Navegando por
Mes: diciembre 2014

HOMENAJE AL SENTIDOR

HOMENAJE AL SENTIDOR

hale

A la Asociación de Amigos de Unamuno en Salamanca, le cabe hoy el honor de organizar el homenaje que cada año promueve el Ayuntamiento de Salamanca a Miguel de Unamuno frente a la casona de Bordadores donde falleció, protegidas las autoridades, los asociados y vecinos salmatinos por la estatua que Pablo Serrano hizo al homenajeado.

Acto en el que nuestros consocios Juan Carlos, Marta y Santiago leerán textos de Unamuno agradeciendo a la ciudad su nombramiento como hijo adoptivo, por decisión unánime del Consistorio, haciendo posible el acuerdo de «hunos» y «hotros», imposible de lograr cuando la tozudez cerraba el paso a la razón, negando el encuentro en objetivos comunes demandados por la población.

Fue Salamanca para Unamuno su razón de ser, su alma y la inspiración de su obra, imposible de lograr lejos de la conventual ciudad charra, donde el tiempo se remansa bajo el alto soto de torres cantado por el poeta, pidiéndonos a los salmantinos que dijéramos al mundo lo que él había sido.

Con espíritu de cumplir su legado, los miembros de la Asociación tenemos el propósito de hacer llegar hasta el últimos rincón de la ciudad la vida, obra y pensamiento, del mayor intelectual que ha tenido la Universidad salmantina en sus ochocientos años de historia.

PRIM, PAM, PUM ¡FUEGO!

PRIM, PAM, PUM ¡FUEGO!

225px-Prim_madrazo

El abrigo de piel de oso fue la causa de la muerte del general Prim el 30 de diciembre de 1870, cuando el trabucazo del asesino le destrozó el hombro dejando en su interior ocho balas y un boquete que se infectó con los restos del abrigo que llevaba la mañana del atentado, para protegerse de la fría nevada que caía sobre Madrid.

Juan Prim y Prats fue un militar y político liberal que presidió el Consejo de Ministros en plena Revolución Gloriosa de 1868, pagando con su vida la apuesta que hizo por entronizar en España la italiana Casa de Saboya con Amadeo I, olvidando que los republicanos de la Septembrina mantenían la pólvora en sus trabucos de grueso calibre.

A Prim le cupo el desgraciado honor de ser el primero de los cinco presidentes del Gobierno que han sido asesinados en España, desde Cánovas (1897) a Carrero Blanco (1973), pasando por Canalejas (1912) y Eduardo Dato (1921), sin que hasta el momento se sepa el nombre del arcabucero que le disparó en el coche de caballos donde iba con sus ayudantes.

Eso sí, sabemos que una de las balas fue disparada por los contrarios a la independencia de Cuba defendida por el General; otra por contratar a un rey, que además era italiano; la tercera, por los aspirantes a la corona española; y los últimos en disparar fueron sus enemigos los anarquistas.

Sospechas húbolas en torno al vinatero diputado extremista republicano José Paúl y Angulo que perdió la cabeza sentenciándolo a muerte en un artículo y advirtiéndole a Prim en los pasillos del Congreso que a cada cual le llega su San Martín, poco antes de que el General subiera al carruaje de la muerte.

FIESTA MATANCERA FAMILIAR

FIESTA MATANCERA FAMILIAR

matanza

Un año más, en señor Cayo revivido en mi sabio amigo Poli me ha invitado a su matanza familiar, para celebrar juntos el rito ancestral que a los cebones les llega por San Martín, desde hace cinco mil años cuando los antiguos celtas hicieron del jabalí doméstico su alimento de subsistencia, embuchando en las tripas del animal quince arrobas de carne cruda aderezada con ancestral sabiduría.

