MOVIDA EXCEPCIONAL

MOVIDA EXCEPCIONAL

Afirma el líder episcopal Rouco Varela que las Jornadas Mundiales de la Juventud Católica serán “una movida excepcional”, y tiene razón, aunque si supiera qué es una movida, hubiera empleado otra palabra para calificar la reunión internacional que ha convocado.

Excepcional evento, efectivamente, porque semejante “movida” se aparta de lo ordinario, y las publicitarias jornadas festivaleras tendrán lugar por primera y única vez en la capital de este reino. En eso tiene razón.

Pero también excepcional, porque el propio cardenal ha concedido a los curas de pueblo poder sacramental para liberar a las abortistas arrepentidas, de la excomunión a que fueron condenadas.

Excepcional, porque el jefe de don Antonio María ha tenido a bien evitar que los fieles comulgantes pasen por el purgatorio, incluyendo en el lote una reduciendo del tiempo de estancia en el mismo a quienes recen por la juventud.

Excepcional, porque, a lo peor, el portavoz de la Conferencia Episcopal, señor Camino, va a ser denunciado por Europa Laica de incurrir en un posible delito de difamación al tachar de «parásitos» a los convocantes de la «marcha laica».

Excepcional, porque el acontecimiento ha trastornado a este mismo Secretario General haciéndole decir que los ¡50 millones de euros! “no son un despilfarro, son gastos que se necesitan, mínimos y de gran austeridad”.

Excepcional, porque ningún otro acontecimiento urbano ha supuesto los gastos de la “movida” católica, muy superiores a los 50 millones de euros declarados oficialmente por el señor Barriocanal, director financiero del evento.

Excepcional, porque no se recuerda en la Villa y Corte un despliegue policial semejante, ni medidas de seguridad tan radicales, con graves molestias para los vecinos y visitantes ajenos a la “movida”.

Excepcional, porque los bloqueos urbanos, cambios de sentido, direcciones obligatorias y accesos prohibidos, perturbarán la vida cotidiana de millones de ciudadanos desinteresados en la manifestación.

Excepcional, porque la historia de la iglesia católica no tiene páginas donde se refleje un testimonio más elocuente de olvido y desprecio a la hambruna, como el banquete que sus jerarcas van a darse el día 20.

Excepcional, porque no se recuerda otra “movida” eclesial que haya recibido tantas críticas desde dentro, como la del sacerdote catedrático Alvilares que afirma: “La JMJ es el cristianismo como espectáculo, que Jesús rechazó». O la de Evaristo Villar, portavoz del Foro de Curas donde se agrupan 120 sacerdotes de las parroquias más pobres de Madrid, quien no se ha cortado en decir: «Un evento de esta categoría no cabe en una sociedad con cinco millones de parados».

Ahora nos falta saber qué opinan sobre las Jornadas los católicos que se están dejando la piel entre los pobres por cumplir el mandato evangélico, como Casaldáliga, Merino, Boff, sor Raquel y miles de anónimos cristianos proféticos. En cambio, no es difícil suponer qué opinarían sobre la “movida” los que se ya se dejaron la vida en el empeño libertador de los oprimidos por la  miseria, como Ellacuría, Romero, Cámara, Múgica, Teresa, Ferrer,…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.