Navegando por
Etiqueta: exterminio

NO HABRÉ VISTO BIEN

NO HABRÉ VISTO BIEN

la-niña-y-el-buitre

Acabo de ver la imagen de un buitre a la espera de alimento para la subsistencia, apostado a pocos metros de un niño famélico agachado que come alimento de la basura en un desesperado intento por sobrevivir en un mundo que camina con rumbo fijo a su propio exterminio, sin darse cuenta de ello ni reparar en la indiferencia y ambición que nutre su locura.

Puede ser que no haya visto bien el retrato o que la fotografía esté trucada, porque de ser cierta la imagen que en ella se recoge no me queda otra opción que vaciar la memoria para olvidarla, coserme los ojos con hilo de rebeldía, gritar hasta desgañitarme, tomar la pluma para denunciar la ceguera de quienes miran para otro lado y encausar a los promotores del exterminio.

Algo pérfido y maligno anida en el pecho descorazonado de quienes hacen de las personas carroña humana para alimentar buitres hermanados con ellos, dando un paso más en la perversa miseria y satánico exterminio que se lleva por delante la vida de un niño cada tres segundos, con el mismo desprecio que se tira un desperdicio inservible a la basura.

Los muertos son la enseñanza aprendida lejos de los pupitres y todos ellos son iguales, distinguiéndose solamente en la forma de morir, siendo la peor muerte dejar que la hambruna infantil sea pasto de las aves carroñeras, sin que el instinto de los buitres desvíe su atención hacia quienes ponen entre sus garras carne inocente, cuyo delito es haber nacido al sur de la miseria.

EUGENESIA OLVIDADA

EUGENESIA OLVIDADA

b

La eugenesia social pretendía mejorar las claves genéticas humanas con técnicas manipulativas para conseguir una raza más inteligente, fuerte y sana, que degeneró en su hermana gemela, impidiendo el nacimiento de personas inferiores para los manipuladores, con el fin de economizar dinero y recursos.

Con semejante pretexto se aplicaron métodos de exterminio olvidados por gran parte de la población mundial que mira para otro lado, sin recordar lo sucedido en hospitales con ciudadanos pertenecientes a grupos humanos despreciables para los matarifes, sin importarle demasiado a una sociedad acomodada que prefiere no recordar.

Fue el Estado norteamericano de Indiana quien dio el primer paso en 1901 promulgando una ley de eugenesia a la que se sumaron años después treinta Estados del mismo país, autorizando a esterilizar todas las personas que no formaran parte del redil socialmente normalizado.

Inicialmente se trataba de impedir que los deficientes mentales tuvieran descendencia, pero más tarde entraron en el saco el grupo de teóricos pervertidos sociales, entre los que se encontraban asesinos, discrepantes, gitanos, meretrices, judíos, violadores, alcohólicos, drogadictos, homosexuales y otras subespecies humanas calificadas como “degeneradas” por quienes ordenaban los tratamientos esterilizadores.

En Europa, fue Alemania la primera que se sumó a las esterilizaciones masivas para higienizar la sociedad y alcanzar la pureza racial perseguida por el Tercer Reich. Pero no sólo fueron los teutones nazis seguidores de la antigua ley indiana, también el Gobierno de Suecia ha reconocido que sesenta mil suecos fueron esterilizados, aplicando una ley de los años treinta que fue derogada en 1976.

ELECTROCUTACIÓN SOCIAL

ELECTROCUTACIÓN SOCIAL

306views

b

Con estupor, indignación y electrofobia recibimos ayer noche los escupitajos insolidarios lanzados por el presidente de la patronal eléctrica desde la pantalla televisiva contra todos los ciudadanos, pero muy especialmente contra sus congéneres más pobres, débiles y desamparados. Salivazos proyectados con una frialdad especulativa propia del más feroz e inmisericorde capitalismo.

Elogió de forma complaciente y sin escrúpulos los seis mil millones de beneficios obtenidos por las empresas eléctricas el último año, al tiempo que defendía con uñas y dientes la negativa empresarial a pagar el descuento en la factura del “bono social” para el 15 % de las familias en situación de pobreza energética, que afecta principalmente a niños, ancianos y enfermos crónicos.