Tradicional empeño doméstico exigido por la despensa familiar, donde las mujeres llevan la peor parte en la tarea colectiva que realizan felizmente unidos padres, hijos, parientes, amigos y vecinos, a la que se suma algún intruso como ha sido mi caso, colaborando solamente al consumo de madrugadores rosquillos con aguardiente para ahuyentar las polillas, y al refrigerio mediamañanero colesterolizado con chorizo, torreznos, morcilla, queso y farinato, regado con vino y amena conversación, antes de la principal colación a base de carrilleras, liebre con patatas, dulces caseros y un kilo de omeprazol.

En medio de tanto trajín manual y gastronómico llegó el veterinario para salvar de hoguera y enterramiento a los cuatro gorrinos que el matarife había llevado con certero puntillazo en la yugular al valle de Josaphat, para encarnarse en un futuro con los humanos que degusten el jamón y chorizo que allí quedaron vistos para sentencia de gastrónomos sin escrúpulos alimenticios ni problemas vasculares.

Herederos del esportillo, cesto de pleita, cobertera, lebrilla y trébedes hicieron su trabajo los sustitutos, especialmente el butano que reemplazó a las gavillas de aliagas para el socarrado porque el gas alivia el trabajo y reduce el tiempo, utilizando los ayudantes palas y cuchillos raspadores para desprender la piel más superficial y «afeitar» el pelo del animal.

Colgado luego el puerco cabeza abajo, el matachín comenzó su tarea abriéndolo en canal y depositando las tripas en un arnero para que las mujeres las limpiaran con esmero y dedicación, desechándose la vejiga para las zambombas que previamente los niños inflaban antiguamente para jugar con ella, mientras se realizaba el vaciado, oreo, despiece, adobado y embuchado de la carne.

CARTA A LOS PROFETAS DE LA BONANZA

CARTA A LOS PROFETAS DE LA BONANZA

 

Captura-de-pantalla-2014-10-09-a-las-10.07.57-300x169

Profetas bonanzeros:

Me dirijo a vosotros, -especuladores financieros, explotadores empresariales y políticos desapercibidos-, en plenas fiestas navideñas, cuando llenáis de Moet las copas y os indigestáis con excesos de groumet, mientras a la puerta tiritan muchos vecinos de frío comiéndose los puños de hambre porque los habéis dejado a la intemperie de la vida, sin otro consuelo que tirar la puerta abajo para comerse las sobras de vuestros platos.

La actitud que mantenéis ante los micrófonos de las tribunas públicas, redes sociales, periódicos y tertulias me autoriza a llamaros exiliados, no porque viváis físicamente fuera del país, sino porque habitáis en una burbuja aislada dentro de él, muy alejados de la realidad que viven millones de ciudadanos vuestros a los que negáis la mirada cuando se cruzan con vosotros en la calle.

El sonsonete con que nos taladráis el cerebro para hacernos creer que las cosas van bien en el país porque la economía se recupera, es tan falso como una moneda de madera, por mucho empeño que pongáis en serraros cada día la nariz que os crece de manera incontrolable, salvo que os falte completar la frase añadiendo que cada vez va mejor la situación para los de siempre, entre los que vosotros ocupáis lugar preferente.

Quiero recordaros que el informe de Unicef asegura que cada día nacen menos niños y estos son cada vez más pobres, llegando a 2.306.000 los infantes que viven por debajo del umbral de la pobreza. Por su parte, Cáritas asegura que la tasa alcanza al 29,9 % de los niños, dato que ha ratificado el INE subiéndolo al 31,9 %, mientras el informe Foessa denuncia un incremento exagerado de la quiebra social con aumento desmedido de las desigualdades entre los que van sobrados y quienes roen mendrugos de subsistencia, al tiempo que el paro escandaliza tanto como la corrupción.

¿Qué contáis, pues, bonanceros de pacotilla? ¿Cuál es vuestro objetivo arcabuceros de guante blanco? ¿Qué pretendéis, embaucadores de bisutería? ¿Dónde queréis llegar trileros manipuladores? ¿Por qué nos insultáis tanto, pinochetes plastificados?

