CHILE, 11 DE SEPTIEMBRE

CHILE, 11 DE SEPTIEMBRE

Hoy, 11 de septiembre, cuando todas las portadas de periódicos, emisoras de radio y antenas de televisión difunden el recuerdo de los aviones suicidas que derribaron las torres gemelas, yo prefiero mirar al sur y evocar la barbarie que desataron a tiro limpio Pinochet y sus pinochotes en el chileno Palacio de la Moneda, con ayuda del norte, el mismo 11 de septiembre, pero de 1973.

A las 7:40 de la mañana de aquel nefasto día, llegaba Pinochet al Comando de Telecomunicaciones del Ejército en el Ministerio de Defensa, donde le esperaba Patricio Carvajal, jefe del Estado Mayor y coordinador del asalto a la sede de la presidencia republicana, donde el legítimo mandatario socialista Salvador Allende acabaría pegándose un tiro en la frente, para robarle ese placer a los rebeldes.

Hace hoy 38 años que las espuelas militares se clavaron en el alma de los chilenos, sin que aún sepamos el número de muertos y desaparecidos habidos durante los diecisiete años de dictadura, ni tengamos noticias claras de los atropellos, robos y torturas infringidas a inocentes ciudadanos por los autores de la salvajada, que hoy pasean indolentes por las calles de Santiago y Valparaíso, sin haber pagado un céntimo por sus matanzas.

Fueron horas de enfrentamientos armados entre los chilenos leales al régimen y los sublevados, hasta que los cañonazos y las bombas sobre el Palacio de la Moneda, ahogaron toda esperanza y el fusil AK-47 dijo su última palabra, antes que los sediciosos se juramentaran en la Escuela Militar.

De forma tan brutal se aniquiló la voluntad del pueblo que había llevado por primera vez a un veterano socialista a la presidencia del país, convirtiéndose en un enemigo demasiado cercano, duro y pesado para el capitalismo norteño, al pretender saldar de un plumazo la deuda social.

Aniversario de un sangriento golpe de Estado sufrido por un país que todavía espera alguna explicación de la CIA, la redención de sus muertos y el empeño de la justicia. Aniversario eclipsado por la propaganda occidental, ocupada el regenerar el espíritu americano con el apoyo de todos los países del norte.

Artículos relacionados:

ANIVERSARIO Versodiario  12 : El gran jefe es elegido                                                                                                                          en feudo republicano,                                                                                                                 ...
BAHÍA DE COCHINOS El bloqueo americano a la isla caribeña tras el triunfo de la revolución cubana, obligó a Fidel Castro a convertir la nación en un preocupante satélite de la Unión Soviética, pues apenas separaban 150 kilómetros el territorio ruso-cubano de la costa americana, resultando amenazante para el Tío Sam...
PABLO EN EL CORAZÓN Hace treinta y ocho años nos dejaba el alma seca de dolor y frustración la prematura muerte del poeta del amor. Con él partió la voz liberadora de esclavitud y se extinguió el compromiso social de los versos. Fue Pablo defensor de la libertad, amante de la vida y redentor de la justicia, quien vio s...
75 AÑOS SIN LORCA Hace 75 años, la locura colectiva de un pueblo de cabreros impidió que fuera posible la esperanza en el paraje Fuente Grande, donde el encanto, la gracia, el donaire y el duende, rodaron por el suelo. En aquel lugar abandonado de temblores y sin límites esclarecidos en los desagües, fue horadada...

Un comentario sobre “CHILE, 11 DE SEPTIEMBRE

  1. Hoy es 11 de septiembre, y como todo aquel que se sienta parte de la humanidad, o sea humano, soy de los que se unen al repudio de aquel horror de haber visto dos torres cayendo. Pero hay otro horror no menos pequeño al que me uno y es al de ver que en todos los grandes medios de prensa y comunicación masiva, solo se publican imágenes y repudios a un solo horror y no se recuerda que otro 11 de septiembre, 28 años antes, fue bombardeada la moneda, asesinado un presidente, y escamoteada la esperanza de un pueblo. Pero parece que ser chileno, ser latinoamericano, ser del mundo pobre no es suficiente mérito para que el mundo se acuerde y se horrorice. Ya no se recuerdan a un Jara mutilado y muerto o a una Gloria marchita por el fuego en su juventud, ya no se recuerdan los horrores de una cámara cayendo al piso cuando un periodista fue agredido, golpeado y no sé si quizás muerto por un soldado, ya no se recuerdan las terribles imágenes de las bombas cayendo sobre un palacio presidencial, o las heroicas y pocas fotografías de un presidente fusil en mano defendiendo sus ideas y la confianza que en el deposito un pueblo
    Soy de los que odian el terrorismo, pero sobre todo, de los que odian a todo el terrorismo y no solo a un terrorismo selectivo, odio tanto a los que lanzaron sus bombas sobre la moneda, como a los que lanzaron los aviones sobre las torres gemelas, pero odio también a los que a nombre y respaldados en el terrorismo, bombardearon a un Iraq o un Afganistán, o a los que escudados en “buenas intenciones” apoyan las luchas fratricidas en no pocas partes del mundo, o a aquellos que promueven que seres anónimos, hoy en otro 11 de septiembre, o en cualquier otra fecha de las que nadie habla, mueran de hambre, de enfermedades prevenibles o sencillamente de odios irracionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.