Sabiendo que los beneficios de las compañías eléctricas alcanzaron el pasado año la obscena cifra ya citada, el señor Montes puso la sangre boca arriba a los espectadores al comparar la venta de coches con el negocio energético, aparentado desconocer que la compra de un vehículo no es comparable a la adquisición de un producto comercial básico para la subsistencia, pues sin electricidad no hay vida ni posibilidad de subsistencia.

La electrocutación social masiva de ciudadanos sin recursos económicos y su clara intención de llevar ante la justicia a los reenganchadores que agonizan socialmente, recuerda la fumigación y exterminio de judíos en los campos de concentración, con el agravante de ser propuesta la condena a muerte por hipócritas representantes populares que accedieron al poder con las papeletas electorales de los condenados a la silla eléctrica empresarial.

Acabó el jefe de Unesa sorprendiendo con su ignorancia sobre los impuestos que pagan las empresas eléctricas y el dinero que tienen en paraísos fiscales, pero defendió que el 62 % de la factura eléctrica se debe a “políticas ajenas”, sin darse cuenta que dichas políticas tal vez hayan sido diseñadas por los actuales consejeros de las empresas beneficiarias.

No olvidemos que Aznar, Martín Villa, Miguel Roca Elena Salgado y Pedro Solbes, aconsejan las políticas comerciales de Endesa. Miguel Boyer cobra de Red Eléctrica. Croissier y Jon Imaz están en la nómina de Repsol. Acebes en Iberdrola. Marcelino Oreja en Enagas. Y Felipe González ha anunciado su salida de Gas Natural tras muchos años sirviendo a sus intereses.

EL GOL DE LA FARSA

EL GOL DE LA FARSA

Unknown

El augusto militar Pinochet había conquistado el poder en Chile a tiro limpio, poniendo a todos los ciudadanos del país bajo la suela de su zapato y clavando espuelas en los costillares de siete mil “rojos” chilenos hacinados en el Estadio Nacional, antes de ordenar a los matarifes que dispararan sus balas a las cabezas y corazones de los confinados, salpicando el graderío con sangre de los más insurrectos.

Mientras esto sucedía, los responsables del teatro futbolero organizaron el partido de repesca para el mundial de Alemania de 1974 entre las selecciones de Chile y Rusia, acordando que el torneo se celebrara en el Estadio-Cárcel de Santiago de Chile el 21 de noviembre de 1973, obligando a los militares golpistas a desplazar todos los condenados allí encerrados a otro campo de concentración.

Cuando los directivos de la FIFA visitaron el Estadio, quedaron admirados por la limpieza de las gradas, la calidad del césped y la amplitud de los vomitorios, sin ver ropa vieja por el suelo, restos abandonados de miseria, hierba enrojecida en la cancha y estrechez de los túneles donde se habían podrido de dolor los desaparecidos.

Aprobado ya el esperpéntico escenario y vendidas dieciocho mil entradas entre los incondicionales del dictador, no pudo celebrarse el fantasmagórico partido porque el equipo ruso decidió no acudir a la cita en el macabro espacio teatral donde tuvo lugar el estreno de la mayor farsa deportiva imaginable.

Sin rivales en la cancha, avanzaron los delanteros de la selección chilena hacia la portería vacía del equipo ruso y Francisco Chamaco Valdés marcó el más vergonzoso gol de la historia deportiva, donde el equipo vencedor jugó contra el aire entre aplausos y ovaciones de los espectadores que sustituyeron a los espectros en aquella cámara de tortura y exterminio.

Una vez más, fútbol y política se dieron la mano, arrimando la FIFA su sardina al ascua más caliente como haría en 1978 en Argentina con la dictadura de Videla.

MATANZA DE GATOS

MATANZA DE GATOS

images

El periodo comprendido entre la caída del Imperio Romano y el descubrimiento de América fue el más tenebroso de la historia humana, caracterizado por persecuciones, matanzas, guerras y condenas, bajo el dominio de la cruel y siniestra Inquisición, de cuyas fechorías no se salvaron ni los gatos.

