papeleta electoral introducida en la urna. Además, opinar, consiste en expresar el parecer personal sobre algo cuestionable, sin certera evidencia.

Por otro lado, voces sabias y democráticas aseguran sin vacilar que una grandeza democrática consiste en dar el mismo valor a cada uno de los votos emitidos por los ciudadanos, de manera que cada votante puede optar libremente por entregar su papeleta al candidato que prefiera. Dicho esto, vamos con el juego.

Si polemizan los políticos en campaña electoral, ¿por qué no vamos a discutir civilizadamente los ciudadanos sobre aspectos electorales dignos de reflexión? Abramos, pues, la polémica, con el único animo de animar el debate, agitando pilares democráticos y provocando réplicas intelectuales que nos enriquecerán a todos.

La democracia otorga  libertad de opinión a todos los ciudadanos para que cada uno diga lo que quiera sin ofender al prójimo, lo cual permite opinar a todos los vecinos, permitiéndome decir que el voto no es más que una opinión personal e intransferible, traducida en papeleta electoral que se introduce en una urna a través de una rendija, para decir de forma anónima quién debe ocupar el cargo político que se somete a votación, siendo emitido el veredicto de acuerdo con la opinión subjetiva del votante.

Hasta aquí todos conformes, pero demos paso a la polémica admitiendo que todos los votos tienen el mismo valor, pero negando que todas las opiniones valgan lo mismo y deban ser tenidas en cuenta de igual forma, ya que la inteligencia y el nivel de conocimientos de los opinadores determina el valor y mérito de los veredictos pronunciados sobre la cuestión objeto de consideración.

Vale que todos los ciudadanos tenemos derecho a opinar sobre lo que nos apetezca, pero no todas las opiniones tienen el mismo valor, ni deben ser tenidas en cuenta de igual forma, porque los conocimientos, la experiencia, el talento de las personas y su personalidad, determinan el valor de las opiniones y el respeto que merecen, aunque algunas no merezcan ningún respeto porque quienes lo merecen son las personas, no las opiniones, por mucho que aspiren a ser respetables.

Es decir, si aceptamos que el voto es una forma de opinar, y que las opiniones no tienen el mismo valor, es difícil aceptar que los votos otorgados por los diferentes ciudadanos valgan lo mismo, concluyendo que las elecciones democráticas son un fraude de imposible solución.

Queda abierto el debate y el desacuerdo. ¿Quién toma la palabra?

ANESTESIADOS, ABURRIDOS Y CANSADOS

ANESTESIADOS, ABURRIDOS Y CANSADOS

diputados-durmiendo

Pasada la resaca del debate sobre el Estado de la Nación y desinteresados por el resultado de la victoria de “huno” o de “hotro”, es fácil concluir que hemos quedado anestesiados, aburridos y cansados, optando por guardar silencio, pensando más en el fracaso de Tiananmen y los muertos en la plaza mexicana de las Tres Culturas, que en la victoria popular del mayo francés.

Olvidamos que en España gana el que resiste, demostrando el Gobierno tener mayor resistencia que los gobernados, incapaces de seguir el ejemplo de los jóvenes chinos o de los estudiantes que tomaron las calles parisinas en 1968, exigiendo derechos que pretendían usurparles los mandamases desde sus despachos, en plena crisis económica.

Hemos pasado de la indignación, la protesta y la lucha que nos mantenía despiertos, al adormecimiento de la anestesia que nos inmoviliza, al aburrimiento que nos deprime el ánimo y al cansancio que nos retiene en el sillón de la frustración, alejando de nosotros toda posibilidad de redención.

Anestesiados, aburridos y cansados, estamos sobreviviendo a la crisis provocada por quienes no la están sufriendo, abandonados al pairo por un poder político que pretende seguir usurpando la soberanía popular, apelando a las defraudadoras urnas, que nada tienen que ver con la democracia social y participativa secuestrada por los financieros y sus cómplices políticos.

