Navegando por
Mes: marzo 2015

¿QUO VADIS, «SALVADORES»?

¿QUO VADIS, «SALVADORES»?

a

Lo que escribo esta madrugada no lo escribiría si esperara unas horas a que mi alma se templara, el irritado ánimo que me embarga alcanzase el sosiego y el olvido enturbiara el recuerdo reciente que ahora tengo de la sacralización social que se está haciendo de la chabacanería, la incultura y la grosería, personificada en una mujer que va enseñando el pototo cerebral por las pantallas televisivas, con una audiencia que no tienen los pocos sabios que en el mundo son.

Confieso que cada día me siento más extraterrestre en la tierra que me vio nacer, como saben quienes me conocen bien, porque no es fácil identificarse con determinadas situaciones que abomina la razón cuando estas dominan entre los vecinos, según acreditan las encuestas, concursos y audiencias televisivas, anunciando patéticos liderazgos sociales y desalentadoras preferencias mayoritarias del pueblo.

Pasé primero por un estado de sorpresa, luego de confusión, siguió el desconcierto, más tarde la perplejidad y a continuación el aturdimiento, antes de perder conciencia de la realidad que me despertó el hastío, como paso previo a la indignación y la rebeldía, donde ahora me encuentro, con más fuerzas que nunca para luchar desde mi rincón contra los vendedores de mierda que a muchos ensucia el cerebro y la moral, llevándolos derechos al despeñadero.

Según veo en el link que me ha enviado un amigo, el otro día se congregaron frente al televisor ¡cinco millones! de personas para festejar y aplaudir a la proclamada “princesa del pueblo” por ganar un programa televisivo extraído del basurero social, del que prefiero no hablar porque me bastó con presenciarlo diez minutos hace años, para despreciarlo de por vida.

¿Cómo es posible que quien no sabe apenas leer y escribir, convierta en best seller un libro escrito por otro, contando sus cameos y miserias? ¿Qué personas juzgaron a esta pisapiés para hacerla ganadora de un concurso de baile? ¿Quienes pagan a tal esperpento humano cantidades de euros que ningún científico, pensador o literato, ganará en su vida?

La consecuencia desejemplarizante de esta individua causa en la sociedad más daño que la undécima plaga de Egipto, sus patadas al diccionario hacen temblar la lengua que todos hablamos y la ignorancia que atesora es digna de figurar en el libro Guinness de la incultura.

No, Dafne, perdona, pero yo no puedo poner mi firma en una petición cultural en la que figure esta señora tan pedestre, ignorante, vulgar, tosca y asilvestrada, que un pueblo de “salvadores” sin rumbo, ha encumbrado a las más altas cotas de la miseria intelectual con el aplauso de una masa social que no sabe donde va, formado por ociosas comadres que vocean su nombre en los tendederos de patios de vecinas.

FILÁNTROPOS

FILÁNTROPOS

Filántropo

Orgullo de ser español es lo que siento en este momento, como no lo había sentido en ninguno de los muchos años que he pasado allende nuestras fronteras, donde lo español que pasaba por la puerta de mi casa o a través de la pantalla de televisión me hacía incorporar del asiento, cargado de morriña territorial, afectiva, cultural, lingüística y gastronómica.

Pero nunca pensé que sentiría tanto orgullo de ser español como ahora siento leyendo el auto del juez Ruz, al comprobar que España es un país lleno de filántropos, es decir, de personas distinguidas por el amor ciego a sus semejantes y por las obras que realizan en bien de la comunidad a la que pertenecen.

Filántropos que donan millones de euros a las organizaciones políticas, sin recibir nada a cambio, sabiendo que se trata de cofradías al servicio de los ciudadanos, con gran sacrificio personal de sus miembros, que son paradigma de trabajo, renuncia, esfuerzo y generosidad, con quebranto propio, a favor de sus vecinos

Orgulloso estoy de ver en mi tierra lo que no he observado en ningún país de Europa, lugares donde nadie entrega dinero a los partidos políticos gratuitamente, como lo hacen aquí generosamente muchos honrados y generosos empresarios solo por altruismo y solidaridad, para que las organizaciones políticas cumpla las funciones caritativas y humanitarias que les corresponden.

Lo lamentable del auto dictado por el juez es que no se premie a los dirigentes de los partidos, por dar a sus administradores, gerentes y tesoreros las órdenes de socorrerse a sí mismos y a los militantes necesitados de ayuda económica, renunciando los jefes a percibirlas por la rígida honestidad que acredita sus ejemplares comportamientos.

