Navegando por
Mes: julio 2012

A MÍ, QUE ME REGISTREN

A MÍ, QUE ME REGISTREN

Echar la culpa a otros gusta más a los conservadores que el chocolate con churros a los párrocos en casa de los ricos feligreses a media tarde.

En un tiempo pasado, achacaban las desgracias patrias a una conjunción de judíos, masones y marxistas, dando como probado y propagado por los ideólogos del régimen, que el franquismo era víctima inocente de la guerra civil, de las cartillas de racionamiento y de la emigración masiva de españoles.

Con la llegada a la pseudocracia fue la CIA culpable de algunos de nuestros males, al parecer por meterse a desarreglar entuertos donde nadie la había llamado.

Más adelante, los males sufridos en el país eran debidos a la herencia de corrupción felipista cedida por el gobierno del cambio rosado. Por cierto, todavía estamos esperando algunos cambios prometidos por ellos, después de 22 años de gobierno socialista.

En la actualidad, los culpables de todos los males que exoneran de responsabilidad a los conservadores, son múltiples y variados. De una parte está el legado de Zapatero, receptor de todos los dardos habidos y por haber, siendo responsable también de las últimas lluvias y de que se le cayera el bolígrafo a mi pescadera. También la insolidaridad de los funcionarios, ha llevado al gobierno a su demonización. Y, por último, en un alarde de paroxismo, el señor Montoro culpaba el otro día de la situación que padecemos a la UniónEuropea, por no hacer lo que debía hacer.

No obstante, parece claro que la realidad es bien distinta, pues en todo lo que ahora está sucediendo tienen bastante culpa el propio Gobierno que dispara responsabilidades a todo lo que se mueve, estimulado por la incompetencia y sumisión de sus miembros, que han optado por la vía fácil de la obediencia debida, sin pensar mucho en las consecuencia de sus decisiones.

JUSTICIA DESIGUAL

JUSTICIA DESIGUAL

El problema que tienen los magistrados al juzgar y condenar a políticos corruptos, estafadores profesionales, defraudadores crónicos y ladrones engominados, es que las salpicaduras pueden llegar donde los poderosos salpicados no quieren que lleguen.

Y hacen bien en pretender impedir que la justicia escudriñe la verdad y castigue a delincuentes con negocios tan rentables, aunque no les preocupe gran cosa la pequeña condena que pueda caerles encima porque la cárcel se abandona pronto, la descalificación moral pasa enseguida y el dinero queda en casa.

Así son las cosas, hasta que a los jueces se les hinchen las puñetas y pongan sentencias ejemplares, agilicen juicios pendientes interpuestos en el Supremo por grandes estrellas del timo institucional y pongan a cada cual en el sitio que le corresponde.

Es frecuente que los códigos penales queden reservados para uso exclusivo contra personas socialmente marginadas y seres desdichados que viven en un mundo concebido al servicio de los poderosos, aunque la intención de su todopoderoso creador fuera contraria a esta realidad.

Somos muchos los que vemos las cárceles como reservorios de estiércol, inventadas por el sistema para encerrar en ellas a ladrones que roban gallinas para subsistir o que distraen sábanas de los almacenes para hacer pancartas.

Ello gracias al demagógico supuesto de que la ley es igual para todos, menos para quienes proclaman solemnemente este cínico eslogan.

EJEMPLARIDAD

EJEMPLARIDAD

Esa es la clave y así lo ha entendido François Hollande al decir en la televisión francesa que el problema de los políticos con los ciudadanos “es una cuestión de ejemplaridad”. Tal vez por eso, él y todos los ministros se han rebajado un 30 % el sueldo, algo más a los diputados y un 40% a los funcionarios de alto nivel, recuperando así 4 millones de euros para la escolarización y sustento de hijos de madres solteras.

Desaparición de privilegios a los políticos y eliminación del nepotismo, son otras recetas que está aplicando Hollande en el país vecino para demostrar a los ciudadanos que si hay que sacrificarse, los políticos han de tomar la delantera al pueblo. Tal vez por eso ha subastado los coches oficiales y dedicado los beneficios al “fondo de bienestar”.

Igualmente, ha aumentado el 75 % la tributación a los que ganan más de 5 millones al año, utilizando los beneficios para contratar el 1 de septiembre a 50.000 profesores, suprimiendo también la subvención directa de 2,3 millones a la enseñanza privada que empleará en construir 3.700 escuelas de primaria. Finalmente, ha establecido un “bono cultural” eximiendo de impuestos a los libreros que contraten licenciados en paro.

