Navegando por
Mes: febrero 2015

DESPILFARRO INTELECTUAL

DESPILFARRO INTELECTUAL

Captura de pantalla 2015-02-28 a la(s) 05.22.32

He asistido a la jubilación de un buen amigo catedrático de la Universidad salmantina, y a la despedida de una joven investigadora que marchaba a Berlín para hacer realidad su sueño de perder las pestañas en un laboratorio, buscando solución para esa enfermedad innombrable que a todos entumece con su presencia.

Si grave es tirar por la borda los conocimientos y experiencia de quienes han regido la sociedad, más penoso es el despilfarro económico e intelectual que representa la huida de jóvenes talentos al extranjero después de haber invertido recursos humanos y materiales en su formación, sin obtener de ellos el rendimiento que merece la inversión realizada.

Unos y otros, jóvenes investigadores emigrados y adultos experimentados jubilados, son el paradigma de una sociedad que camina a tientas hacia un futuro menos esperanzador del que cabría esperar si aprovecháramos mejor los recursos humanos que despreciamos como si fueran objetos inservibles.

Injustificado despilfarro intelectual impuesto por derrochadores que bostezan en el Senado, juegan al Candy en el Congreso, dilapidan el erario en medalagonismos, lideran la corrupción y gozan de sueldos, complementos y dietas, inalcanzables para el resto de los mortales que pagamos sus privilegios y sufrimos sus caprichos.

EL PRETEXTO DEL REICHSTAG

EL PRETEXTO DEL REICHSTAG

245px-Reichstagsbrand

Nunca el incendio provocado por la vesánica mano de un pirómano tuvo consecuencias políticas tan nefastas como la propiciada por el comunista holandés Marinus van der Lubbe un día como hoy de 1933, cuando prendió fuego al Reichstag alemán abriendo de par en par las puertas al nazismo, aunque en 2008 se demostrara que Marinus nada tuvo que ver en el incendio del Parlamento alemán.

El canciller Hitler utilizó el incendio como pretexto para iniciar la caza de marxistas, ayudado por Goering que ordenó encarcelar a todos los comunistas berlineses por cómplices, promotores y encubridores del hipotético incendiario, exigiendo los nazis la declaración del Estado de Emergencia y obligando al octogenario presidente Hindenburg a decretar la abolición de los derechos fundamentales, dando pie a que los comunistas ingresaran en las cárceles.

Con el Reichstag echando humo todavía, el Führer puso Alemania boca abajo aprovechando la anulación de siete derechos básicos fundamentales, como los de reunión, expresión, opinión y asociación, rodando comunistas por el suelo como indefensas moscas fumigados por el nazismo, inspirando los campos de concentración para encerrar a los 25.000 ciudadanos que cayeron en pocos días, ante el silencio entumecido de los países europeos.

MUERTE POR CONTROL REMOTO

MUERTE POR CONTROL REMOTO

images-1

Patriot, Tomahawk y Exocet no son nombres de animales domésticos, ni ICBN, THAAD o PAC siglas de organizaciones solidarias, sino hijos herederos de las bombas V1 y V2 que masacraron  distancia cientos de seres humanos, apretando simplemente un botón.

Las guerras modernas dejan claro que el asalto de trincheras a bayoneta calada para ensartar en ella el cuerpo de un congénere, ya forma parte de la indeseable historia guerrera, porque ahora se mata limpiamente a distancia y sin correr riesgos el matarife.

Con macabro humor, dicen los profesionales de la guerra que no se trata de dar la vida por la patria, sino de que el enemigo la dé por la suya, gastando mínimas energías, rentabilizando al máximo la muerte y provocando que desaparezcan el mayor número de adversarios en el menor tiempo posible.

Las guerras televisadas son las mayores superproducciones cinematográfica mundiales, en las que no hay protagonistas visibles de las acciones directas porque los guerreros se ocultan a las miradas de millones de espectadores, que ven asombrados como se volatilizan casas, tanques y refugios, con misiles de diferente alcance.

