EL OLVIDO DE VIVIR

EL OLVIDO DE VIVIR

Tristeza-Profunda_1280x960 copia

Si tomamos la vida con rigor, nos basta pensar que habita en nosotros como huésped pasajero desposeído de fidelidad eterna, pero con el don divino de la ubicuidad que le permite expandirse hasta el último rincón del mundo donde una célula se mueva en el interior de algo material que nace, crece, se reproduce y muere.

En ese espacio se acomoda la vida con prisa y sin clavar muy profunda la estaca, ni llevar más equipaje que la ropa puesta sabiendo que está de paso, con efímera permanencia, hasta ser desahuciada por la innombrable, dejando en herencia nuestro recuerdo a familiares, amigos y vecinos, que será olvidado el día que el diluvio final que se los lleve a todos por delante en riada inevitable.

Es la vida intermitencia de luz que se apaga en unos cuerpos para encenderse en otros, advirtiendo de sus virajes a quienes van detrás de ella para mostrarles a qué atenerse, antes de hacer una maniobra inesperada que coja despistados a los perseguidores y se despeñen dormidos al volante o enviciados en la ruleta rusa con una flor de oro en la solapa y la ambición en bandolera.

Desatender a tan sensible inquilino es preludio del adiós, por eso no debemos olvidarnos de vivir para evitar que un despiste del azar apague la luz y encienda velas a nuestros pies por tirar la vida por la borda, ocupados en menesteres propios de los enterradores de la virtud y la felicidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.