MILAGRO DE LAS URNAS

MILAGRO DE LAS URNAS

Ser de las personas que preguntan sobre aquello que no debería importarle, me permite integrarme en el grupo de curiosos congénitos, cercanos a determinada patología social todavía por definir.

Mi condición de curioso me lleva curiosear sobre algunas cosas curiosas que suceden a mi alrededor en esta curiosa vida, siendo la política y los políticos una de las curiosidades que más han llamado mi curiosidad.

Es por eso que me resulta curioso contemplar diariamente un milagro no descrito en los evangelios, que va más allá de la transfiguración del Señor en el monte Tabor. Se trata de un milagro social que excita sobremanera mi curiosidad, alentando el deseo de averiguar algo que aparentemente no me concierne, cuando en realidad llega en ocasiones a determinar mi vida y la de todos mis vecinos.

¿Cómo es posible que el milagro de las urnas no haya sido todavía reconocido por las iglesias cristianas, aunque Marcos, Mateo, Lucas y Juan se olvidarán de incluirlo entre los portentos realizados por el Maestro? Es más, ¿por qué la católica Iglesia no santifica a los protagonistas del milagro que voy a referirles?

Resulta, pues, que el amigo Peñarroya, ese que tenemos todos, ¿no lo recordáis? Sí, hombre, el tonto de la clase que nos hizo reír con sus salidas de pata de banco. El que pillaban copiando siempre que lo intentaba. El bufón adolescente de las niñas. El que aprobaba por la insoportable presión que ejercían los padres. Aquel que no era capaz de hacer una O con un canuto. El mismo que no entendía explicación alguna en la Universidad. El que terminó la carrera cuatro años después que todos nosotros. Aquel que no encontró trabajo ni de pastor. Ese.

Pues éste parásito gandul, un buen día recibió la visita del espíritu político en forma de palomo-colega que le dio un codazo en la barra del bar haciéndole flotar sobre la realidad, al tiempo que le proponía caminar por la vida con el carnet de un partido político entre los dientes, un reclinatorio en las manos y el tronco inclinado.

Con estos méritos, el imbécil de Peñarroya acabó en una lista electoral, fue elegido por el «pueblo soberano» y se produjo el gran milagro de la transfiguración política del cuadrúpedo, pasando de ignorante esférico a sabio renacentista.

Se puso corbata, metióse en un traje, engoló la voz, alzó la testuz, comenzó a opinar sobre aquello que ignoraba, impartió consejos, fue admirado, recibió aplausos su torpeza, propuso leyes, multiplicó su patrimonio muy por encima de quienes le tomaban el pelo en la escuela, Instituto y Universidad, recibió honores en palcos de teatros, dio trabajo a toda su familia y, lo que es peor, tuvo un inmerecido poder sobre la vida de los demás.

Finalmente, resolvió eternamente su vida – no su vida eterna – entre el aplauso de la multitud que le vitoreaba por la calle, pasando a la historia de este país como una de los próceres que levantó la patria, cuando lo único que elevó fue su patrimonio y la vergüenza colectiva de quienes sufrieron sus desatinos.

Artículos relacionados:

LOS TIENESTUDIOS LOS TIENESTUDIOS Dentro de la variopinta fauna política donde hay especímenes de todas clases, existe la pandilla de los “tienestudios”, donde se agrupan todos los retrasados de la clase, que fueron incapaces de alcanzar una titulación universitaria. Son individuos de bajo perfil intelectual y...
POLITICIDAS Todas las encuestas confirman el descenso en picado del PP, la decadencia constante del PSOE y el declive de sus respectivos líderes políticos, sin que ninguno de ellos haya reconocido los errores cometidos, entonado el "mea culpa", ni explicado las razones de las caídas, aunque todos las sepamos....
LA HUMILDAD DEL PODER O EL PODER DE LA HUMILDAD La experiencia vital de quienes vamos caminando en primera posición hacia el vestíbulo de la estación término que a todos espera, nos obliga a superar la ingenuidad del sectarismo juvenil que determinaba filias y fobias hacia las personas, en función de su militancia política o credo religioso. ...
MILAGRO DE AZAHAR No voy a recordar declaraciones patrimoniales de la Humanidad sobre un recinto medieval y renacentista, ni hablaros de concatedrales, palacios, torres almenadas, arcos estrellados o casas blasonadas entre las que asenderear recogidos pasos en silencio deteniendo el tiempo, pisada a pisada, por cal...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.