ELECTROCUTACIÓN SOCIAL

ELECTROCUTACIÓN SOCIAL

b

Con estupor, indignación y electrofobia recibimos ayer noche los escupitajos insolidarios lanzados por el presidente de la patronal eléctrica desde la pantalla televisiva contra todos los ciudadanos, pero muy especialmente contra sus congéneres más pobres, débiles y desamparados. Salivazos proyectados con una frialdad especulativa propia del más feroz e inmisericorde capitalismo.

Elogió de forma complaciente y sin escrúpulos los seis mil millones de beneficios obtenidos por las empresas eléctricas el último año, al tiempo que defendía con uñas y dientes la negativa empresarial a pagar el descuento en la factura del “bono social” para el 15 % de las familias en situación de pobreza energética, que afecta principalmente a niños, ancianos y enfermos crónicos.

Sabiendo que los beneficios de las compañías eléctricas alcanzaron el pasado año la obscena cifra ya citada, el señor Montes puso la sangre boca arriba a los espectadores al comparar la venta de coches con el negocio energético, aparentado desconocer que la compra de un vehículo no es comparable a la adquisición de un producto comercial básico para la subsistencia, pues sin electricidad no hay vida ni posibilidad de subsistencia.

La electrocutación social masiva de ciudadanos sin recursos económicos y su clara intención de llevar ante la justicia a los reenganchadores que agonizan socialmente, recuerda la fumigación y exterminio de judíos en los campos de concentración, con el agravante de ser propuesta la condena a muerte por hipócritas representantes populares que accedieron al poder con las papeletas electorales de los condenados a la silla eléctrica empresarial.

Acabó el jefe de Unesa sorprendiendo con su ignorancia sobre los impuestos que pagan las empresas eléctricas y el dinero que tienen en paraísos fiscales, pero defendió que el 62 % de la factura eléctrica se debe a “políticas ajenas”, sin darse cuenta que dichas políticas tal vez hayan sido diseñadas por los actuales consejeros de las empresas beneficiarias.

No olvidemos que Aznar, Martín Villa, Miguel Roca Elena Salgado y Pedro Solbes, aconsejan las políticas comerciales de Endesa. Miguel Boyer cobra de Red Eléctrica. Croissier y Jon Imaz están en la nómina de Repsol. Acebes en Iberdrola. Marcelino Oreja en Enagas. Y Felipe González ha anunciado su salida de Gas Natural tras muchos años sirviendo a sus intereses.

Artículos relacionados:

TELEAFÓNICA TELEAFÓNICA Al parecer, la multinacional Telefónica se está quedando afónica en la casa donde la parieron y amamantaron durante 80 años, desde aquel lejano 19 de abril de 1924 en que Directorio de Primo de Rivera la bautizara con el nombre de Compañía Telefónica Nacional de España, hasta 1999 e...
CALDERA SOCIAL Vivimos tiempos convulsos gobernados por mentiras institucionales, corruptelas impunes, palabras desorbitadas, insultos injustificados, desmedidos agravios y gestos histriónicos, donde los poderosos amordazan las voces críticas, criminalizan a los desahuciados, desprecian a los "preferentistas", d...
PRIMERO DE MAYO Se celebra hoy la fiesta de los trabajadores, es decir, la fiesta de todos los ciudadanos porque cada uno a su manera realiza una tarea, aunque sea bien distinto el trabajo de unos y el de otros. Ceremonia con tintes rutinarios protagonizada por los sindicatos de clase, que provoca sonrisas en la...
AMOS DEL MUNDO Cada palmo de tierra perdido en el campo tiene un propietario, pero la Tierra pertenece a unos cuantos amos del mundo, desde que los mercados y las empresas se extendieron hasta alcanzar una dimensión universal más allá de las fronteras nacionales, con transformaciones económicas globales, fruto d...

Un comentario sobre “ELECTROCUTACIÓN SOCIAL

  1. A esto y, a otras muchas cosas no lleva la intocable clase política. La única solución que se me ocurre, es la de educar adecuadamente a nuestras generación futura, de tal manera que en un mañana se puedan corregir todos estos atropellos, porque de otra forma no acabaremos con los privilegiados.
    Antes la aristocracia, después la dictadura y ahora la clase política. Nunca conoceremos una sociedad satisfactoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.