VENERADOS ACTORES

VENERADOS ACTORES

actores hollywood

Declaro mi escaso interés por el cine como laguna cultural de difícil solución, pero confirmo el nulo aprecio que siento hacia los multimillonarios actores cinematográficos que pisan alfombras rojas y tienen excesivos ceros en sus cuentas corrientes, siendo admirados, reverenciados y envidiados por los aficionados al séptimo arte.

He tenido siempre claro que un actor de cine, – o actriz, claro -, no merece el sueldo que recibe ni los honores otorgados por la sociedad, ya que se trata de un fingidor, simulador o suplantador de personalidades que no le pertenecen, siendo mayor el respeto adquirido cuanto mejor finge ser lo que no es.

Con una sonrisa en los labios vi por televisión la incredulidad de un joven ante los temores de Sylvester Stallone a sufrir agresiones físicas en un festival cinematográfico,  porque el chico no comprendía que el heroico Rambo que había derrotado un ejército con su puñal, temblara ante las amenazas de un tarado, cuyas piernas eran de menor tamaño que el brazo del suplantador.

Ciertos reverenciados actores y actrices, al apagarse los focos y quitarse el disfraz, han resultado ser personas no deseables en la sociedad, con pedigrí de pedófilos, meretrices,  drogadictos, alcohólicos y delincuentes comunes, acreditando gran parte de ellos una cultura rudimentaria de supervivencia, pero todos son aplaudidos y bien pagados por su capacidad para fingir ante las cámaras actitudes virtuales alejadas de su vida real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.