NOSTALGIA CONSERVADORA

NOSTALGIA CONSERVADORA

Unknown

La cantidad de basura doméstica que generamos bate el record de incremento en todas las cuestiones susceptibles de aumentar, porque hemos producido en los últimos cuarenta años más desperdicios que en toda la historia de la humanidad, desde que el primer bípedo comenzó a caminar por la tierra.

Hoy poco se arregla y todo se cambia y se tira. Se desechan objetos que funcionan, como los teléfonos móviles. Se cambian caprichosamente elementos en uso, como televisores. Se descartan ordenadores en funcionamiento. Se rechaza ropa en buen estado. Se excluyen coches que circulan, por otros nuevos. Y se cambia de pareja, con la facilidad que se tira un kleenex a la papelera.

Todo ello sorprende a los de generaciones anteriores que comprábamos cosas con intención de que fueran heredadas por hijos y nietos. Desgastábamos los aros, las peonzas, los llaveros y las canicas. Arreglábamos los juguetes. Teñíamos la ropa para rejuvenecerla. Recomponíamos “tomates” en los calcetines. Zurcíamos los pantalones. Dábamos la vuelta al cuello de las camisas. Remendábamos los zapatos y poníamos tachuelas en las botas para alargarles la vida.

Generación que guardaba todo por si servía para algo. Guardábamos el papel “de plata” del chocolate, las botella vacías y los corchos, la cuerda de los envoltorios, el papel de estraza de los ultramarinos, los botes vacíos de conservas para hacer macetas, el papel de celofán para hacer adornos, las cajas de zapatos para guardar todo. Y amontonábamos los periódicos para envolver cosas, proteger el pecho del aire, limpiar cristales y ponerlos sobre el suelo recién fregado para pisar sobre ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.