Estamos anestesiados de tanta verborrea charlatana. Aburridos de sonsonetes y promesas incumplidas. Cansados de cadenas y mordazas. Hartos de peregrinar por el desierto. Consumidos por las estafas. Decepcionados por los engaños. Desalentados por los perjurios. Y hastiados de soportar caprichos injustificados y ajustes gratuitos que nos quebrantan.

Anestesiados estamos con politicaína inhabilitante de toda respuesta a estímulos ofensivos, a la prepotencia ministerial, a las provocaciones insultantes y las mentiras institucionales. Aburridos estamos de discursos vacíos de contenido, palabras huecas,  explicaciones incomprensibles, justificaciones inaceptables y trampas electorales. Cansados estamos de fraudes tributarios impunes, manipulaciones argumentales, descarados insultos al común sentido de los mortales y corrimientos de dinero por las alcantarillas oficiales.

Anestesiados, aburridos y cansados, sí; pero no dispuestos a esperar en el andén de la vida la llegada del ángel exterminador que nos pique el billete para el gran viaje, sin liquidar antes a los revisores del tren que controlan la vida y hacienda de los viajeros hacinados en la miseria de los vagones.

MÁS INDIGNACIÓN

MÁS INDIGNACIÓN

El espectáculo que han ofrecido los políticos en el debate parlamentario sobre la situación del país puede calificarse de indignante, y la actitud de nuestros “padres” repugna al sentido común, a la educación más elemental, a lo socialmente deseable y a lo políticamente correcto.

Indignación ha producido ver que los ciudadanos les importamos tres pimientos morrones a los parlamentarios, aliñados con la leche que maman en el escaño.

Indignación al comprobar que las expectativas del debate estaban puestas en la victoria del líder respectivo y no en resolver los problemas del país.

Indignación al observar decenas de escaños vacíos, en un alarde de desprecio mutuo entre las señorías, merecedor de los peores calificativos.

Indignación al presenciar el desaire a los representantes parlamentarios de las minorías, como si éstas no merecieran ser escuchadas.

Indignación al oír enfervorecidos aplausos por discursos de la nada, en lo que no se aplaudía el contenido de los mismos sino la promoción del patrón.

Indignación al verificar que muchos parlamentarios no merecen por su trabajo ni siquiera el subsidio de desempleo.

Indignación al advertir que el aspirante sea el mayor guadiana parlamentario, con apariciones, desapariciones, retrasos y escapadas injustificables.

Indignación al constatar que no se aúnan esfuerzos en beneficio de los ciudadanos, porque cada facción se ocupa en mantener o conseguir el poder al precio que sea.

Indignación al confirmar la enorme grieta que separa a quienes deberían unirse en beneficio de todos, con vocación de servicio indiscutible.

Indignación al verificar la impunidad de los parlamentarios ante las ausencias al trabajo, cuando a otros el retraso y absentismo les cuesta el puesto de trabajo.

Indignación por los murmullos, conversaciones, falta de educación y ausencia de respeto a los oradores, por parte de los pocos que asistían aburridos al pleno.

Indignación al ratificar la falta de sensibilidad social de los parlamentarios en momentos en que los ciudadanos necesitábamos ver a los políticos poniendo toda la carne en el asador para sacarnos del pozo donde nos han metido con su negligencia, despreocupación y falta de capacidad para evitar el derrumbe.

Indignación al comprobar que muchas de las 51 resoluciones aprobadas están alejadas de los problemas ciudadanos, como la ampliación de las frecuencias de FM o el control en puertos pesqueros.

Indignación, finalmente, por el tímido guiño que han recibido los “indignados” con la resolución que protege el sueldo de los embargados con insuficientes 320 ó 709 euros de subida sobre los embargos por impago de hipotecas, y la escasa elevación del valor de los inmuebles cuando nadie puje en las subastas.