Navegando por
Etiqueta: Santiago

PEREGRINOS

PEREGRINOS

Unknown-1

El día del patrón nacional, mientras Santiago cierra España y el recuerdo del matamoros renace en el corazón de los nuevos reconquistadores patrios, prefiero mirar a los peregrinos que hoy llegan a Santiago con los pies doloridos, el cansancio en los huesos y renovada la fe, porque simbolizan valores evangélicos de carbonera creencia envuelta en humo de botafumeiro.

La medieval fiebre peregrinadora a Santiago, que se prolonga hasta nuestros días, tiene una explicación razonable, ya que al fervor religioso se añade la seducción del riesgo, la aventura, la evasión, el arte y la gastronomía, aspectos que hacen de la Ruta Jacobea un motivo de ocio, enriquecimiento artístico, aprendizaje histórico, promoción cultural, relaciones sociales, ejercicio físico y buenos ratos, porque los malos se olvidan enseguida.

Si, además, el peregrino es católico y camina guiado por la espiritualidad que dicha caminada representa, la iglesia le da un puñado de indulgencias y no sé cuántas cosas más, a la que se debe añadir una Compostelana o Compostela cuando llega a Santiago, si ha sido bueno, porque, en caso contrario, le espera una postal de la catedral reservada a los desposeídos de virtud, como puedo testificar personalmente las tres veces que he caminado desde St Jean Pied de Port a Santiago. Esto nos sucede a los descreídos, porque el canónigo que concede tal distinción, un buen cura de misa y olla, necesita oír al peregrino su profesión de fervor religioso para ganar la distinción.

El primer peregrino jacobeo importante fue Gotescalco, obispo de Le Puy, que hizo el Camino en el año 921, pasando por la misma ruta que hoy se abre al paso de los peregrinos con pereza tempranera de mañana estival semidormida y sin mucha ocupación.

DE RONDA CON DOS PAJARRACOS

DE RONDA CON DOS PAJARRACOS

Unknown

Anoche dos pajarracos me obligaron a salir con ellos de ronda por ciudad de México, Buenos Aires, Rosario, Lima y Santiago, “como un gato en celo” con cigarro en la derecha, copa de vino en la izquierda, guitarra a la espalda y recuerdos a flor de piel de felices épocas pasadas, cuando jóvenes entusiasmos acompañaban mi dorada esperanza.

Canté con ellos hasta quedar afónico en ronda nocturna, como aquella lejana noche en Zurich en que el grupo de teatro que allí dirigía tuvo el valor de llevar a Sabina sin cobrar un duro, para actuar ante veinte personas mal contadas y cenar con nosotros un bocadillo con jamón de Parma y pepinillo, mientras Viceversa vacío las pequeñas arcas llevándose cuatrocientas mil pesetas.

Años antes de ese encuentro, cuando los “grises” alegraban nuestras vidas con precipitadas carreras por el madrileño Paraninfo universitario de la Complutense entre las paradas de tranvía de las Facultades de Químicas, Derecho y Letras, satisfecho quedaba yo de cantar al Mediterráneo, a Lucía y a las Pequeñas cosas, del “antiespañol” Serrat.

Con resaca en el alma, alzo esta madrugada la copa llena de recuerdos con todas las horas pasadas junto a Joan Manuel y Joaquín sin que ellos supieran que les acompañaba, durante las cinco décadas que he permanecido a su lado, evocadas anoche frente al televisor, contraviniendo gustosamente la costumbre de recogerme temprano en brazos de Morfeo para recibir al sol en mi ventana de madrugada, tras despedir la luna y guiñar el ojo a las estrellas.

Uno mi emoción a la de Pancho Varona porque, tal vez, anoche fue la última vez que tuvimos ocasión de salir de ronda con estos entrañables pájaros, clásicos ya y atemporales, a quienes tantos momentos de amor, encuentros y felicidad tenemos que agradecerles.

SANTIAGO

SANTIAGO

Captura de pantalla 2014-06-16 a la(s) 06.22.03

Hoy que se celebra el día de Santiago en Compostela, vamos a recordar que la historia del apóstol se explica de distinta manera por la Iglesia y por los historiadores, afirmando la primera que el obispo Teodomiro encontró los restos del apóstol en la ciudad episcopal de Iria Flavia sobre los años 812-814 de una forma milagrosa, en un lugar donde se vieron unas luces incandescentes y ardientes, rodeadas de ángeles celestiales.

Enseguida comunicó Teodomiro el hecho al Rey de Asturias, Alfonso II el Casto, quien apoyó entusiasmado el evento, llamando al paraje Campus stellae, – campo de estrellas – es decir, Compostela, aunque otros creen que el nombre procede de Acompositum, que significa cementerio, por los restos humanos allí encontrados.

