Navegando por
Etiqueta: Cospedal

FRASEOLOGÍA POLÍTICA

FRASEOLOGÍA POLÍTICA

eufemismo-1

Pido a los lectores de este blog que me ayuden con sus aportaciones a redactar un diccionario de fraseología política, que pueda ser de utilidad para los ingenuos ciudadanos que todavía atienden cantos de sirena donde no hay más que ronquidos de sueños fatuos mezclados con irracionales sonidos emitidos por gargantas anquilosadas en épocas de exterminio medieval.

Todo pudo comenzar en 2008, cuando el señor Zapatero llamó antipatriotas y catastrofistas a quienes alertaban de la profunda crisis que se nos venía encima, nominada el 9 de mayo por él mismo como “desaceleración transitoria”.

Histórica fue la intervención de Cospedal el 25 de febrero de 2013, que ha pasado al libro Guinness del cinismo político, cuando llamó “indemnización en diferido” la justificación para que su partido siguiera pagando durante dos años sueldos millonarios al tesorero Bárcenas.

Desde la Zarzuela se explican los divorcios y las separaciones matrimoniales de la realeza española, diciendo que se trata de “ceses temporales de convivencia”, aunque hayan tenido que ampliar los marcos de las puertas para dar paso a las cornamentas y hacer obra en las paredes donde empotrar cajas de seguridad blindadas.

La salida de jóvenes españoles a otros países por falta de futuro en la tierra que les ha visto nacer, fue definida por la ministra Fátima Báñez como “movilidad exterior”, reservando el estatuto de emigrados a los subsaharianos que huyen de la hambruna hacia la tierra prometida.

El independentista Artur Mas llamó “ticket moderador sanitario”, lo que es una cuota de incremento de pago que deben hacer los catalanes cada vez que visitan al médico de cabecera, compran medicinas, ingresan en un centro sanitario público o acuden al servicio de urgencia hospitalaria.

Si los recortes presupuestarios son “reformas estructurales”; la subida del IRPF, “recargo temporal de solidaridad”; las rebajas de salarios, “devaluaciones competitivas”; y la amnistía fiscal, “tributación de rectas no declaradas”; entonces las manifestaciones ciudadanas serán “actuaciones obligadas en defensa propia por la supervivencia”.

¿CONSPIRACIÓN O CORRUPCIÓN?

¿CONSPIRACIÓN O CORRUPCIÓN?

pp

Los dirigentes del Partido Popular están consiguiendo el milagro de lo imposible convirtiendo lo fácil en algo inalcanzable, debido a la torpeza con que están limpiando las toneladas de mierda que han arrojado sobre Génova algunos destacados militantes. Martirologio indecente que lleva la obscenidad al sarcasmo sin posible redención.

La comparecencia ante los periodistas del portavoz Alonso fue patética e inspiradora de la más alta compasión degenerativa.

El desconcierto de Ana Mato le impide ver el machismo sufrido por ella como mujer florero en un hogar donde nada pintaba, ni sabía.

Las ilegales justificaciones de pago a la Seguridad Social de Bárcenas defendidas por Floriano, repelen al Derecho Laboral.

El argumentario cantinflero de Cospedal para justificar lo injustificable, evidencia una pretendida manipulación mental de propios y extraños digna del mayor desprecio.

Las detestables amenazas de Bárcenas a los dirigentes populares representan un chantaje insoportable en un Estado de derecho.

Las insinuaciones a la conspiración contra Rajoy por parte de Arenas, recordando los penosos atentados del 11 M, repugna a la justicia.

La alusiones de Pons al contubernio contra el partido aludiendo a la ausencia de la matanza de Atocha en una película americana, insultan a vivos y muertos.

Debe ser que la corrupción externa ha corrompido también la mente de los líderes populares, destruyendo las conexiones neuronales en sus cerebros, provocando enajenación mental transitoria de carácter colectivo en las plumas timoneras de la gaviota.

