HACER FELIZ AÑO

HACER FELIZ AÑO

haz

En este día de buenos deseos hacia los demás, hago de las rutinarias intenciones un compromiso de vida, proclamando mi sincera propuesta de contribuir a la felicidad ajena, sabiendo que serán muchas las ocasiones que el año 2015 me brindará para hacer posible el deseo que hoy expreso con vocación de realidad.

Por eso, no deseo a mi familia, amigos y vecinos que tengan un feliz año nuevo, sino que intentaré realizar mi empeño en hacerlos más dichosos, cambiando el sonsonetario “feliz año 2015” por el comprometido “te haré más feliz en 2015”, poniendo mi voluntad al servicio de las personas que me rodean para contribuir a su bienestar a lo largo del año que hoy comienza.

Los que se unan a mis intenciones, más allá de los rutinarios deseos, deben saber que no será fácil cumplir tal propósito porque tendrán en contra todo aquello que se ocupa en preservar el propio bienestar, por encima de la buenaventura ajena, pues hacer felices a los demás implica sobreponer la generosidad, al beneficio personal; la pereza moral a la diligencia espiritual; el cansancio a la fortaleza; la decepción al compromiso; el desánimo a entusiasmo; y la intolerancia a la indulgencia.

Pugnar por el bienestar de los demás exige renunciar a la condición humana determinante que nutre el instinto de supervivencia propia, para hacer posible la supervivencia de los demás. Rechazar la complacencia propia en beneficio de la satisfacción ajena. Desertar en la batalla por alcanzar la gloria personal, subiendo a hombros a quienes no lleguen los aplausos.

Poner la voluntad al servicio de la felicidad ajena implica estar dispuestos a ofrecer sin recibir ofertas; a luchar por quienes nos abandonarán en el combate; a ceder el paraguas en los aguaceros de la vida; a llevar el peso del dolor de quienes nos han dañado; a dar y darse sabiendo que la donación dejará rasguños, porque hacer felices a los demás implica sacrificio personal, renuncia a intereses propios, privación de bienestar y concesión de tiempo no disponible.

Con esa intención comienzo el año nuevo, prometiendo ocuparme algo más de la felicidad de quienes comparten mi vida sin desearles feliz año, esperando comparecer ante todos los lectores de este blog el próximo San Silvestre para decirles que cumplí en 2015 lo prometido un día como hoy en que pongo mi empeño a favor de la felicidad de quienes me rodean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.