RESACA DEL FUEGO

RESACA DEL FUEGO

a

Hoy coincide en el santoral la fecha de nacimiento del santo con su celebración litúrgica puesto que San Juan Bautista nació seis meses antes que Jesucristo, aunque ninguno de los dos naciera en las fechas asignadas por la Iglesia para celebrar sus nacimientos.

Este judío precursor de Jesús, profetizó en tres religiones diferentes y derramó agua del río Jordán sobre la cabeza de su primo para bautizarle ya cumplidos los 30 años, según nos cuenta Mateo en los versículos 13 a 17 del tercer capítulo de su crónica: “Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí que los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él”, sin explicarnos el tiempo que estuvo volando la colúmbida sobre su cabeza ni cuando regresó al cielo.

Pero anoche nadie festejó el santo ni recordó el bautizo del Señor, porque los gentiles se ocuparon de quemar España por los cuatro costados para celebrar paganamente la llegada del solsticio de verano con hogueras y fuegos purificadores para darle más fuerza a un Sol, que a partir de hoy comienza a languidecer, a pesar de la calima veraniega que nos espera.

También paganizaron la fiesta los portugueses, argentinos, noruegos, daneses, brasileños, suecos, finlandeses, chilenos, bolivianos, esquimales en sus iglús y despreciados en sus chabolas, pretendiendo quemar la miseria en la que viven, sin percibir que para eliminarla son otros los lugares que debería incinerar, apagando con sus lágrimas las brasas de la parrilla social donde son chamuscados con la insolidaridad de los privilegiados.

Las hogueras de San Juan son metáfora sugeridora del camino a seguir para reducir a cenizas los vicios de una sociedad dominada por el minoritario grupo de poder que controla, domina y dicta normas que solo a ellos benefician, con grave perjuicio para la inmensa mayoría que necesita unirse en torno al fuego purificador de la solidaridad, el valor y la lucha, saltando juntos sobre las cenizas de la explotación, el abuso y la mentira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.