Navegando por
Etiqueta: autocrítica

ESTILO, HUMILDAD, AUTOCRÍTICA Y VERDAD

ESTILO, HUMILDAD, AUTOCRÍTICA Y VERDAD

images

Me complacen las actitudes de buen gusto social ajenas a la pacatería,  que se ven reflejadas en gestos y posturas naturales sin afectación alguna, ni extravagante apariencia alejada de la normalidad exigida por la audiencia. Por eso, no acepto ver a un líder político acomodado en un sillón con altanera postura, como si estuviera en una taberna con amigos tomando cervezas y entonando La Estaca, que a muchos nos dejó afónicos en nuestra juventud, cuando él no había nacido.

Apuesto por el diálogo respetuoso, la exposición de ideas, el debate civilizado y la voluntad de entendimiento con el discrepante, convencido de que nadie tiene patente de propiedad exclusiva sobre la inexistente verdad absoluta. Por eso, no acepto la descalificación del adversario y rechazo el insulto como argumento, por muy lejos que me encuentre de la falsedad ofensiva que el oponente exponga en «pantuflas» domésticas.

Defiendo la palabra sincera, la incuestionable verdad, la aceptación de críticas, la valiente autocrítica y la complicidad con amigos hasta el límite del error cometido por ellos que no se debe encubrir, por noble que sea el proyecto que les une y entrañable el afecto compartido con el profesor Íñigo y el asesor gubernamental Juan Carlos. Por eso, repudio el insulto colectivo al sentido común de la ciudadanía con justificaciones injustificables, el “prietas las filas”, la defensa de lo indefendible, la ambigüedad en las explicaciones y los tradicionales argumentos mantenidos por los encastados, que reproducen quienes pastaban hace meses en el campo social, libres de marcas de herradero, con trapío y bravura, pero sin encaste político.

Pido, pues, estilo, humildad, autocrítica y verdad al posible presidente del Gobierno, porque tendrá que representarnos también a quienes «podemos» votarle apostando por el respeto, la sencillez, la autocensura y la sinceridad, detestando la chulería, el insulto, la prepotencia, el encubrimiento y la mentira.

RODRÍGUEZ, EL BIEN COMIDO

RODRÍGUEZ, EL BIEN COMIDO

Captura de pantalla 2014-10-10 a las 05.57.59

Dice el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid que está dispuesto a dimitir, porque a la política ya llegó comido y no la necesita para vivir, aunque no explica por qué lleva 31 años acomodando sus hermosas posaderas en diferentes sillones políticos recibiendo dinero de los contribuyentes, mientras llama mentirosa a la pobre sanitaria que se debate entre la vida y la muerte, culpándola de su desgracia.

¡Qué desvergüenza, Dios! Qué prepotencia, qué falta de autocrítica, qué forma de insultar a la paciente, qué insulto más descarado a los ciudadanos y ciudadanas que llevamos años soportando mentiras, abusos y faltas de respeto por parte de algunos dirigentes populares, sin que semejantes actitudes se vean reflejadas en las encuestas de opinión.

Tiene razón don Francisco Javier Rodríguez Rodríguez al decir que no se necesita hacer un máster para aprender a ponerse el traje sanitario de protección contra el maldito virus del ébola, pretendiendo con ello descalificar a los especialistas que han considerado insuficiente el tiempo dedicado a la formación para realizar esa tarea.

Pero olvida decir que para ser el máximo responsable sanitario de una comunidad sí se necesita hacer un máster en respeto ciudadano, tener el doctorado en autocrítica, haber hecho un curso acelerado de sentido común, ser licenciado en humildad, tener la diplomatura en responsabilidad social y acreditar un nivel mínimo de sensibilidad humana.

Sorprende que un facultativo expedientado en los años noventa por su mala gestión del servicio de urgencias en un hospital de Madrid, sea nombrado años después máximo responsables de los servicios sanitarios de la comunidad madrileña.

EL GIGI ESPAÑOL

EL GIGI ESPAÑOL

images

Hace años, Dalida popularizó la canción “Gigi l’amoroso” en la cual el italiano Gigi despertaba del sueño americano, por olvidar que era el napolitano Guiseppe Fabrizio Lucas Santini, perdido en la fantasía de un proyecto amoroso que nada tenía que ver con su situación, distorsionada por falta de sentido de la realidad y carencia de autocrítica.