Basta mirar a los contenedores de basura, conversar con los parados, pasar por las urgencias hospitalarias, hacer cola en los comedores sociales, acudir a los centros de acogida, observar el hacinamiento en los refugios, hablar con los discapacitados, dormir en las chabolas o asistir a desahucios, para sentir en el alma la ira que producen vuestros falsos vaticinios.

Os invito a salir del cascarón donde habitáis bien nutridos y felices, para que veáis la luna negra reflejada en los muros de adobe, las ratas deambulando por los fogones, los garfios del hambre en el estómago, las coronas de espinas en los niños, los candiles secos de aceite, las lenguas de esparto deshidratadas, el sudor espeso del hacinamiento, los estertores de la blasfemia, el llanto anémico de muchas embarazadas, las pupilas telarañosas de los ancianos, el llanto de los desahuciados y las moscas nutriéndose con lágrimas desesperadas.

Pero alejaos de quienes tienen ya la sangre hecha cristal y se acerquen a vosotros con quijadas de burro en la mano, porque estos abelitas han heredado el alma del juez bíblico Sansón y están dispuesto como él a matar mil hombres para salvar sus vidas.

Esto os aconseja un indignado por vuestra hipócrita ceguera.

CUBA EN EL CORAZÓN

CUBA EN EL CORAZÓN

540px-Cuba.Habana.Malecon.01

Tras dieciocho meses intercambiando de prisioneros con Raúl y negociando en secreto con el Vaticano y Canadá como intermediarios, Obama ha cumplido la promesa electoral de tender la mano a Cuba, reconociendo que a los gobiernos americanos se les fue la mano con el bloqueo a la maltratada isla, desde que esta se negó a ser zona de recreo y orgías para capitalistas americanos.

Tras el apretón de manos de Obama con Castro en el sudafricano funeral por Mandela, llegó la liberación de Alan Gross que abrió las puertas al entendimiento entre ambos países solicitado en cartas personales que Francisco envío desde Roma a Obama y Raúl, pidiendo la normalización de relaciones entre Cuba y EEUU, algo que se hizo posible el martes 17 de diciembre, cuando el papa bueno celebraba su setenta y ocho cumpleaños.

Nunca he sabido el origen de mi afecto duradero a la isla caribeña y a los cubanos, sin haber pisado el Malecón habanero, ni haber hecho guardias en el Castillo del Morro, ni saludado a José Martí en la Plaza de la Revolución, ni degustado un mojito en la Bodeguita del Medio, ni haberme sentado en la calle a conversar con los vecinos viendo pasar el tiempo a ritmo de habanera.

Por eso, cada vez que hago dueto en soledad con el desaparecido Carlos Cano o mi entrañable Pasión Vega, cantando las Habaneras de Cádiz, se me entrecorta la voz y enmudece el sentimiento, por el apasionado afecto que me provoca la isla hermana, abandonada a su suerte durante décadas por el país del dólar y la indiferencia.

Inexplicable temblor del alma sin justificación para la ciencia porque los sacudimientos internos escapan a toda lógica, por mucho que los manuales se esfuercen en conseguirlo, los exiliados cubanos anticastristas se empeñen en disuadirme y los publicistas denuncien la falta de libertades y derechos ciudadanos en la república insular.

Llevo a Cuba en bandolera cruzada sobre el corazón, pregonando mi deseo de abrazar esa tierra hermana que sufre y sonríe; que nada pide a sus vecinos y todo lo da por la liberación de la miseria africana. Un brazo de tierra que quiero estrechar entre mis brazos para hermanarme bajo el cielo del pico Turquino con su lucha por la supervivencia, teniendo por testigo las aguas cálidas del Caribe.

Hoy grita mi corazón vivas al fraternal pueblo cubano y en cada palpitación la sangre se hace solidaria en juramento de perpetua identidad con esta tierra injustamente castigada por el destino que no merece.