El casto rey colaboró generosamente a la construcción del primer templo dedicado al culto del apóstol Santiago, poniendo el papa San León su poderoso granito de arena para convencer a toda la cristiandad de semejante descubrimiento, escribiendo una carta a los creyentes católicos en la que atribuía aquellos restos al hijo de Zebedeo.

La versión de los historiadores dice que en el año 813, el ermitaño Pelayo descubrió un rico enterramiento en Iria Flavia, comunicando enseguida el hallazgo a su obispo Teodomiro. Se trataba de una lujosa construcción cuadrada de cuatro metros de lado, rodeada por unas columnas, que contenía en su interior un sepulcro.

Al parecer, el difunto podría ser Prisciliano o un rico comerciante judío, no llegándose a una opinión unánime sobre los restos que guardaba aquel monumento funerario. Lo único que parece claro es que se trataba de un ciudadano importante que vivió en las postrimerías del imperio romano.

Los historiadores de hoy son reacios a aceptar las tesis de Teodomiro, aplaudidas por la Iglesia, ya que no existe ni un sólo documento capaz de acreditar que el Apóstol estuvo predicando en Hispania, y ningún santo ni escritor romano o visigodo dijo algo sobre Santiago o su tumba.

Aprovechando la confusión que el hecho ocasionó y la necesidad que tenían los cristianos de apoyo moral en su lucha contra el Islam, Teodomiro astutamente proclamó a los cuatro vientos que se trataba del sepulcro del apóstol Santiago, ganándose inmediatamente el apoyo de reyes, plebeyos, obispos y feligreses, necesitados todos de un empujón para reconquistar el terreno perdido.

El Rey Alfonso II de Asturias, el Casto, echó el resto y levantó tres iglesias, una sobre el sepulcro y las otras a ambos lados, en honor de Santa María y San Salvador. Esto supuso una inyección de animó a los ejércitos cristianos que a los gritos de “Santiago y cierra España” o de “Santiago matamoros”, de la batalla de Clavijo, reforzaron sensiblemente su moral, la puntería de sus flechas y el ardor en la batalla.

LIBERTINO CALDERÓN

LIBERTINO CALDERÓN

Calderón

Se cumplen hoy 333 años de la muerte en Madrid de don Pedro Calderón de la Barca que fue ciudadano ilustre, dramaturgo, bachiller, militar, viajero, caballero de la Orden de Santiago, sacerdote, capellán mayor, secretario del duque de Alba, activo cortesano, personaje influyente, protegido del rey Felipe IV y soldado herido en guerra.

Pero también fue Calderón de la Barca un ciudadano juerguista, vecino pendenciero, jugador embebido, noctámbulo libertino y gamberro de mucho cuidado, aunque en los retratos aparezca tan formalito con sobria cara, generoso mostacho, afilada perilla, abundante melena, hábito franciscano y cruz en el pecho.

Todo ello le llevó a la penuria en los últimos años de su vida, pidiendo es su testamento un entierro austero, barato y descubierto por si mereciese satisfacer en parte las públicas vanidades de su malgastada vida. Fue enterrado seis veces en diferentes lugares hasta que sus restos se perdieron en 1936 porque el párroco de la madrileña iglesia de San Pedro Apóstol murió sin revelar donde los escondió en plena contienda incivil.

Este longevo dramaturgo universal y protagonista de nuestro dorado siglo, se batió de joven a espada, sedujo varias damas, consumió la mitad de la herencia de su padre en tabernas y prostíbulos, perdiendo la otra mitad en juegos de naipes y apuestas de azar, tardando años en complacer el deseo paternal de hacerse sacerdote, cuando las fuerzas no le daban para más.

Pasó por la cárcel acusado de homicidio, tuvo enfrentamientos con Lope de Vega y su vida fue un sueño como la gran obra de teatro que nos dejó haciéndose Segismundo encarcelado en una vida contradictoria, dejándonos como legado 110 comedias, 80 autos sacramentales, muchas loas, numerosos entremeses, obras menores y piezas ocasionales.

LECCIONES SOLIDARIAS

LECCIONES SOLIDARIAS

images-2

A muchos nos reprochan excesiva indignación con la situación que están pasando millones de ciudadanos, provocada por una cuadrilla de sinvergüenzas que han esquilmado las Cajas de Ahorros; han timado como vulgares trileros a jubilados que pusieron los ahorros en sus manos; politiqueros que han despilfarrado el dinero común; corruptos que han metido mano en las arcas municipales, y corazones sin sangre que expulsan de su casa a familias arruinadas por la usura de los desahuciadores, apoyados por defraudadores representantes del pueblo.

Así las cosas, nos hundimos en el infierno de los vagones destrozados a las puertas de Santiago para ver, con emoción y lágrimas contenidas, que entre las almas solidarias con la tragedia, que consuelan el dolor y dan su propia sangre, no están los que se sientan en escaños del Parlamento y Consejos de Administración, sino quienes habitan en humildes techos alimentados con generosa solidaridad.

