ZAPATERO LINDE, A SUS ZAPATOS

ZAPATERO LINDE, A SUS ZAPATOS

images

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha propuesto ante la Comisión de Economía y Competitividad del Congreso nuevas «fórmulas complementarias» de capitalización adicionales a las pensiones públicas, que refuercen el ahorro durante la vida activa de los trabajadores.

Es decir, ha pedido que los ciudadanos contraten planes de pensiones con empresas aseguradoras, vulnerando sus competencias y emulando a los propietarios de dichas empresas, pareciéndose más a uno de ellos que a un funcionario público con responsabilidades diferentes a las ejercidas hoy por él antes los representantes del pueblo español que debe servir.

Recordemos que las funciones del Gobernador del Banco de España son: inspeccionar, supervisar y controlar las actividades financieras de las entidades bancarias, gestionar la deuda pública pactando procedimientos de emisión, amortización y gestión de la deuda, establecer la cantidad de moneda que debe ponerse en circulación, promover el buen funcionamiento de los sistemas de pago y elaborar informes y estadísticas sobre indicadores económicos como: PIB, precios, demanda nacional y de actividad, balanza de pagos, mercado de trabajo, etc. Esas son sus funciones y no otras.

Sugerimos al señor Linde que olvide presuntos intereses personales y se ponga a investigar, entre otros muchas cosas, por qué no fluye el crédito bancario a los ciudadanos y las empresas, después de recibir miles de millones de euros procedentes de los 100.000 recibidos por el Gobierno para el rescate bancario, que el Estado ha utilizado para el saneamiento del sistema financiero español a través del FROB.

De no hacer esto podríamos pensar que su situación es similar a la del director del Servicio Catalán de Salud, señor Padrosa, a su vez apoderado de seis empresas privadas sanitarias que facturaron 14 millones de euros al propio CatSalut dirigido por el ilustre Josep María, investigado hoy por la Oficina Antifraude catalana.

Zapatero Linde, dedíquese usted a reparar sus zapatos, olvídese de las pensiones, no caiga en intrusismo político, póngase al servicio de los ciudadanos que le pagan el sueldo, quítese la camisa de once varas que se ha puesto, salga del lodazal donde se ha metido y cumpla con sus obligaciones, que no son pocas, ni baladíes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.