VERSODIARIO

VERSODIARIO

Amanece cada día con incertidumbre en la jornada que espera,  circundando las adivinanzas el contorno incierto de la historia personal que a cada cual corresponde.

Al despertar de los sueños nocturnos, aguardan pacientes en la antesala del día las esperanzas diurnas, sabiendo que la nueva etapa traerá bajo del brazo novedades inesperadas, ignorados sucesos y desconocidas peripecias,  que justifican la aventura de la vida.

Quedan abandonadas en la almohada las pesadillas oníricas, y la realidad abre la ventana de cada día sin permitirnos ver más allá del paisaje que nos muestra a cada instante,  velándonos el porvenir por mucho que nos empinemos para ver qué se esconde tras la tapia del siguiente minuto.

Aunque el azar reserve a su voluntad el derecho de admisión, negando asilo a las pitonisas y ocultando a las profecías la posibilidad de anticipar el futuro, no puede evitar que cada nuevo día se acerque a nosotros portando en la solapa la primicia de un pensamiento inédito, una cábala desconocida o una rama de olivo con un verso suspendido en cada hoja, aliento de la jornada.

He abierto la jaula del invierno a mi jilguero para que vuele al encuentro del amor en primavera, pidiéndole a cambio que se acerque cada día a esta pantalla con un verso de la mano para abrir la portada diaria.

Versodiario que entregaré  complaciente al cuaderno de bitácora, hasta que el verano derrita con su ardentía estas páginas de primavera.

Dejo el primer latido:

Recuerdo, a veces,                                                                                                                              olvidando el olvido,                                                                                                                            recuerdos.                                                                                                                                              Los otros, los que olvido,                                                                                                                    cuando a veces los recuerdo                                                                                                              ignoro por qué han venido.                                                                                                                (3.4.2011)

 

Un comentario sobre “VERSODIARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.