Qué fácil les hubiera resultado ir tras los pasos del Jefe del Estado diciendo a coro: “Lo sentimos. Nos hemos equivocado. No volverá a ocurrir”. ¿Por qué no han hecho esto? ¿Serán beneficiarios de las corruptelas del “gran extorsionador”? ¿Por qué han salido huyendo hacia adelante camino del suicidio político como hicieron los asnos de Sharbish junto al delta del Nilo, golpeándose la cabeza contra un muro hasta destrozársela?

TRADUCTOR POLÍTICO

TRADUCTOR POLÍTICO

Comunico a todos los amigos de este blog que Google ha incorporado a su traductor de idiomas el nuevo lenguaje político, para que los ciudadanos podamos saber qué nos dicen los políticos cuando se dirigen a nosotros.

Yo he probado este intercambiador de idiomas pidiéndole que me tradujera las declaraciones que hizo ayer Cospedal para explicar la situación de Bárcenas en el Partido Popular y el resultado ha sido sorprendente, porque finalmente he podido comprender el críptico mensaje que lanzó en el lenguaje político que ellos mismos no comprenden, como evidencian sus dudas e interrupciones.

Aquí os dejo la traducción de sus palabras, por si alguno de vosotros tuvo el mismo problema comprensivo que yo, cuando oí a la secretaria general balbucear sonidos ininteligibles por mente humana, ajena a los privilegiados cerebros de nuestros políticos.

bueno

 Gracias a Google por esta aportación, que nos será muy útil a los imbéciles ciudadanos que no entendemos las intervenciones de los líderes políticos.

IMBÉCILES NO, POR FAVOR

IMBÉCILES NO, POR FAVOR

1359659211571cospedal2

Tradicionalmente, los políticos de todos los colores se han dedicado con machacona insistencia a insultar el sentido común de los ciudadanos, y eso no está bien. Pero en los últimos meses el empeño delirante Popular se ha incrementado de manera alarmante, llegando el oprobio ayer por la mañana a su más alta cota de menosprecio ciudadano, con las declaraciones de Cospedal.

Habla la señora de transparencia en el partido, al tiempo que cambia todos los cristales de las ventanas de Génova por tabiques opacos de ladrillos militantes, anunciando una comisión interna que investigue las cuentas internas del partido, para que sean los propios defraudadores quienes denuncien su fraude. Ya.

Dice María Dolores que el Tribunal de Cuentas está conforme con las cuentas blancas presentadas por el partido, mientras guardan en el rincón más oscuro de la sede toda la negrura acumulada durante años, para que Manolo, el hermano de Aznar, Margarita la ministra de Justicia del expresidente y otros miembros del Tribunal pertenecientes al Partido Popular, aplaudan la contabilidad blanqueada por sus amigos.

Proclama la Secretaria General que todos los datos publicados son falsos, menos los referidos a García Escudero, Jaume Matas e Ignacio del Burgo, que ya han cantado por bulerías la recepción de las cantidades aparecidas en la contabilidad “B” del partido, al tiempo que otros afinan las guitarras antes de iniciar su copla.

Sostiene la presidenta de Castilla-La Mancha que la divulgación de esas corruptas entregas pretende interrumpir el proceso salvador de España que está llevando a cabo el Partido Popular, cuando su intención es limpiar en juzgados y urnas, la mierda que está inundando el país procedente de los vertederos políticos.

Alguien debe hacerle saber dos cosas a la señora Cospedal. La primera, que los procesos de bunkerización como el emprendido ayer por ella en el Partido Popular, sólo conduce al suicidio de la gaviota. Y la segunda, que el pueblo ha superado hace años el test de Inteligencia Ciudadana, por lo cual no es posible engañarle con bolonias de tres al cuarto, ni teatralidades de mercadillo.

Podemos ser pacientes hasta la santidad para aguantar todo lo que estamos soportando. Podemos ser sufridores que llevamos con resignación los injustos recortes sociales. Hasta podemos ser perroflautas como nos ha llamado alguno de los suyos. Incluso podemos ser cobardes por no atrevernos a tomar las Instituciones y enviar a todos los políticos a penitenciar por el desierto. Pero imbéciles, señora Cospedal, no. Imbéciles, no, por favor.