Algo muy diferente a lo que está sucediendo en España, donde nuestros putos padres políticos, quiero decir padres políticos putativos, mantienen los mismos sueldos, idénticos privilegios y abusivo enchufismo para hijos, maridos, hermanos, parientes y amigos, en Instituciones públicas y empresas privadas influenciadas por los padrinos.

Queridos políticos, están ustedes jugando con dinamita de elevada pureza y la sordera que están manifestando a la demanda social de ejemplaridad, acabará estallando en sus manos haciendo que los detritus lleguen a la Antártida, si continúan insultando al pueblo y despreciando el sentido común de los ciudadanos.

SÓLO ME INTERESAN LAS PERSONAS

SÓLO ME INTERESAN LAS PERSONAS

Entre todas las opciones posibles para justificar ciertas opiniones ajenas sobre pensares y sentires del patrón de esta bitácora, cobran ventaja dos de ellas sobre las demás: o tengo malas explicaderas o algunos de los que se acercan a estas páginas tienen lesionadas las entendederas.

Ayer tuve que repetir lo que ya he dicho muchas veces, y hoy proclamo una vez más: sólo mantengo la confianza en personas concretas, que tienen nombres y apellidos bien definidos. Seres humanos con huellas digitales específicas, identificado el rostro, gestos propios, personalidad única y comportamiento ejemplar.

Mis filias y fobias de antaño, mis viejos compromisos militantes y mi fe en las organizaciones humanas, se han diluido en experiencias y desengaños, es decir, que  mis simpatías colectivas y afiliaciones grupales, han pasado a mejor vida.

No creo en programas electorales, ni en los partidos políticos, – sean del signo que sean -, ni en sus dirigentes, porque he conocido sinvergüenzas en todos los bandos, interesadas adhesiones, cobardes silencios y detestables actitudes. Tampoco espero nada de las organizaciones sindicales, por mucho que sus siglas se acerquen a mi vocación social. Ni confío en organizaciones benéficas o corporaciones pretendidamente altruistas.

Sabed que no me preocupa, ni me inquieta, ni me separa de las personas la ideología política o religiosa que profesen, sino sus comportamientos reales y actitudes manifiestas. Envidio las virtudes de quienes las tienen, intento seguir el ejemplo de las personas ejemplares, trato de imitar la solidaridad de los vecinos solidarios, comparto con los amigos su lucha por la igualdad, participo de su empeño por defender al débil, hago mío su compromiso con la justicia y desprecio asqueado con ellos a los estafadores, corruptos, politiqueros y especuladores.

Todavía mantengo intactos mis principios de juventud y todos los ideales que han movilizado mi espíritu a lo largo de la vida. Bueno, todos, no. Un buen día abandoné las pilas bautismales, porque la experiencia y la razón me impidieron sumergirme en ellas, pero disfruto de buenos amigos clérigos y seglares de diferentes creencias.

ENANISMO MENTAL

ENANISMO MENTAL

El enanismo es una anomalía en el crecimiento físico por la que quienes la padecen tienen una talla inferior a la media de la raza humana, provocada en algunos casos por cretinismo, como deficiencia congénita autosómica recesiva de la glándula tiroidea. Los pobres enanos han sido utilizados a lo largo de la historia como bufones para hacer reír a la gente con sus bufidos.

Pero no son estos respetables seres humanos a los que quiero referirme, sino a los listillos enanos mentales que nos rodean, aunque su talla corporal les permita jugar de pívots en la NBA americana. Hablo de los incapaces que pretenden disimular su bajo nivel de competencia poniéndose de puntillas y estirando el cuello, con intención de aparentar lo que nunca llegarán a ser.

Hablo de los deficientes que pontifican desde alturas que no les corresponden y lanzan sus bufidos contra sombras que se mueven a su alrededor, alentados por un egoísmo incontrolable y coreados por palmeros aún más ignorantes que ellos.

También el cretinismo afecta a estos enanos mentales incidiendo en su inteligencia de forma especial, provocando en ellos estupidez desmedida, idiotez creciente y una ostensible falta de talento que les impulsa a la provocación y comisión de errores, al tiempo que un bloqueo en la transmisión de los impulsos neuronales les impide reconocer los desaciertos, solicitar indulgencia por los yerros y rectificar las mentiras.

