DESEOS

DESEOS

Quisiera que la inteligencia colectiva no se dejara embaucar con manipulaciones informativas y líderes de barro, en turbias pantallas televisivas.

Quisiera que la altanería de quienes ejercen el poder con sus caprichos y desatinos fuera desterrada por la rebeldía de las pancartas.

Quisiera borrar las cruces que tienen en la frente los disidentes y librepensadores, exhortando al combate a los estigmatizados.

Quisiera que las mentiras oficiales, el engaño institucional y los cambalaches municipales, movilizaran la voluntad popular contra los insultos al sentido común.

Quisiera bienestar general para todos, ganado con trabajo honrado, y no la satisfacción de los depredadores, fruto de una especulación sin escrúpulos.

Quisiera que la administración, sanidad y educación del Estado se dignificara por la competencia profesional de los funcionarios, sin el nepotismo que todo lo deshonra.

Quisiera que la verdad tuviera mayor zancada que la mentira; que la solidaridad uniera lo que disgrega la ambición; y que el esfuerzo sustituyera al pelotazo.

Quisiera ver la educación a la cabeza de los presupuestos generales del Estado, porque su palabra bastará para salvarnos.

Sólo la cultura nos llevará al diálogo que evite la confrontación; a la negociación que anule la imposición; a la empatía que elimine el sectarismo; y al reino de Dios en esta tierra, lejos de ficticios paraísos evangélicos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.