EL VALOR DE LA EXPERIENCIA

EL VALOR DE LA EXPERIENCIA

Borges nos habla de Abtu en su libro sobre los seres imaginarios, y Castel lo cita como Abdyu en su Diccionario sobre mitología egipcia. Sea como fuere, era uno de los dos peces, – el otro era Anet -, que según la teología heliopolitana nadaban por delante de la barca del sol en su viaje nocturno y subterráneo, para advertir al dios Ra de los peligros que pudieran venirle.

No cabe metáfora más elocuente sobre el valor de la experiencia, ni existe imagen retórica de mayor convicción para recordar a los impetuosos jóvenes que van por el mundo arrollando las canas y a la sociedad que lo permite, la necesidad de abrir los oídos y despejar la mente para dar cabida en ella a sabias palabras no contenidas en libro alguno, ni al alcance de quienes surcan la vida entre inevitables turbulencias, desconocidas para ellos.

Joubert nos advirtió en póstumos pensamientos, que la tierra por donde los jóvenes caminaban perdidos, era harto conocida para él. Pero esto al mercantilismo dominante le rebota en los tímpanos y a la plutocracia le resbala en la cartera, guiados por un feroz capitalismo y desmedido abuso laboral, amparados por una comunidad social que navega con el rumbo equivocado.

En nombre de un artificioso progreso disparatado y una modernidad trasnochada antes de su nacimiento, la actual sociedad ha olvidado que desde el comienzo de los tiempos, los humanos tuvieron claro el valor de la experiencia y se protegían con la sabiduría de quienes iban delante en la travesía colectiva, advirtiéndoles de los peligros que acechaban para evitar que cayeran en ellos. Así, por ejemplo, el Consejo de Ancianos, institución consultiva de la monarquía, contrabalanceaba el poder real en la antigua Roma.

Pero esto, que en la mitología recibe el aplauso y la admiración, sólo merece el desdén en los años que nos ha tocado vivir, donde se menosprecia la sabiduría, templanza y experiencia de quienes han viajado antes por la vida, igual que los nuevos ricos abandonan valiosas antigüedades a cambio de las novedades que el marketing les pone en la pantalla del televisor.

Hoy quedan postergados sabios ciudadanos excluidos de la vida laboral, en un alarde de despilfarro intelectual merecedor de eterno castigo.  Hoy se trata como material de desecho a preclaras mentes de veteranos profesionales, con capacidad para aportar grandes beneficios a la sociedad, olvidando el Conseil des Anciens francés de finales del siglo XVIII, precursores del grupo The Global Elders, que ayudaban a resolver los conflictos mundiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.