LOUIS PASTEUR

LOUIS PASTEUR

220px-Louis_Pasteur

Con la muerte del químico francés Louis Pasteur, hace hoy ciento dieciocho años, se inició la microbiología moderna, se industrializó la pasteurización de la leche, pasó al olvido la generación espontánea y cobró fuerza la teoría germinal de las enfermedades infecciosas.

A lomos de este científico llegaron a nosotros las vacunas, los antibióticos, la esterilización y la higiene, como métodos probadamente eficaces para evitar que las enfermedades infecciosas acamparan con plena libertad por rincones de la sociedad y hospitales, dando paso a la medicina científica.

Mediocre estudiante, sin afición alguna hacia la química, vivió Pasteur en su juventud la frustración de no ser profesor de arte, para gozar en la madurez de la fama otorgada por desvelar el misterio del desdoblamiento del ácido tartárico, mientras el tifus se llevaba por delante la vida de dos de sus cinco hijos.

Cuando el pequeño Joseph Meister iba a morir irreversiblemente al ser mordido en 1885 por un perro rabioso, Pasteur corrió el riesgo de inocular por primera vez su vacuna contra la rabia al joven, evitando que desarrollara la mortal enfermedad.

No sé si José Antonio – ayer alumno y hoy amigo – vive en alguna de las dos mil calles francesas que llevan su nombre, pero hasta el Institut Pasteur de París donde realiza sus investigaciones envío este recuerdo, con el deseo de que sus trabajos igualen en mérito a los del sabio Pasteur.

Un comentario en «LOUIS PASTEUR»

  1. Querido Paco,
    ¡muchas gracias por tu artículo! Has acertado: vivo precisamente en el bulevar que lleva su nombre, a pocos minutos a pie del Instituto. Pero mucho me temo que no por ello mis investigaciones van a ser mejores. En todo caso, siguiendo los consejos de Pasteur, procuro estar preparado por si algún dia viene la suerte.
    Un abrazo muy fuerte.
    Jose Antonio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.