Estos felinos fueron acusados de ser desleales, falsos, diabólicos y cómplices de las brujas, que debían ser exterminados por su relación con el maligno, de las formas más espantosas, como decapitación, apaleamiento, desuello, lapidación, despellejamiento, descuartizamiento o aplastamiento.

Estas atrocidades se mezclaban con otras más elocuentes, como hogueras donde los gatos eran quemados vivos; con ollas, donde eran hervidos en aceite; con iglesias, desde cuyas espadañas eran arrojados contra el suelo; o con casas, donde eran emparedados vivos para ahuyentar los malos espíritus.

La superstición rural llevó a los campesinos a incinerar gatos para fertilizar el campo, arrojando sus cenizas sobre la tierra cultivada, al tiempo que aseguraban  la fecundidad de los animales que pisaran las cenizas, siendo acusadas de herejes, expropiadas y torturadas, las personas que tuvieran felinos.

Pero los inquisidores no repararon en las consecuencias de la aniquilación, pues el exterminio de los gatos provocó una proliferación incontrolada de ratas de tal calibre que se llevó por delante a treinta millones de personas, con motivo de la peste negra transmitida por tales roedores.

HACIENDO MEMORIA

HACIENDO MEMORIA

Mucho se ha criticado el nazismo y se ha despreciado a los líderes nazis que llevaron a la raza humana a la mayor barbarie de la historia. Pero son pocos los que recuerdan a sus cómplices, sin los cuales no hubieran sido posibles los asesinatos, bombardeos, cañonazos y matanzas que se llevaron a cabo en los campos nazis de exterminio. Por eso, es necesario recordar que:

La Iglesia católica estuvo al lado de los tres dictadores europeos.

Westinghouse y General Electric multiplicaron sus inversiones y beneficios.

Suiza abrió fronteras al oro robado por Hitler y las cerró a los deportados.

Hugo Boss se encargó de vestir a buen precio a todo el ejército alemán.

El presidente de IBM fue condecorado por ayudar a identificar judíos.

El Deutsche Bank financió la construcción del campo de Auschwitz.

Joe Kennedy, Prescott Bush y Fritz Thyssen colaboraron con Hitler.

Los aviones de Hitler volaban con el combustible de Standard Oil.

Los soldados nazis se desplazaban en vehículos Ford.

Finalmente, el consorcio IGFarben que luego fue Bayer, Basf y Hoechst, usó a los prisioneros de los campos de concentración como cobayas y mano de obra gratis, obligándoles a producir en sus fábricas el gas que iba a liquidarlos.

ANIVERSARIO DEL EXTERMINIO

ANIVERSARIO DEL EXTERMINIO

 En agosto de 1945 la guadaña radiactiva que transportaba Enola Gay en su vientre aceleró el parto de Little Boy, una guadaña radiactiva de tres metros de longitud y cuatro toneladas de peso que cayó a las ocho y cuarto de la mañana sobre Hiroshima, esparciendo muerte por la ciudad a manos llenas con los cuarenta millones de cartuchos de dinamita que representaba la explosión que no dejó piedra sobre piedra en cientos de kilómetros a la redonda.

Cuando el fotógrafo militar George Caron disparó su cámara desde la cola del B-29, perdió el habla al ver la inmensa nube atómica, compendio de todas las plagas bíblicas, que se alzaba como sanguinario hongo gigantesco, jamás visto por el ojo humano.

Pareciéndole a Truman pequeño este regalo para los japoneses, decidió eliminar el desencanto nipón enviándoles tres días después un nuevo obsequio llamado Fat Man con plutonio en las venas, pues el uranio abandonado en el primer viaje no complació al presidente por su baja calidad.

 Su destino: Kokura, pero las nubes taparon la ciudad y sus vecinos se quedaron sin el presente, pues  tras dar el bombardero tres vueltas en vano, puso rumbo a Nagasaky, sin avisar a los vecinos para que salieran a recibir el obsequio.

Resumen: miles de muertos en el acto, miles de muertos durante los años que siguieron al acto y miles de japoneses a los que espera la muerte anticipada porque la radiación es duradera, mientras los analistas del exterminio aseguran que fue lo mejor que pudo ocurrir. Curioso.