DE LA FUENTE, ¡A LA FUENTE!

DE LA FUENTE, ¡A LA FUENTE!

Ante el despido de 88 orientadores laborales, el director general de la Función Pública de la señora Cospedal, don Juan Manuel de la Fuente, ha declarado que con estos despidos están “haciendo un bien común a la comunidad”. Bien por el chico.

Pocas veces el desprecio a los administrados alcanzó cotas semejantes, porque el descerebramiento de este dirigente ha superado con siete palabras el record de displicencia. Estamos acostumbrados a la prepotencia de los políticos, pero debe saber este señor que no aceptamos el insulto, ni permaneceremos inmóviles si tal ofensa no tiene el castigo que merece, por el bien común de la comunidad.

Si esta es una buena decisión, da miedo pensar en la que espera a los castellano-manchegos cuando este dirigente político que alimentan, juzque como mala alguna decisión que les afecte, porque la concepción mercantil que tiene este sujeto sobre la gestión pública, produce escalofríos.

Sus palabrazas permiten adivinar que nuestro protagonista no distingue claramente un ser humano de un objeto que puede abandonarse en el estercolero, porque resulte más barato pagar la multa que contratar un servicio de mudanzas. Las palabras de esta lumbrera intelectual evidencian un intolerable sentido cortijero de la gestión pública, haciendo que su voluntad prevalezca por encima de todo y de todos, desempolvando el lema ya viejo y olvidado de los déspotas: Hoc volo, sic jubeo, sit pro ratione voluntas, es decir: lo quiero, lo mando, sirva mi voluntad de razón.

Con semejante argumento todo vale, incluso que los parados decidan enviar al señor De la Fuente a una fuente sulfhídrica que envenene su pituitaria por carecer del olfato político necesario para no fomentar desde la dirección funcionarial, la hostilidad que han provocado sus esquizofrénicas declaraciones.

Es evidente que moderación y prudencia no son virtudes que acompañen a este personajillo, nubladas por una prepotencia y chulería impropia de quien vive a costa de aquellos que vilipendia.

Alguien sensato de su entorno debe advertirle que detrás de cada trabajador despedido hay un doloroso drama personal y familiar que, en algunos casos, va acompañado de graves consecuencias. Es decir, los despidos laborales deben ser para los administradores públicos algo más que números y asientos contables, porque afectan a la dignidad de las personas y contravienen un derecho constitucional recogido en el artículo 35 de nuestra carta magna. Y, lo que es más grave, cuando un político orienta la brújula de su gestión solamente hacia la rentabilidad económica, permite suponer cual es el rumbo personal que guía su participación activa en la vida política.

En contra de la opinión de este individuo, somos millones los ciudadanos que consideramos el mayor bien común para el país que la mitad de los políticos fueran expulsados de sus poltronas, con él a la cabeza.

EL MILAGRO DE FÁTIMA

EL MILAGRO DE FÁTIMA

Cuando hablo del milagro de Fátima no me refiero a la advocación católica mariana que se venera en el distrito portugués de Santarem, sino al milagro político logrado por los populares al conseguir emular a la rosada miembra Bibiana con la jacarandosa Fátima Báñez, ambas andaluzas y en edad de crecimiento mental, con el único mérito acreditado de llevar muchos años portando el carnet del partido en la boca.

No le bastó a doña Fátima agradecer emocionada el capotazo que nos había echado la Virgen del Rocío para salir de la crisis y volver al crecimiento, – aunque termináramos hundiéndonos más en el paro y el decrecimiento -, que se ha convertido en el brote más verde del Gobierno al recibir inspiración divina para anunciar su buena nueva, ofendiendo el sentido común de los ciudadanos con un insulto tan grosero.

Ahora, que media España se desangra, los populares han incorporado al guiñol político el nuevo retrato de la frustración, alimentando con mentiras oficiales falsas expectativas en los desesperados, de consecuencias fatales para ellos si no fueran más inteligentes de lo supuesto por esta joven irresponsable del empleo.

