TURISTAS EN ESPAÑA

TURISTAS EN ESPAÑA

Unknown

En plena canícula juliana, con el tiempo haciendo de las suyas, las playas coloreadas de sombrillas, los chiringuitos sin asientos disponibles y  algunos jóvenes turistas cayendo como moscas ebrias desde los balcones hoteleros, es buen momento para mirarles a los ojos y reconocer a muchos de ellos como mediocres visitantes.

Sin necesidad de echar mano a sesudos estudios estadísticos de sociología turística, podemos afirmar que a nuestras playas llegan mayoritariamente turistas de mediano pelaje social, venidos principalmente del Reino Unido, Francia y Alemania en busca de sol, mar, descanso, cerveza y buenos precios.

Los que más engordan las arcas de hosteleros y comerciantes son los rusos que se dejan 1.500 euros cada uno durante el mes de vacaciones, y los procedentes de países nórdicos que gastan 1.200 euros por cabeza, aunque el número de ellos no alcance a los turistas alemanes que dejan 938 euros por persona al mes, los británicos 766 y 593 los franceses.

Representan una minoría los turistas interesados por nuestra cultura, museos, paisajes, bibliotecas, archivos, hemerotecas y centros culturales, buscando la mayoría de ellos sol, gastronomía y folclores festivos, donde son frecuentes los excesos de quienes Racionero llamó bárbaros del norte.

Los que hayan convivido con los turistas europeos en su propio territorio, saben que su comportamiento en los países de origen nada tiene que ver con las actitudes que muchos presentan en nuestra tierra, más cercana al ocio grosero y a los abusos etílicos, exigiendo además ser atendidos en otro idioma diferente al castellano, cuando a ningún español se le ocurre ir con su lengua materna por Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.