Líderes tan dedicados a su profética misión, que ignoran cuanto sucede a la puerta de sus despachos, en los pasillos, salas de reuniones, conserjerías, escaleras y vestíbulos, ni saben lo que autorizan, firman y ordenan a los organizadores de cursos de formación, a los tesoreros y empresarios que tiran el tabique que les separa de las secretarias.

GUARDIAS CIVILES

GUARDIAS CIVILES

img513291c27c7f1

Un día como hoy de 1844 se creó por Real Decreto el cuerpo especial de fuerza armada de infantería y caballería, llamando Guardias Civiles a los miembros integrantes de dicho cuerpo, bajo las órdenes del mariscal de campo Francisco Javier Girón y Ezpeleta, a la sazón Segundo Duque de Ahumada, encargado de hacer posible la dualidad policíaca y militar que tiene asignada el benemérito cuerpo de la Guardia Civil.

Olvidemos, el día de su cumpleaños, irracionales páginas negras en la desmemoria del luto y recordemos servicios de los ciento setenta y un años que la Guardia Civil ha dedicado a protegernos y defender nuestros derechos, libertades y propiedades, cumpliendo honrosamente esta misión la gran mayoría de quienes se han calado el charolado tricornio de perfil característico.

Romped descoloridos retratos en sepia y manchas ocasionales en páginas de periódicos protagonizadas por visionarios tricornios, para ver con nitidez a quienes ordenan el tráfico, vigilan montes, filtran fronteras, protegen Instituciones, preservan el medio ambiente, detienen malhechores, custodian edificios y garantizan nuestra seguridad.

Mirad, pues, a los guardias civiles que rescatan montañeros perdidos, abren caminos en la nieve a pueblos incomunicados, auxilian a conductores averiados en carretera, trasladan heridos, ahuyentan a los depredadores ecológicos y salvan vidas de los vecinos, poniendo en riesgo las suyas.

En el aniversario de la fundación de la Guardia Civil doy una pincelada verde a mi bitácora, recordando con afecto y gratitud a los anónimos guardias civiles que han dejado su vida rescatando personas, persiguiendo delincuentes, desactivando explosivos, socorriendo náufragos y llevando a hombros los cuerpos de compañeros perforados por vesánicos disparos.

CARNE DE OBRERO EN MONEDAS

CARNE DE OBRERO EN MONEDAS

Carne

La viñeta que ilustra este artículo tiene cien años de vida, y en ella puede verse como se transformaba a principios del siglo pasado carne joven de obrero en monedas, llevadas en carretillos por los ricos empresarios que manejaban la maquinaria legal, encargada de hacer tan despreciable transformación.

Afortunadamente, hoy no sucede esto porque la situación laboral ha cambiado, limitándose los poderosos a transformar el sudor y lágrimas de los trabajadores en billetes de quinientos euros con capacidad de volar al soplo del viento defraudador, hacia paraísos fiscales, protegidos por unas leyes que consienten el expolio, provocando la risa en los defraudadores.

No es fácil evitar la tentación de recordar el engelsiano comunismo neolítico donde la ausencia de propiedad privada y clases sociales enfrentadas, terminó por dar paso al sistema de fuerzas productivas fragmentadas en clases ideológicas socio-políticas, organizadas en beneficio de un capitalismo que se mantiene contra todo viento político y marea social.

Reformas laborales mutiladoras de básicos derechos humanos, leyes represivas unidireccionales, presiones fiscales selectivas, explotación sin escrúpulos y especulación feroz, han transformado la clase trabajadora en monedas que pasan con dolor a las ranuras de las huchas de los patronos, en un país donde la actividad laboral está rodando por el suelo y el paro en lo más alto de la estadística mundial.

SONETO A LOS POLITIQUEROS

SONETO A LOS POLITIQUEROS

Distingamos politiqueros de políticos, aunque estos últimos sean especie a extinguir y hagan poco por fumigar a los primeros sabiendo que les salpican con la mierda, obligándonos a pensar que están todos manchados, los primeros por revolcarse en el estiércol, y los segundos por no acudir con ellos a la tintorería para limpiar esas manchas de la fotografía donde todos están.

