TERRORISMO

TERRORISMO

Euskadi Ta Askatasuna ha muerto. ¡Viva la vida!

A partir de hoy podemos hablar de ETA en pretérito, recordando que fue una organización terrorista abertzale independentista que ponía muertos en la mesa de negociación para obtener el objetivos de País Vasco y Libertad, secuestraba y extorsionaba, desde 1958.

Pero nuestra salida del túnel del terror, no debe impedirnos recordar que otros países permanecen en él, soportando la barbarie del terrorismo que sólo pretende matar ciudadanos a traición sin haberles declarado previamente la guerra, para lograr un cambio político, un beneficio económico, una imposición religiosa, una reivindicación social o cualquier otro favor que las leyes ciudadanas o las tradiciones no contemplan.

El terrorismo es una intimidación homicida que sobrecoge el corazón de los vecinos. Violento chantaje a los Estados con almas inocentes. Extremada coacción con escasos beneficios. Y brutal castigo a familiares y amigos, tan inmerecido como injusto.

No pretende el terrorismo otra cosa que extorsionar, es decir, presionar a la negociación poniendo muertos sobre la mesa, para conseguir que el Estado actúe en el sentido que los terroristas determinan, lo que da un definitivo tinte de chantaje a sus actuaciones violentas.

La lucha contra esta dominación por el terror es difícil porque los autores aparentan ser inofensivos ciudadanos normales, muchos de ellos con el nivel de incultura suficiente para creerse llamados por divinas voces al sacrificio con el fin de gozar eternamente de inexistentes paraísos.

El éxito del terrorismo consiste en perseverar con actos violentos, como explica Gabo, el padre de los Buendía. El primer muerto que ponen sobre la mesa, provoca la ira de los ciudadanos contra los asesinos. Con el segundo, se inicia la protesta social contra la incapacidad del Gobierno. Al tercer vecino que rueda por el suelo comienzan algunos a ceder al chantaje para que cese el terror. Y al cuarto muerto que aparece en las portadas de los periódicos, se resquebraja la unidad antiterrorista, para regocijo de los matarifes.

Para evitar que esto suceda, los Estados que sufren terrorismo deberán reforzar sus estructuras, los ciudadanos luchar contra la resignación a la derrota, los dirigentes políticos olvidarse de su partido, las fuerzas y cuerpos de seguridad de todos los países mantenerse atentos las veinticinco horas del día y los líderes religiosos no predicar salvaciones eternas para quienes se llevan con su vida la existencia de los demás .

Un comentario en «TERRORISMO»

  1. Primero y por encima de todo mi reconocimiento a tus comentarios, también sobre este, que acompaño con un abrazo «electrónico». Pero me vas a permitir que lamente no estar de acuerdo únicamente en lo referente a la primera parte del título de tu comentario sobre el terrorismo, me explico: Dices, ETA ha muerto. !Viva la vida¡, pues bien, ojala tuvieras razón, ETA lamentablemente no ha muerto, sólo ha dicho, que deja de matar, y me alegro. Yo soy escéptico en muchas cosas, me cuestiono casi todo, pero en este caso creo tener motivos suficientes para serlo, y no por repetido es más verdad eso, ¿Ha dejado las armas de matar?. Hay otras «armas» dialécticas que a mi no me preocupan, ¿Han dicho que se disuelven?, en fin sobran argumentos para poder definitivamente decir que ETA fue una pesadilla histórica, pero ojala me equivoque, pero eso sí !Viva la vida¡ y a ser posible SIEMPRE CON SALUD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.