IVÁN EL TERRIBLE

IVÁN EL TERRIBLE

Unknown

El jueves 28 de agosto de 1530 los vecinos de Kolómenskoye celebraron el nacimiento del primer zar en casa de su vecino Vasíllevich, sin saber que festejaban la llegada al mundo de un terrible ser humano aterrorizador del pueblo ruso durante los cincuenta años que duró su reinado.

Al morir la primera de sus siete esposas, el déspota Iván sufrió el primer desvarío mental arrojando perros vivos desde torres y campanarios, entregando luego el cuerpo del príncipe Shuiski y del arzobispo Leonid a los animales que sobrevivían para que se alimentaran a dentellada limpia con carne humana noble y santa, mientras él rezaba el rosario para acrecentar su exacerbada y delirante religiosidad

Devastó ciudades, mató de un bastonazo a su primogénito, condenó a muerte a un príncipe homosexual, descuartizó con un hacha a los príncipes Nikolai Telepnev y Snuyon, ahogó en un río a su primo Vladimir, envenenó a cinco de sus esposas, decapitó prisioneros de guerra, empaló rebeldes y liquidó a miles de súbditos, sin temblarle la mano ni tartamudear, mereciendo ser llamado “el terrible”.

Eso sí, para agradar a Dios y cristianizar al pueblo, levantó en Moscú el gran templo de San Basilio, antes de trasladar la corte a su refugio privado de Aleksándrovskaya Slobodá, donde se pasaba horas rezando en el oratorio para ganar la vida eterna, siendo bendecido e indultado por prelados y príncipes de la Iglesia.

2 comentarios en «IVÁN EL TERRIBLE»

  1. Pues la verdad es que fue terrible Ivan, y desde luego no el único verdugo que ha tenido un pueblo que a lo lardo de la historia ha sufrido el delírio de muchos de sus gobernantes.
    Estoy a punto de partir para Rusia a la vuelta te contaré.

  2. Por mucho que rezara Iván el terrible…, seguro que estará en el infierno, al igual que Azaña… (que estudió en el Monasterio de El Escorial (Madrid)con los PP Agustinos), Carrillo…, (que lo único que tiene de santo es el nombre), Stalín…, Lenin y otros muchos. Si es que en Rusia… y en sus abyectos, hay mucho «cabrón suelto…» Dios nos libre de ellos … y de los seguidores de sus doctrinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.