Navegando por
Etiqueta: COI

EL GIGI ESPAÑOL

EL GIGI ESPAÑOL

307views

images

Hace años, Dalida popularizó la canción “Gigi l’amoroso” en la cual el italiano Gigi despertaba del sueño americano, por olvidar que era el napolitano Guiseppe Fabrizio Lucas Santini, perdido en la fantasía de un proyecto amoroso que nada tenía que ver con su situación, distorsionada por falta de sentido de la realidad y carencia de autocrítica.

Esto es lo que ha pasado ayer a los gigis españoles capitaneados por el grupo de privilegiados viajeros que han hecho turismo en Argentina a costa de los embaucados en imposible empresa, que ha costado al erario público miles de millones de euros en los tres intentos frustrados que lleva la capital del reino ofreciendo a los atletas del mundo bailar en Madrid un chotis sobre los aros olímpicos.

Hoy regresan estos gigis decepcionados por no haber logrado engañar a los miembros del COI poniéndoles en la mesa un gato famélico con apariencia de ser exquisita liebre guisada a fuego lento en pucheros de honradez, competencia, talento y limpieza, cuando en realidad se trataba de un minino robado a la educación, la sanidad, la justicia, la investigación, el deporte y la dependencia.

Pero lo grave del caso no es que descubrieran la trampa los votantes, sino la falta de autocrítica interna y el exceso de crítica externa exhibido por algunos políticos y periodistas, tras escuchar el veredicto de exclusión por tercera vez, acusando de corruptos a los miembros del COI, denunciando lobbies y apelando a otras zarandajas por el estilos que nada tienen que ver con la verdadera justificación del reiterado fracaso.

¿Quién podía imaginar que los miembros del COI iban a poner las olimpiadas de 2020 en manos de una país endeudado hasta las cejas, dominado por la corrupción política y financiera, con el dopaje a pie de pista, la transparencia en la sala de espera y una pandilla de políticos incapaces de comunicar su proyecto por incompetencia lingüística, que han improvisado la estrategia hasta dos minutos antes de la votación y reducido más del 50% su ayuda al deporte, cuando lo único digno que tenemos son los deportistas que nos han representado con Gasol a la cabeza?

VERGÜENZA AJENA

VERGÜENZA AJENA

Unknown

En ocasiones sentimos vergüenza por la desvergüenza que algunos exhiben públicamente sin vergüenza alguna, con cara de cemento armado, descarada sonrisa y torpes gestos, mientras pronuncian palabras inoportunas como respuesta a preguntas inexistentes que flotan en el limbo de su mente, acompañando a la única neurona perdida que hace eco en su cerebro.

Los de provincias sufrimos bochorno con los balbuceos verbales de nuestra compatriota en el estrado. Las personas serias, honradas y capaces del Partido Popular madrileño se sonrojaron con la actitud de su compañera de filas. Y los madrileños están recuperándose de la vergüenza que pasaron al ver el ridículo tan espantoso que hizo su representante en la rueda de prensa ante los medios de comunicación mundiales, para convencer al COI de que Madrid se merece los Juegos Olímpicos de 2020.

Fue penoso ver a nuestra abanderada hacer uso de los cascos de traducción cuando preguntaban en castellano los periodistas y quitárselos ante las preguntas de reporteros ingleses, pretendiendo mostrar unos conocimientos del idioma anglosajón que no tiene, como evidenció con la respuesta que dio a la pregunta formulada por un periodista inglés, ajena totalmente a la cuestión planteada por el interrogador.

Decir que Madrid tiene la mayor parte de accesos, edificios, pistas, auditorios, etc. puestos en marcha, no responde a la pregunta de si el país está en condiciones de preparar eventos deportivos de la magnitud de unos Juegos Olímpicos, con una tasa del 26 % de parados que deambulan por las calles madrileñas, de contenedor en contenedor, con la desesperación a cuestas, el estómago vacío y la indignación en el alma.

Tampoco merece disculpa la poca atención y escasa memoria de doña Ana Botella, que comenzó su respuesta afirmando que el 80% de las infraestructuras ya estaban levantadas, para terminar asegurando que el 90 % de las mismas estaban en marcha, provocando la sonrisa de propios y extraños, ante la imdiferencia de la alcaldesa.

Conseguir en un minuto aparentar un dominio inexistente del idioma inglés, no responder a las preguntas y falsear datos estadísticos sobre la realidad, merece felicitación pública por batir el record olímpico en desvergüenza, sin necesidad de pisar la pista ni competir con la sabiduría, prudencia, humildad y talento, necesarios para convencer al COI de que merecemos los Juegos Olímpicos de 2020.