EL GIGI ESPAÑOL

EL GIGI ESPAÑOL

images

Hace años, Dalida popularizó la canción “Gigi l’amoroso” en la cual el italiano Gigi despertaba del sueño americano, por olvidar que era el napolitano Guiseppe Fabrizio Lucas Santini, perdido en la fantasía de un proyecto amoroso que nada tenía que ver con su situación, distorsionada por falta de sentido de la realidad y carencia de autocrítica.

Esto es lo que ha pasado ayer a los gigis españoles capitaneados por el grupo de privilegiados viajeros que han hecho turismo en Argentina a costa de los embaucados en imposible empresa, que ha costado al erario público miles de millones de euros en los tres intentos frustrados que lleva la capital del reino ofreciendo a los atletas del mundo bailar en Madrid un chotis sobre los aros olímpicos.

Hoy regresan estos gigis decepcionados por no haber logrado engañar a los miembros del COI poniéndoles en la mesa un gato famélico con apariencia de ser exquisita liebre guisada a fuego lento en pucheros de honradez, competencia, talento y limpieza, cuando en realidad se trataba de un minino robado a la educación, la sanidad, la justicia, la investigación, el deporte y la dependencia.

Pero lo grave del caso no es que descubrieran la trampa los votantes, sino la falta de autocrítica interna y el exceso de crítica externa exhibido por algunos políticos y periodistas, tras escuchar el veredicto de exclusión por tercera vez, acusando de corruptos a los miembros del COI, denunciando lobbies y apelando a otras zarandajas por el estilos que nada tienen que ver con la verdadera justificación del reiterado fracaso.

¿Quién podía imaginar que los miembros del COI iban a poner las olimpiadas de 2020 en manos de una país endeudado hasta las cejas, dominado por la corrupción política y financiera, con el dopaje a pie de pista, la transparencia en la sala de espera y una pandilla de políticos incapaces de comunicar su proyecto por incompetencia lingüística, que han improvisado la estrategia hasta dos minutos antes de la votación y reducido más del 50% su ayuda al deporte, cuando lo único digno que tenemos son los deportistas que nos han representado con Gasol a la cabeza?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.