Hemos visto a bomberos, dando ejemplo incondicional de entrega agotando sus fuerzas en el empeño salvador. Médicos fuera de servicio, al servicio de la vida. Guardias civiles con tricornios rojinegros. Psicólogos entregados a las familias. Policías armados de altruismo. Peregrinos que abandonaron el Camino para dar su agua a los heridos. Vecinos que ayudaron sin descanso a las víctimas. Ciudadanos que dejaron crespones, velas y oraciones junto a los raíles.  Y cientos de anónimos maestros de la vida, dispuestos a dar su vida por la vida de los accidentados.

Pero no hemos visto políticos manchados de sangre, ni banqueros remangados, ni predicadores embarrados, ni sangre azul entre las vías, porque estaban en los micrófonos, ante las pantallas televisivas, guardando minutos de silencio y hoy los veremos en el funeral conjunto por las víctimas.

Pedimos a los jueces que no permitan el entierro de la causa al tiempo que se incineran y entierran las víctimas, como sucedió el 26 de mayo de 2003 con el Yak-42 y el 3 de julio de 2006 en el Metro valenciano, porque a la tercera tiene que ir la vencida contra los responsable de la tragedia, sean estos quienes hayan sido.

CHOVE EN EL MAR

CHOVE EN EL MAR

Muchas veces he cantado con don Amancio, no Ortega, sino Prada, a los ríos y fontes de Rosalía y también he pedido lluvia con el berciano.  ¡Deixalo chover y tronar!, gritábamos, sin saber las consecuencias derivadas de nuestras peticiones.

¡Calado hasta las prendas íntimas me ha dejado la lluvia sin piedad en el monte Zapateira!, lo cual me hace pensar que no entonábamos demasiado bien las canciones gallegas o que nos faltaba el acento necesario para darle la dulzura que otorgan los nativos a sus “graciñas”, “poquiño” y “Paquiño”.

Dicen que en Santiago la lluvia es arte, pero en el campo es preludio de pulmonía, de la cual me ha librado el apóstol, gracias a Dios. Es decir, que tras “cerrar España” ha tenido tiempo el de Zebedeo para ocuparse de mi salud, con ayuda del Jefe.

Superado el indeseable chapuzón de lluvia, a base de más agua bajo la ducha, me eché por los Cantones arriba hasta el paseo marítimo, con chubasquero,  paraguas y buen humor.

Entonces todo fue distinto y se hace difícil explicar con palabras la compensación recibida, porque fue la lluvia en el mar espectáculo de placer imposible de predecir. Apoyado sobre la balaustrada y recogido bajo la protección amparadora del quitalluvias donde golpeaban discretamente las gotas, pude recordar un espectáculo semejante en mi soltería mallorquina, cuando la milicia universitaria me llevó a los acantilados de Cabo Blanco una tarde de lluvia inclemente que recuerdo con nostalgia conmovida, en la lejanía de un tiempo enloquecido de juventud y amor furtivo en el coche ametrallado de gotas frente al mar.

DESDE GALLAECIA

DESDE GALLAECIA

Vine a Galicia sabiendo que el pueblo español dormía en la indiferencia, los obreros sufrían pisotones, los estudiantes recibían porrazos y los parados lloraban lágrimas de impotencia, mientras los empresarios sonreían en sus despachos, los banqueros esquilmaban las cajas de las Cajas, la justicia corría velos muy tupidos y los electoreros seguían a lo suyo, que nada tenía que ver con lo nuestro.

En esta tierra que ahora habito las cosas no son diferentes, pero el reparto urbano de quehaceres, sueños, celos, aguas, plegarias y placeres permite decir que Vigo trabaja, Lugo duerme, Pontevedra envidia, Orense puentea, Santiago reza y Coruña se divierte.

El cansancio de Dios al concluir la creación del mundo hizo posible el milagro de las rías gallegas sin tenerlo previsto, al apoyar su mano abierta sobre la tierra recién creada, abriendo en ella con sus dedos surcos por donde el agua penetra tierra adentro. Luego sacudió el creador su mano embarrada para librarse del fango, haciendo involuntariamente posible el prodigio de las islas Cíes, Oms, Sálvora, Cortegada, Arosa, Sisargas y Malveiras.

Pero quienes han agitado mi conciencia amodorrada por la rutina, removido el espíritu adormecido por la lluvia y excitado el ánimo aletargado, han sido siete pescadores a los que he visto inmóviles tirar juntos con fuerza de unas redes pletóricas de escamas. Ejemplo de esfuerzo común para conquistar la vida. Solidario empeño que hace posible la supervivencia.

Testimonio vivo de que juntos podemos pescar y meter en una red a depredadores, politiqueros, defraudadores, usureros, eclesiasteros y otras especies afines, para arrojarlos al mar por no dar la medida ética y solidaria que la convivencia social exige a quienes gobiernan el futuro de sus vecinos.