EJEMPLARIDAD

EJEMPLARIDAD

Esa es la clave y así lo ha entendido François Hollande al decir en la televisión francesa que el problema de los políticos con los ciudadanos “es una cuestión de ejemplaridad”. Tal vez por eso, él y todos los ministros se han rebajado un 30 % el sueldo, algo más a los diputados y un 40% a los funcionarios de alto nivel, recuperando así 4 millones de euros para la escolarización y sustento de hijos de madres solteras.

Desaparición de privilegios a los políticos y eliminación del nepotismo, son otras recetas que está aplicando Hollande en el país vecino para demostrar a los ciudadanos que si hay que sacrificarse, los políticos han de tomar la delantera al pueblo. Tal vez por eso ha subastado los coches oficiales y dedicado los beneficios al «fondo de bienestar».

Igualmente, ha aumentado el 75 % la tributación a los que ganan más de 5 millones al año, utilizando los beneficios para contratar el 1 de septiembre a 50.000 profesores, suprimiendo también la subvención directa de 2,3 millones a la enseñanza privada que empleará en construir 3.700 escuelas de primaria. Finalmente, ha establecido un «bono cultural» eximiendo de impuestos a los libreros que contraten licenciados en paro.

Algo muy diferente a lo que está sucediendo en España, donde nuestros putos padres políticos, quiero decir padres políticos putativos, mantienen los mismos sueldos, idénticos privilegios y abusivo enchufismo para hijos, maridos, hermanos, parientes y amigos, en Instituciones públicas y empresas privadas influenciadas por los padrinos.

Queridos políticos, están ustedes jugando con dinamita de elevada pureza y la sordera que están manifestando a la demanda social de ejemplaridad, acabará estallando en sus manos haciendo que los detritus lleguen a la Antártida, si continúan insultando al pueblo y despreciando el sentido común de los ciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.