Navegando por
Etiqueta: latido

ENCUENTRO CON LA INNOMBRABLE

ENCUENTRO CON LA INNOMBRABLE

muerte copia

No sabemos cuándo, pero tenemos cierto nuestro encuentro con la innombrable desde que el corazón da el primer latido en el vientre materno, por mucho que pretendamos huir de ella escondiéndola en el rincón más oscuro de la memoria para hacerla desaparecer sin conseguirlo, porque es la única realidad futura que sabemos con certeza.

Eso sí, por mucho que intentemos darle cita o adivinar el día que vendrá a visitarnos, no será posible porque la aventura de la vida cierra las puertas a todas las predicciones, salvo aquellas que cumplan la voluntad de suicidio o el pronóstico del responsable que atiende a los enfermos terminales en las unidades de cuidados paliativos.

Se incluye también en este grupo de privilegiados a quienes la muerte anuncia previamente su visita, los condenados a muerte, quienes juegan a la ruleta rusa con el tambor del revólver lleno de balas y Santiago Nasar, el protagonista de la novela de García Márquez donde anuncia anticipadamente su muerte.

Todos los demás debemos estar preparados para cualquier sorpresa en propia piel, dando oportunidad a familiares, amigos y vecinos de difundir nuestro viaje hacia la nada de procedencia que a los descreídos nos espera, o hacia la eterna felicidad celestial que anhelan los creyentes, aunque parezca contradictorio que quieran acceder a tanta dicha lo más tarde posible.

VERSODIARIO

VERSODIARIO

Amanece cada día con incertidumbre en la jornada que espera,  circundando las adivinanzas el contorno incierto de la historia personal que a cada cual corresponde.

Al despertar de los sueños nocturnos, aguardan pacientes en la antesala del día las esperanzas diurnas, sabiendo que la nueva etapa traerá bajo del brazo novedades inesperadas, ignorados sucesos y desconocidas peripecias,  que justifican la aventura de la vida.

Quedan abandonadas en la almohada las pesadillas oníricas, y la realidad abre la ventana de cada día sin permitirnos ver más allá del paisaje que nos muestra a cada instante,  velándonos el porvenir por mucho que nos empinemos para ver qué se esconde tras la tapia del siguiente minuto.

Aunque el azar reserve a su voluntad el derecho de admisión, negando asilo a las pitonisas y ocultando a las profecías la posibilidad de anticipar el futuro, no puede evitar que cada nuevo día se acerque a nosotros portando en la solapa la primicia de un pensamiento inédito, una cábala desconocida o una rama de olivo con un verso suspendido en cada hoja, aliento de la jornada.

He abierto la jaula del invierno a mi jilguero para que vuele al encuentro del amor en primavera, pidiéndole a cambio que se acerque cada día a esta pantalla con un verso de la mano para abrir la portada diaria.

Versodiario que entregaré  complaciente al cuaderno de bitácora, hasta que el verano derrita con su ardentía estas páginas de primavera.

Dejo el primer latido:

Recuerdo, a veces,                                                                                                                              olvidando el olvido,                                                                                                                            recuerdos.                                                                                                                                              Los otros, los que olvido,                                                                                                                    cuando a veces los recuerdo                                                                                                              ignoro por qué han venido.                                                                                                                (3.4.2011)