En medio del lodazal nos preguntamos qué habrá pretendido conseguir Fátima Báñez al decir lo que dice Cospedal que no dijo, diciendo que estábamos saliendo de la crisis, precisamente cuando el paro batía un nuevo record histórico. Nos gustaría saber también si la responsable de empleo ha tenido revelación divina para decir eso o si Fátima ha revelado por fin su incompetencia a la población de manera ostensible, aunque el jefe no cuestione su continuidad al frente de un ministerio que no merece.

Debe saber la responsable de la seguridad social española que la desvergüenza no es el mejor atajo para levantar los ánimos del pueblo, pues las mentiras conducen a parajes sin retorno, donde la moviola es la antesala del olvido, y las tomaduras de pelo una puerta de salida hacia el destierro político.

Sinceramente, amigos, no podemos creernos tanta farsa, sin sospechar una segunda verdad, presintiendo que el virus de la insensatez ha infectando el cerebro de la ministra con una enfermedad cuyos síntomas vienen definidos por la falta de sentido común, ausencia de autocrítica, alejamiento de la ciudadanía, ceguera política y exceso de ignorancia.

Lo malo no es que la señora Báñez esté donde está, sino los esfuerzos que está haciendo por quedarse ahí naufragando en sus propios errores, queriendo prolongar su miopía hasta que san Judas Tadeo, conseguidor de lo imposible, haga el milagro de enviarla a su lugar de procedencia.

TESTIMONIO EJEMPLAR

TESTIMONIO EJEMPLAR

El testimonio que están dando los padres de la patria es un ejemplo a seguir por todos los ciudadanos de bien que valoran sus sacrificios por nosotros, haciendo callar a los “indignados”, hoy desaparecidos de la faz de la tierra.

A nadie puede extrañar que los parlamentarios se autorregalen un iPhone 4S para negociar nuestra salvación en las mejores condiciones y evitar saturar los centros de reciclado, quedándose con el iPhone de la anterior legislatura por si surge alguna emergencia.

También es lógico que mantengan el ordenador portátil que ya tenían, pagando 100 dolorosos euros de su escaso salario, y que se autorregalen un iPad de última generación para facilitarse la tarea de hacernos más felices.

El imprescindible que dispongan además de un ordenador de sobremesa en el despacho, ADSL en su casa, asistente que les asista y cómodo despacho, para realizar gestiones que mejoren nuestro bienestar, aunque haya protestones que se quejan porque a los demás nos impidan realizar el mismo sacrificio que ellos ejemplifican.

También es lógico que les paguemos la gasolina, los peajes, billetes y taxis que necesitan en sus desplazamientos a las «escopetas nacionales» donde negocian los favores, prebendas y beneficios que recibimos los ciudadanos con sus esfuerzos.

La capacidad de trabajo de nuestros patrioteros padres llega a tanto, que no les basta con los sudores en el Parlamento y se pluriemplean en otros oficios para evitarnos trabajo a los demás, renunciando al merecido plurisalario que reciben.

¿Sería lógico que tributaran los libertadores por los miles de euros que le llegan en complementos, asistencias, kilometraje, alojamiento y manutención? Pues no. ¿Sería normal que dejaran de percibir euros cuando abandonan el escaño? Pues tampoco, porque su testimonio es ejemplar, como dijo Cospedal: «Los españoles pueden estar seguros de que no habrá sacrificio ni esfuerzo que no estemos dispuestos a hacer». ¡Bien dicho, coño!

Muchos ciudadanos carentes de sensibilidad y reconocimiento a los sacrificios que realizan sus «padres putativos», pretenden quitarles la pensión máxima de jubilación obtenida con sus 7 años de esfuerzos, simplemente porque a ellos les exigen 35 años de actividad laboral. ¡Qué ingratos!

Otros, más ignorantes y osados, se atreven a pedirles cosas imposibles, como que se ajusten el cinturón como ellos les exigen, sin darse cuenta que sus “padres” usan tirantes.