Politiqueros

RECOSTADO EN LA DESMEMORIA

RECOSTADO EN LA DESMEMORIA

images

De la misma forma que mi poeta de la adolescencia no tenía explicación para sus fiebres, es difícil adivinar las razones por las que algunas veces se nos cuelan de rondón ciertos duendecillos, desempolvando recuerdos en el desván de la memoria, que nos envuelven en penosa melancolía de antigua mala historia olvidada.

Presencia sin vanagloria que reduce a un punto las profecías de bonanza, encorsetando la esperanza a lo impredecible sin premeditación alguna y tirando abajo las puertas de la desmemoria que clausuran detestables recuerdos, pretendiendo inútilmente hacer imposible la resurrección de personales historias indeseables de fracasados amores.

Recostarnos en la cara oculta de la memoria donde la negrura da paso a la desmemoria del luto, no es el mejor camino para la bonanza, porque corremos el riesgo de sufrir extrasístoles anímicas con presagio de fractura y anticipo de estéril rebeldía ante malaventuras vividas con la frustración de inevitable desconsuelo y acechanza de penumbra en el desesperanzado horizonte, por golpes de malhadado azar.

Tanta nostalgia empobrecida ha traído hoy a mi bitácora el encuentro fortuito con unas páginas perdidas entre mis papeles, escritas en el destierro vital, cuando la redención se antojaba quimera y el futuro era un punto negro que anticipaba  naufragio.

Son ellas la causa de mi pasajero abatimiento y el origen de estos versos que hoy dejo aquí abandonados, con el desprecio que se tiran a la papelera del olvido las experiencias despreciables de la vida.

Recuerdo, a veces,

olvidando el olvido,

recuerdos.

Los otros, los que olvido,

cuando a veces los recuerdo

ignoro por qué han venido.

FELIZ CUMPLEAÑOS, YANIS

FELIZ CUMPLEAÑOS, YANIS

640px-Yanis-Varoufakis-Berlin-2015-02-05

Hoy cumple cincuenta y cuatro años Yanis Varoufakis, ilustrado ateniense comparable a los pensadores griegos que alumbraron con su sabiduría la Europa que ahora desprecia a sus herederos, sin agradecerles todo lo que aportaron a la Humanidad, en tiempos de sequía intelectual.

Es hombre, Yanis, apreciable por su templanza, obras y palabras, que se está ganando el respeto y la admiración por la valentía del compromiso que ha asumido sin esperar nada a cambio, siendo el único líder político con el que me sentaría a conversar en Egina bajo una parra, compartiendo una botella de retsina y un plato de pistachos.

Yanis se pasea embufandado y descorbatado entre políticos mimetizados, sacudiendo los cimientos protocolarios de las mesas de negociación, con la camisa fuera de los pantalones, botas duras, chaqueta abierta y pantalones con rodilleras, reforzando con hechos que sus costumbres son las que siempre han sido.

Varoufakis impone con su presencia física y seduce por la intrepidez, desparpajo, capacidad de lucha, convicción idelógica, humildad y transparencia, que le falta a los líderes políticos europeos, que pasean su prepotencia por salones diplomáticos.

Convence más su compromiso social que las teorías económicas defendidas por él durante años en la Universidad de Cambridge, donde fue becario; en la de Essex donde obtuvo el doctorado en Economía; y en las de Texas, Coimbra, Sydney y Atenas, donde ha ejercido su magisterio docente.

Políglota, culto, hombre sencillo, intelectual reconocido, de izquierdas sin rozar el extremismo, original en sus comportamientos, mensajero de esperanza y persona comprometida con sacar del pozo un país que no tiene roldana, ni cuerda, pero que le sobran fuerzas y esperanzas para salir de él, aunque tenga que comer piedras.

Ojos almendrados, pómulos enérgicos, mentón apto para encajar golpes, mirada firme y cabeza estética semejante a las esculpidas por Fidias en la Acrópolis de su ciudad natal, vive dolorido desde que su hija partió a Sidney con su primera mujer, a pesar del consuelo encontrado en Danae Stratou.

Feliz cumpleaños, Yanis, y que Zeus guíe tu gobierno; Poseidón te salve en las tempestades políticas; Dionisio participe en tus éxitos; Apolo te otorgue sabiduría; Hermes te proteja de los ladrones; Atenea te dé sabiduría; Hefesto forje tu espíritu; y todos ellos te den larga vida porque te necesitamos tu vocación redentora.