Filmes reales que cuestan la nadería de ¡billones de euros!, empleados para eliminar otros seres humanos, esparciendo la hambruna en cada disparo, olvidando que podría erradicarse el hambre en el mundo si se dedicara a combatirla con el dinero empleado en eliminar peligros virtuales inexistentes.

La tecnología de guerra pone en evidencia el mayor desprecio por la vida humana que imaginarse pueda, asesinando fríamente a miles de personas a distancia, por control remoto de mortíferos proyectiles concebidos para matar.

ESPEJISMO POLÍTICO

ESPEJISMO POLÍTICO

espejismo

Las ilusiones ópticas producidas por los espejismos físicos debidas a reflexiones totales de luz cuando esta atraviesa capas de aire de diferente densidad, provocan que los objetos lejanos den una imagen invertida como si se reflejasen en el agua sobre la llanura del desierto, engañando a nuestros sentidos.

Pues bien, el debate sobre el estado de la nación ha puesto de manifiesto la crisis de espejismo que sufre el moisés libertador, merecedor de un despertador electoral que lo expulse del paraíso en que vive, ajeno a la realidad de la calle, desconocida para él en su onírico mundo de ilusiones mentales, contemplando ficticias imágenes, similares a las que aparecen en los desiertos, aparentando ver oasis alentadores en los resecos pedregales.

Esta grave crisis sensorial le ha llevado a percibir realidades inexistentes sin que nadie consiga despertarlo del feliz sueño donde descansa, percibiendo realidades diferentes a las que contemplamos y sufrimos el resto de los mortales, lejanas a la recuperación que produce un vaso de agua fresca en el siroco sahariano.

El gran prestidigitador distorsiona tanto la realidad que pretende hacer creíble lo imposible, presentando imágenes virtuales de paraísos inexistentes fruto de su calenturienta imaginación y mostrando ficticias realidades para embaucar la voluntad de los desprevenidos y confundir la percepción de los ingenuos.

Ilusiones mental que le lleva a conclusiones erróneas por carecer de lentes divergentes para separar la realidad de la ficción, favoreciendo la necesaria conversión política paulina que necesita en su ciego galopar al destierro ciudadano en las urnas.

De nuevo “tiene que llover” sobre la piel de toro para alejar de las tribunas al líder político menos valorado en las encuestas, por hacer lo contrario de lo prometido en una estafa electoral sin precedentes, agotando la paciencia colectiva con su desprecio a la inteligencia ciudadana, harta ya de groseras mentiras y privilegios inmerecidos de los hablamentarios.

CLASES DE INMIGRANTES

CLASES DE INMIGRANTES

b

Inmigrante es toda persona que emigra a otro país para instalarse en él, sin distinguir a los desplazados por su color de piel, sexo, ideología o procedencia, ni establecer clasificaciones entre ellos en función de los méritos acreditados, las habilidades demostradas, el conocimiento adquirido, la cultura mostrada, el pedigrí garantizado o la cuenta corriente exhibida.

Pero la realidad es bien distinta para muchos ciudadanos, políticos, financieros y publicistas del país de acogida, empeñados en distinguir unos inmigrantes de otros, dejando clara su preferencia por los que llegan a nuestra tierra en avión privado, frente a quienes desembarcan en patera huyendo de la hambruna.

Es oficio de los sectarios sociales, condenar, explotar, abusar, maltratar, encerrar y expulsar del territorio a los desterrados de su país por la miseria, al tiempo que aplauden, agasajan, elogian, respetan y glorifican a los inmigrantes de lujo que se inscriben en los censos y abren todas las puertas institucionales para obtener permisos de residencia que se niegan a los emigrantes de cayuco.

Poned el oído en el pecho de un exiliado por el hambre para oír los latidos de su corazón, y escucharéis el grito silencioso de su soledad, la voz ronca de su queja resignada, su dolor por la marginación, el abuso de las espuelas en sus entrañas y veréis sus pupilas enrojecidas por el llanto que palpita en la jaula del pecho.