Esto es lo que ha pasado ayer a los gigis españoles capitaneados por el grupo de privilegiados viajeros que han hecho turismo en Argentina a costa de los embaucados en imposible empresa, que ha costado al erario público miles de millones de euros en los tres intentos frustrados que lleva la capital del reino ofreciendo a los atletas del mundo bailar en Madrid un chotis sobre los aros olímpicos.

Hoy regresan estos gigis decepcionados por no haber logrado engañar a los miembros del COI poniéndoles en la mesa un gato famélico con apariencia de ser exquisita liebre guisada a fuego lento en pucheros de honradez, competencia, talento y limpieza, cuando en realidad se trataba de un minino robado a la educación, la sanidad, la justicia, la investigación, el deporte y la dependencia.

Pero lo grave del caso no es que descubrieran la trampa los votantes, sino la falta de autocrítica interna y el exceso de crítica externa exhibido por algunos políticos y periodistas, tras escuchar el veredicto de exclusión por tercera vez, acusando de corruptos a los miembros del COI, denunciando lobbies y apelando a otras zarandajas por el estilos que nada tienen que ver con la verdadera justificación del reiterado fracaso.

¿Quién podía imaginar que los miembros del COI iban a poner las olimpiadas de 2020 en manos de una país endeudado hasta las cejas, dominado por la corrupción política y financiera, con el dopaje a pie de pista, la transparencia en la sala de espera y una pandilla de políticos incapaces de comunicar su proyecto por incompetencia lingüística, que han improvisado la estrategia hasta dos minutos antes de la votación y reducido más del 50% su ayuda al deporte, cuando lo único digno que tenemos son los deportistas que nos han representado con Gasol a la cabeza?

ÉL, SIGUE

ÉL, SIGUE

fel

Hace años existía un humorista en televisión que parodiaba su permanencia en la pantalla afirmando en cada programa la continuidad diciendo: «Yo, sigo». Algo que repetía con insistencia machacona pretendiendo hacer eterna su presencia en la caja tonta, hasta que la audiencia decidió que no siguiera, y el artista desapareció del mapa.

Algo así va a ocurrirle a Rubalcaba en su empeño por mantenerse al frente del partido contra viento, marea, resultados electorales, crítica interna y encuestas que claman su retirada de la cúpula dirigente, porque en política no vale el talento, la honradez, el esfuerzo y la competencia, si las urnas dicen lo contrario.

La diferencia entre Felipito Tacatún y don Alfredo, es que el primero acabó con su vida profesional, pero el solariego puede llevarse por delante el partido socialista, como demuestra la voluntad de voto ciudadano evidenciando la crisis externa socialista. Crisis que se agudiza cada día más con problemas internos de difícil solución, porque algunos megaterios del partido continúan mirándose al ombligo y evitando la autocrítica que tanto les ayudaría a realizar la catarsis que necesita el partido.

A la sordera política que padece la cúpula dirigente socialista desoyendo el grito de rechazo social que reflejan urnas y encuestas, se añade el silencio de los jóvenes militantes del partido que no se atreven a levantar la voz, salvo alguna de ellas que clama en el desierto de la indiferencia colectiva.

Quienes hemos defendido durante muchos años y seguimos defendiendo los valores de la izquierda sin pedigrí de militancia, pedimos una cara joven y sin lastre político al frente del partido que sea capaz de renovar el compromiso y la ilusión ciudadana por una ideología más necesaria que nunca, en este crucial momento histórico plutocrático que estamos viviendo.

PEDIR PERDÓN

PEDIR PERDÓN

La escuela de la vida me ha dado ayer la oportunidad de aprender una nueva lección en edad tardía, cuando la insolente vanidad presumía de estar de vuelta en el camino hacia lo inesperado y la rutina se antojaba monótona costumbre cotidiana.

Velada reflexiva tuve antes del sueño para cerrar el pensamiento concluyendo que hay más grandeza en la solicitud de perdón por una ofensa cometida, que en el otorgamiento  de indulto por parte del ofendido.

Perdonar exige simplemente unas gotas de generosidad, algo de comprensión y mínimo esfuerzo para llevar el ultraje recibido al rincón más oscuro de la memoria donde habita la zona del olvido, trituradora de todo aquello que empobrece el alma con la venganza.

