Navegando por
Día: 22 agosto, 2012

TIPOS DE DINERO

TIPOS DE DINERO

Conviene no confundir “tipos de billetes” con “tipos de dinero”. Los primeros dan color y forma al papel moneda cuando éste sale de las planchas de impresión tintado con diferentes colores para facilitar su identificación. En cambio, los segundos pasan a cuentas corrientes a través de oscuros pasadizos hasta acabar entrando en casa por la gatera.

Llega este dinero hasta los millonarios sinvergüenzas a través del narcotráfico, contrabando de armas, corrupción, desfalcos, robos, fraude fiscal, crímenes, prostitución, malversación, extorsión, secuestro, trabajo ilegal, piratería y terrorismo.

Hay un “dinero negro”, muy negro, tan negro que se llama negro porque añade a su negación de color, la falta de honestidad. Se trata de dinero escondido, que se mantiene oculto, sin transparencia pública, opaco a toda mirada y fuera de control, en manos de sujetos defraudadores, insolidarios y tramposos.

Primo hermano del anterior, por parte de padre y madre, es el “dinero B”, tan familiar en las pequeñas transacciones mercantiles de menor cuantía, aunque a veces se le inflaman las glándulas estafadoríparas adquiriendo un tamaño impropio de su edad.

Peor es aún el “dinero narcótico” procedente de la amapola asiática, la kuka andina, el cannabis o la tía maría africana, pues añade a la condición negrera el sabor ácido del limón exprimido en una cuchara, el tabique nasal de platino o el librillo de papel de fumar.

Procede el «dinero rojo» de sangre derramada con armas clandestinas en detestables guerras, condenadas masacres y despreciables crímenes provocados por sicarios y matarifes sin escrúpulos ni conciencia.

El «dinero sucio» llega a los bolsillos de los barrenderos políticos por vía de la corrupción, malversación o robo descarado de quienes meten impunemente la mano en la caja común.

No se llama “dinero lavado” al que ha pasado por la lavandería, sino al procedente de las administraciones que tiene la Lotería y Apuestas del Estado en Castellón de la Plana y otras ciudades  tan generosas con los afortunados dirigentes políticos locales.