Sabed que pasean por las calles inmigrantes protegidos por su cuenta corriente, junto a desvalidos emigrantes llegados sin zapatillas, que soportan en los costillares latigazos de desprecio por los mismos que se rompen las manos aplaudiendo a millonarios balompédicos llegados al césped de los estadios, sin otro mérito que saber golpear con el pie una bola llena de aire.

DIOS Y LOS MERCADERES

DIOS Y LOS MERCADERES

Dios y los mercaderes

Mientras algunos evocan la hoy el aniversario de la sublevación de algunos tricornios, yo traigo a esta bitácora la visita que la mercadera Merkel, presidenta de la Unión Demócrata Cristiana – ¡Dios! ¿cristiana? – ha realizado al representante de Cristo en la Tierra, dando la oportunidad al hermano Francisco para decirle que los Jefes del Estado tienen la obligación de proteger a los pobres, respondiendo la jefa de Europa que tratan de hacerlo lo mejor posible, sin explicar para quienes tratan de hacerlo impecablemente bien, porque eso lo saben hasta los marcianos del planeta rojo.

El comportamiento de Ángela y sus palmeros me permite traer a esta bitácora la parabólica metáfora del pasaje que San Juan relata en los versículos 13-25 del segundo capítulo de su evangelio, donde nos cuenta el único acto violento de Jesucristo, cuando encontró a mercaderes y cambistas negociando en el templo, expulsándolos a garrotazos por malversar la voluntad de Dios.

Situación socio-laboral que caricaturizaba hace cien años un dibujante, como puede verse en la viñeta que ilustra el artículo, donde puede verse a Dios aporreando a las beatas, cofrades, obispos, empresarios y ricos, que habían profanado el mensaje evangélico de dar la vida por los hermanos, sin comprometerse con la doctrina que predicaban.

Que nadie busque en el dibujo a líderes políticos, financieros y religiosos actuales porque no los encontrarán, ya que el diseñador ignoraba los rostros que cien años después merecerían ser caricaturizados por el cinismo de declararse cristianos sin compromiso cristiano, como le sucede a la presidenta del partido cristiano alemán.

HÁBITAT CORRUPTOR

HÁBITAT CORRUPTOR

b

De la misma forma que no es posible la existencia de osos polares en zonas ecuatoriales, porque el hábitat natural para la supervivencia de estos mamíferos exige bajas temperaturas propias de zonas heladas del hemisferio norte, no sería posible la corrupción que nos invade si el medio social en que se desarrolla no permitiera su existencia.

Es decir, en contra de la culpabilidad que muchos atribuyen de la corrupción a corruptores que corrompen y a corruptos que se dejan corromper, ni unos ni otros hubieran proliferado como hongos en otoño si el ambiente social no les hubiera facilitado el crecimiento, como hacen las arenosas dunas del Sahara impidiendo que broten setas en ellas.

Tampoco es cierto que la corrupción forme parte de la condición humana, como el error y los demás atributos que definen a los seres racionales, pero tan nefasta cualidad estaría reprimida y controlada si el clima social impidiera su crecimiento, rociando con spray moral hasta el último rincón, como hacemos en los hogares para exterminar insectos y roedores.

Resolveremos el problema cuando en la sociedad domine una cultura de honestidad, compromiso moral, ética social, solidaridad compartida y generosidad fecunda, lo cual no es previsible que suceda mientras tengamos grotescas princesas del pueblo, basura en los televisores, especuladores sin escrúpulos, leyes con rendijas, usureros de guante blanco, politiqueros en los escaños, periodistas manipuladores y ciudadanos aplaudiendo a los defraudadores a la puerta de los juzgados.

No obstante, podemos ir cerrando algunas vías de agua putrefacta, saneando el espacio social público con fuerzas y cuerpos de seguridad que pasen la bayeta por todos los rincones, sellen las grietas y pongan ratoneras para que nadie escape de las togas judiciales, para que estas  sacudan el polvo social con todos los ácaros que lleva dentro en una isla desierta donde se extingan corruptos y corruptores.