JUSTICIA DESIGUAL

JUSTICIA DESIGUAL

El problema que tienen los magistrados al juzgar y condenar a políticos corruptos, estafadores profesionales, defraudadores crónicos y ladrones engominados, es que las salpicaduras pueden llegar donde los poderosos salpicados no quieren que lleguen.

Y hacen bien en pretender impedir que la justicia escudriñe la verdad y castigue a delincuentes con negocios tan rentables, aunque no les preocupe gran cosa la pequeña condena que pueda caerles encima porque la cárcel se abandona pronto, la descalificación moral pasa enseguida y el dinero queda en casa.

Así son las cosas, hasta que a los jueces se les hinchen las puñetas y pongan sentencias ejemplares, agilicen juicios pendientes interpuestos en el Supremo por grandes estrellas del timo institucional y pongan a cada cual en el sitio que le corresponde.

Es frecuente que los códigos penales queden reservados para uso exclusivo contra personas socialmente marginadas y seres desdichados que viven en un mundo concebido al servicio de los poderosos, aunque la intención de su todopoderoso creador fuera contraria a esta realidad.

Somos muchos los que vemos las cárceles como reservorios de estiércol, inventadas por el sistema para encerrar en ellas a ladrones que roban gallinas para subsistir o que distraen sábanas de los almacenes para hacer pancartas.

Ello gracias al demagógico supuesto de que la ley es igual para todos, menos para quienes proclaman solemnemente este cínico eslogan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.