CHARLOT

CHARLOT

ch

Recuerdos de vida y muerte trae este 25 de diciembre, como sensible contrapunto de dicha y tristeza, confundiendo brillantes lágrimas de felicidad por la natividad religiosa, con el rastro líquido que deja el luto en las pupilas que contemplaron imágenes blanquinegras en la pantalla, conmovidos por las peripecias cómicamente emocionales del gran payaso.

Hoy celebra la liturgia católica el nacimiento de Jesús, mientras los recuerdos laicos evocan la muerte del más grande de los cómicos, pues un día como hoy voló la parca inesperadamente sobre la ciudad suiza de Vevey, para llevarse a la eternidad con una sonrisa al Sir londinense Charles Spencer Chaplin.

Este caricato burlesco comenzó su carrera en los escenarios a los cinco años, sustituyendo a su madre en un papel secundario, y terminó llevándose un Óscar honorífico a su excepcional carrera cinematográfica, dejando para la historia películas inolvidables con miles de imágenes imposibles  de imitar, que continúan asombrando a los espectadores.

Expresó con negro humor su crítica al capitalismo. Fue calificado por el propagandista nazi Goebbels como “pequeño judío despreciable”, con motivo del estreno en 1940 de su película El gran dictador. Y, finalmente, el Comité de Actividades Estadounidenses lo condenó a prisión, incluyéndole en su lista negra por “antiamericano” y comunista, presionando para que fuera deportado, por escribir una carta a Picasso relacionada con el compositor socialista Eisler, patrocinador de la música de lucha.

Mientras se trasladaba a Inglaterra en el Queen Elizabeth el 17 de septiembre de 1952 con motivo del estreno de Candilejas, el Fiscal General de los Estados Unidos ordenó su detención, teniendo que exiliarse definitivamente en Vevey con su familia, entregando en Ginebra al cónsul americano su permiso de retorno a Estados Unidos, para expresar su intención de no volver a ese país tras haber permanecido en él cuatro décadas.

CARIDAD Y SOLIDARIDAD

CARIDAD Y SOLIDARIDAD

Pobreza

La natividad del Señor que esta noche celebran los creyentes por mandato litúrgico, es también aprovechado por los infieles descreídos para hermanarse con los vecinos, con mutuos deseos de felicidad, estando los primeros movidos por la caridad y los segundos por la solidaridad.

Caridad y solidaridad son raíles de cristiandad y laicidad unidos por traviesas de amor al prójimo y empatía con el vecino, por donde circula el tren humanitario revestido de mandamiento divino o solidaridad comunitaria, ambos ocupados en la liberación de los pobres, desfavorecidos y olvidados por una sociedad más preocupada por la calidad del chocolate que por la hambruna en chozas africanas y chabolas europeas.

Es la caridad virtud teologal cristiana que consiste en amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a sí mismo, estando dispuestos los creyentes a dar la vida por los hermanos amándolos como Cristo los amó y redimió del pecado condenatorio sacrificando su vida en una cruz, en nombre de su misericordioso Padre celestial, permitiendo a los hombres y mujeres ganar el cielo y la felicidad eterna.

En cambio, la solidaridad es capacidad laica del ser humano para entregarse a los vecinos, sin distinción de raza ni condición alguna, compartiendo con ellos su hogar, alimentos, sentimientos y abrigo, sin pensar en beneficios extraterrenales consecuentes a esa actitud, recibiendo a cambio la satisfacción personal por una generosidad que dignifica a la persona y ennoblece la raza humana.

Por eso, quienes esquilman al vecino, permiten su indigencia, provocan la miseria o se desentienden de su hambruna, tienen poco de cristianos o de humanos, al carecer de la solidaridad laica o caridad cristiana que llevan al espíritu humanitario redentor de miseria en que viven los seres de su misma raza.

El amor al prójimo que aparentan profesar muchos poderosos que se dan golpes de pecho en los reclinatorios de las iglesias con la mano derecha, mientras dañan al vecino con la izquierda enviándole a las tinieblas sociales, está dando paso a la solidaridad popular de quienes practican un humanismo liberador, amparado en la empatía comprometida al servicio de los desfavorecidos.