MIRE USTED, NO

MIRE USTED, NO

Un malicioso tertuliano, aprovechando la infinita sabiduría que Dios le ha infundido sin saber cómo, analizaba en las ondas el vandalismo de los jóvenes delincuentes poniendo en similar balanza a nuestros “indignados”, sin que hasta ahora tengamos noticias de su ingreso en un centro de reposo.

Mire usted, amigo tertuliano, no. Nada tienen que ver las pacíficas acampadas de los “indignados”, con la delincuencia pura y dura practicada algunos descerebrados que usted compara con los “indignados”. Ni en los motivos, ni en las formas, ni en la violencia, ni en la brutalidad, ni en la sinrazón, ni en la opinión ciudadana, ni en el valor de las reivindicaciones, ni en la verdad de las pancartas, ni en la organización interna, ni en la seriedad de sus actitudes, ni en el pacifismo de su lucha, ni en la resignación ante los “porrazos”, ni en la limpieza de sus mentes, ni en sus justas reivindicaciones.

Vamos, que no, sabelotodo de la nada. Que una vez más ha dejado usted volar su mente por el infierno, donde debía encontrar alojamiento perpetuo, porque sus memeces y disparates ya no complacen siquiera a quienes comparten la tertulia donde su bilis se expande como plaga bíblica, sin que haya un Moisés en los despachos superiores que le ponga un esparadrapo en la boca.

Mientras los salvajes se saquean las mochilas entre ellos, los “indignados” comparten lo que tienen con el vecino; las pedradas a los policías de los gamberros se convierten en claveles en manos de los “indignados”;  las pistolas y navajas en sus bolsillo, son en los “indignados” palmas abiertas en son de paz; los robos, extorsiones y asesinatos de los facinerosos, en nada se parecen al fuego que consume el alma y la esperanza de los “indignados”; el saqueo de los delincuentes comunes, contrasta con la generosidad de los “indignados” a quienes el sistema les ha saqueado el futuro; las capuchas y camuflajes de los ladrones nada tienen que ver con los rostros descubiertos de los “indignados” que defienden honestamente su vida; los violentos han incrementado la venta de bates de baseball en un 5.000 %, y los “indignados” multiplican la solidaridad ciudadana en todo el mundo; mientras los rateros buscan ipads, ipeds, ipids, ipods, ipuds por las tiendas, los “indignados” pasan hambre y sueño luchando por sus derechos y los de todos nosotros.

Mire usted, enemigo tertuliano,  no.

VISIÓN DE MADRUGADA

VISIÓN DE MADRUGADA

La ventaja que tenemos los madrugadores es lucir mente fresca al alba gracias al relente matutino, algo que nos aporta sorna y frescura para encarar la pantalla en blanco del ordenador sin mucho esfuerzo y con ideas a flor de piel que brotan espontáneamente con la humedad matinal.

Así me ha ocurrido hoy cuando una ensoñación despistada me ha visitado por sorpresa mientras trabajaba en el futuro libro, obligándome a cambiar de pantalla para deciros que no creo en ciertas casualidades sin sospechar una segunda verdad.

Es decir, no puedo creerme que todos los gobernantes y líderes financieros del mundo hayan sido tan tontos como para dejarse sorprender por la crisis que ahora ellos mismos gobiernan. Que no me lo creo, vamos, aunque no falten entre tales líderes los inevitables ineptos que hay en todas las organizaciones humanas.

Para entendernos, voy a decirlo por derecho: tengo la segura pero indemostrable convicción de que la crisis mundial ha estado provocada intencionadamente por el establishment del sistema para consolidar con más fuerza un modelo socioeconómico que les beneficia.

No encuentro otra explicación al sostenimiento de la burbuja hasta que convino pincharla, con efectos tan favorables para la privilegiada casta social que decide sobre la vida de los demás. Basta ver que los efectos están llevando a un mayor enriquecimiento de los más ricos con oportunidades de millonarizarse impensables en otros tiempos, mientras que el empobrecimiento del pueblo está llegando a cotas inimaginables hace apenas unos años.

Si a esto se añaden los esfuerzos que están realizando los gobiernos para salvar, reforzar y consolidar el sistema, arruinando al pueblo, no queda otra opción que pensar en una quiebra premeditada y planificada para reforzar el poder económico por encima del pueblo.

En fin, disculpen estar visiones oníricas fruto de los madrugones que me impiden tener una visión clara de la realidad que cuentan gobiernos, sabios tertulianos, especialistas financieros y la pescadera que me vende el bonito para el marmitaco.