Pero solicitar indulgencia requiere autocrítica sobre la actitud tomada; dolor por el daño infringido; arrepentimiento del hecho cometido; sinceridad en el reconocimiento del perjuicio causado; propósito de no volver a repetirlo; humildad para reconocer el daño inducido; y valor moral para demandar perdón al agraviado.

En tiempos donde los oprobios se resuelven gritándole al vituperado “¡y tú más!”, complace oír petición de gracia por una afrenta recibida. En tiempos donde pocos reconocen errores cometidos, satisface recibir solicitudes de condonación por insultos proferidos. En tiempos donde la petición de absolución es una quimera inalcanzable para la mayoría, deleita otorgar el perdón y abrazar a quien hace público su arrepentimiento.

A LOS NUEVOS CONCEJALES

A LOS NUEVOS CONCEJALES

Pasada la resaca electoral a base de beber agua enturbiada con resignación, y superado el sandokanazo con ayuda de psiquiatras cordobeses, procede cerrar la trilogía electoral haciendo algunas consideraciones en voz alta a los concejales que asentarán sus posaderas en los sillones consistoriales. Sedes conseguidas en un caso por errores y falta de autocrítica del adversario y en el otro logradas por el voto incondicional de familiares, vecinos y poco más. Pero todos ellos concejales por gracia política de sus respectivos caudillos que los pusieron en las listas.

En esta hora se me ocurre, por ejemplo, sugerir a los nuevos concejales que el dinero empleado en brindar con cava por el éxito personal obtenido, lo utilicen en comprarse guantes metálicos de carnicero que protejan sus manos de posibles ampollas ante los enfebrecidos aplausos que tienen que dedicar al benefactor que los puso, donde los puso. Incluso tendrán que hacer una hora diaria de flexiones de tronco hacia adelante, no hacia atrás, cuidado; y que un dentista les ponga prótesis metálicas para mantener una sonrisa perpetua ante los despropósitos del jefe.

Les recomiendo también cursos de logopedia para engolar la voz y transformarla en lo que no es, con el fin de convencer a los demás de lo que no se creen ni ellos mismos.  ¡Ah!, y que compren tres palillos para mantener la boca y los párpados abiertos de par en par cada vez que hable el  gran conseguidor desde el camarín donde todos le veneran.

Propongo, igualmente, la distribución de collarines articulados que sólo permitan el balanceo hacia delante y hacia atrás de la cabeza, y la compra de orejeras que impidan ver lo que sucede alrededor, para caminar sin desviarse de la estela que deja el padrino.

Han de documentarse bien los nuevos concejales leyendo libros y manuales de incuestionable valor formativo, entre los que destacan «Triunfa quien sirve», “Cómo disparar sin apuntar”, «Los beneficios de aplausos y genuflexiones», Trabajar, ¿para qué?», “Manual del perfecto calambacheador”, “Cómo salir del paro sin esfuerzo», «Vivir a costa del vecino», «Decálogo del manipulador” y “Pa chulo, yo”, todos ellos escritos por los mastines protectores que vigilan los rebaños de cada facción.

En cambio, para evitar la pena de excomunión, está desaconsejado leer el IPLP (Index Papelorum Libelus Prohibitorum), que contiene recortes de periódicos donde figuran las fechorías, mentiras, trampas, caprichos y provocaciones del patriarca y de todos los palmeros que secundan ciegos sus acciones a la espera de que caiga algo.

Tampoco es beneficioso negarse a la obediencia ciega, a la disciplina interna castrense y a caminar con las filas bien apretadas en las comisiones y propuestas, que quien manda, manda, y obedecer es salvoconducto para salvar la beneficiencia personal, porque la discrepancia se paga con el destierro.

Ahora toca tunelar los cerebros de los incondicionales y justificar la presencia en los ayuntamientos de inútiles concejales eternos y de encausados judiciales, aunque el sentido común desaconseje poner zorras a vigilar gallineros.

Pero que nadie se inquiete ni llame sicarios a los defensores de lo indefendible, pues más vale ser cómplice en el sillón que honrado en el paro, mientras la mayoría silenciosa mantenga la resignación, las listas permanezcan cerradas y los adeptos les sigan votando por los siglos de los siglos. Amén.